El clima en Neuquén

icon
Temp
86% Hum

El pequeño gran hombre que transmitió mil carreras de automovilismo

Fue un gran personaje en la historia de la radiofonía neuquina que se ganó el cariño de amigos, colegas, pilotos y oyentes.

Es imposible en un nuevo aniversario de LU5 Radio Neuquén dejar pasar por alto la figura de un excelente profesional y gran compañero de trabajo que tuvo la emisora como Carlos “Rata” Graziosi, quien falleció este año después de pelear mucho tiempo contra el cáncer.

Su muerte dolió mucho no solo entre los que lo conocieron, compartieron micrófonos y coberturas de carreras sino también en todo el automovilismo regional.

Te puede interesar...

Se habló mucho del querido Rata apenas se conoció su partida. Amigos, periodistas, locutores, técnicos, pilotos y centenares de oyentes, destacaron la enorme figura de este hombre pequeño y hasta frágil en su aspecto físico, pero enorme en sus sentimientos, su lealtad y su trato con los demás.

El Rata era realmente un gran personaje. Siempre acelerado, organizado al extremo para garantizar una transmisión profesional, pero con un sentido del humor permanente, aun cuando las cosas no salieran tan bien como él quisiera o como cuando le tocó pelear contra esa cruel enfermedad que no le dio tregua nunca.

Siempre para adelante, con ganas de trabajar, como si la carrera que estaba por transmitir fuera la última de su vida. Por eso se ganó el cariño de tanta gente a lo largo de su enorme trayectoria como periodista y relator.

“Nosotros no tenemos oyentes, tenemos hinchas”, se jactó no pocas veces. De hecho, siempre mantuvo un fluido contacto con sus seguidores que se pudo comprobar a través de las redes sociales, cada vez que anunciaba una transmisión o celebraba un nuevo aniversario de su programa que compartía con el “Chingolo” Gibaudo y Tomás Gómez.

Si bien en varias oportunidades señaló que su mayor premio era la gran audiencia de seguidores que contaba el programa, justamente ese mérito fue reconocido por la Sociedad Argentina de Artistas Profesionales (Sadap) destinado a las producciones de radio recibiendo en dos oportunidades el premio Gaviota de Oro que se entrega en Mar del Plata.

p08-f1-lu5(SCE_ID=520458).jpg

A lo largo de más de tres décadas no solo acompañó el desarrollo de pilotos que hoy brillan o brillaron en el automovilismo nacional como Alfredo Pisandelli, Camilo Echevarría, José Manuel Urcera, Juan Cruz Benvenuti, Lautaro de la Iglesia, Alejandro Cancio entre otros, sino también ayudó desde su tira a impulsar el desarrollo de las categorías zonales como el TC Neuquino o la Monomarca Gol, que está a punto de cumplir el 21 de abril próximo dos décadas.

Por los micrófonos pasaron notables figuras del automovilismo mundial y que siempre solía ubicar entre sus mejores recuerdos como haber entrevistado al fallecido tricampeón del mundo Ayrton Senna en Montecarlo poco antes del fatal accidente que le costara la vida al brasileño; al también ya fallecido Juan Manuel Fangio cuando cumplió los ochenta años o al mismísimo Carlos Alberto “Lole” Reutemann, otro ex piloto de Fórmula Uno, entre otras destacadas figuras.

En su extenso currículum también se enorgullecía de haber podido conocer los autódromos de Monza y Mónaco como de las transmisiones en 2009 cuando el Dakar visitó por única y última vez la región, entrevistando a figuras de la talla del español Carlos Sainz.

n con nitidez aquel de la hazaña de Juan María Traverso en el autódromo Parque de General Roca en 1988, cuando con la coupé Fuego en llamas y perseguido por un Silvio Oltra que nunca llegó al alcanzarlo, se quedó con una carrera inolvidable, material que incluso fue solicitado por la transmisión del equipo Campeones para reproducir a nivel nacional la epopeya del Flaco de Ramallo.

Futbolista, gastronómico y también pescador

Carlos Augusto Graziosi había nacido en Bahía Blanca el 26 de abril de 1952. Sus primeras pasiones, el fútbol y Gimnasia y Esgrima, las heredó de su padre, un reconocido ingeniero agrónomo platense.

De chiquito comenzó a jugar a la pelota en el puesto de wing derecho. Era tan rápido y escurridizo como diminuto. Por eso sus amigos lo bautizaron con el apodo de “Rata”. Nadie podía atraparlo cada vez que le pasaban el balón.

Por el trabajo de su padre, el Rata también vivió en 25 de Mayo (La Pampa), luego en Cutral Co, Zapala, Plottier y finalmente en Neuquén. A Patricia, su esposa, la conoció cuando él terminó el Servicio Militar en la Marina y ambos se enamoraron de inmediato. Y así comenzó otra etapa. En estas tierras echó raíces y formó una familia con Romina y Estefanía, sus dos hijas.

Su primer trabajo fue una sandwichería familiar que abrió en Plottier y que se llamó “Trattoría Mundial 78”, en homenaje al campeonato de fútbol que se jugaba ese año en la Argentina. Poco después amplió el negocio con un restaurante, el “Premier”.

También trabajó en la Dirección Provincial de Turismo, actividad que lo llevó a recorrer y conocer distintos Siempre con una sonrisa. Así lo recuerdan al Rata todos sus compañeros de radio. rincones del territorio neuquino. Todo indicaba que el futuro del Rata estaría vinculado a la actividad gastronómica, pero finalmente el destino lo llevó a su gran pasión: el periodismo deportivo y el automovilismo, aunque la pesca deportiva lo acompañó toda su vida como actividad extra profesional.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario