El plan ante la amenaza de un asteroide gigante

Ingenieros desarrollaron una serie de respuestas.

Ante la amenaza futura de que un asteroide se acerca peligrosamente hacia la Tierra y la golpee fuertemente, un grupo de ingenieros estadounidenses desarrolló una serie de decisiones para elegir la mejor forma de evitar el catastrófico choque.

Apophis es el nombre propio que encendió la alarma. Este cuerpo celeste rocoso circula por el espacio con sus más de 300 metros de altura y de acuerdo a los pronósticos, se acercará a nuestro planeta. El 13 de abril de 2029, pasará a 31.000 kilómetros de la superficie. Pero eso no es todo: en 2036 se desviará y nuevamente se aproximará aunque no impactaría con este mundo. De todas formas, desde el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, prefirieron ser precavidos y diagramaron un conjunto de medidas para estar preparados ante una posible llegada peligrosa o si aquellos cálculos fallaron."Normalmente se consideran estrategias de desviación de última hora, cuando el asteroide ya ha pasado por el ojo de la cerradura gravitacional (un punto cercano ubicado a 400 kilómetros dela superficie terrestre) y se dirige hacia una colisión con la Tierra", explicó Sung Wook Paek, ingeniero del MIT. Así, efectuó un mapa de decisiones y lo aplicó a Apophis y a Bennu, otro asteroide cercano a la Tierra que es el objetivo de la misión OSIRIS-REx.

Te puede interesar...

En 2007, la NASA concluyó que en el caso de que un asteroide se dirigiera hacia la Tierra, la forma más efectiva de desviarlo sería lanzar una bomba nuclear al espacio. La fuerza de la detonación probablemente destruiría el asteroide, aunque la humanidad aún tendría que lidiar con cualquier efecto nuclear de posibles restos que quedasen dispersos por el espacio, por lo que se trata de una solución bastante polémica.

Otro método sobre el que actualmente trabaja la comunidad científica es el de enviar una nave que impacte contra el asteroide pero que no lo elimine, sino que modifique su trayectoria. El próximo año, la agencia espacial estadounidense lanzará la misión DART, cuyo objetivo es desviar uno de los asteroides del sistema binario Dydimos. La sonda chocará en 2023 contra la luna de este asteroide y, dos años después, la misión de la Agencia Espacial Europea llamada HERA sobrevolará el terreno para comprobar que, efectivamente, la misión fue un éxito. Sin embargo, para que este método tenga éxito se necesita de un conocimiento casi al milímetro de la masa del objeto que se quiere desviar.

Así, emplearon un código de simulación para identificar el tipo de misión de desviación de asteroides que tendría la mayor posibilidad de éxito, dado el conjunto de propiedades inciertas de este tipo de objetos. Allí, analizaron variables específicas, como la masa, la velocidad, la trayectoria del asteroide y el rango de incertidumbre.

Una de las posibles soluciones es lanzar una bomba nuclear al espacio.

Un grupo de científicos de la Universidad de Leiden utilizó una red neuronal artificial para simular las órbitas del Sol durante los próximos 10.000 años. Así, determinaron que entre 2131 y 2923 once asteoires de más de 100 metros se acercarán a la Tierra.

LEÉ MÁS

Nueva amenaza para los usuarios de WhatsApp

Amenaza: un tercio de las especies se extinguirían de acá a 50 años

Amenaza de muerte a su madre y se fuga

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído