El clima en Neuquén

icon
22° Temp
40% Hum
La Mañana Agostina

El presunto entregador de Agostina se defiende: "Pensé que era para darle un susto"

Gustavo Chianese está acusado como partícipe necesario del femicidio de Gisfman, pero desde su lugar de detención asegura que es inocente.

A poco más de una semana del inicio del juicio por el femicidio de Agostina Gisfman, el cipoleño Gustavo Chianese, acusado como presunto entregador, se defendió de las acusaciones que pesan sobre él y aseguró que es inocente. Desde un calabozo en la Comisaría 18 de Neuquén capital, donde cumple prisión preventiva, sostuvo a LMNeuquén que él solo le quiso “hacer un favor a una pareja, para que se arreglaran”.

La teoría del caso que el Ministerio Público Fiscal intentará probar en el juicio -a realizarse del 13 al 23 de septiembre- es que el femicidio de Agostina tuvo lugar el 14 de mayo de 2021 cerca de las 20. Juan Carlos Monsalve había conocido a la joven víctima dos meses antes, en marzo de 2021, a través de Chianese, a quien le había pedido que lo contactara con una mujer que prestara servicios sexuales. Así fue que Monsalve y Agostina mantuvieron al menos un encuentro.

Te puede interesar...

A mediados de abril, Monsalve tuvo un conflicto con su esposa, Ana María Perales, quien advirtió la publicación de fotografías de la joven de 22 años junto a él. A partir de esto, la mujer comenzó a exigirle que matara a Agostina, planteándole que, si no lo hacía, rompería la relación que los unía.

“Yo solo quise ayudarlo (a Monsalve) porque se había mandado un moco. Me había pedido una chica para echarse un polvo, pero ella subió unas fotos y las vio la esposa de él y se armó quilombo. Me pidió que la contactara, pero pensé que era para darle un susto o algo, nunca pensé que llegaría a ese extremo”, aseguró Chianese en una entrevista exclusiva a LMNeuquén, desde su lugar de detención.

El 11 de mayo como Monsalve no había cumplido con lo que le había pedido su pareja, ella decidió abandonar la vivienda en la que ambos convivían en Centenario y se fue hacia la localidad rionegrina de San Javier, en donde viven parte de sus familiares. Ante esta situación, Monsalve intensificó la organización de un plan para asesinar a Agostina, tal como le había exigido su esposa y, por ello, se contactó con Chianese.

El viernes 14 de mayo de 2021, Chianese se comunicó con Agostina, le pidió que concurriera a la rotonda en la que confluyen la Ruta 151 y Circunvalación Illia, en Cipolletti. Allí la esperaría Monsalve, para mantener un nuevo encuentro sexual. La joven acudió al lugar indicado.

centenario femicidio agostina (1).jpg

Alrededor de las 19:20, Monsalve se encontró con la víctima y la trasladó en una camioneta Chevrolet Tracker, hacia la zona de meseta de la ciudad de Centenario, en Neuquén. Al llegar a las inmediaciones de calles Juan Domingo Perón y José Brillo, en un sector del basural de la meseta, llegaron otros dos hombres al lugar: Julio Maximiliano Zapata y Enzo Monsalve, sobrino de Juan Carlos, ambos imputados en la causa. Lo hicieron en una camioneta Chevrolet S10, propiedad de Perales.

En ese lugar, los tres asesinaron a Agostina de al menos dos puñaladas que le provocaron un shock hemorrágico. Luego prendieron fuego el cuerpo y, aproximadamente a las 20:40, se retiraron del lugar en ambos vehículos. El cuerpo de la víctima fue hallado al día siguiente, alrededor de las 14, por una persona que circulaba por la zona.

Las cinco personas imputadas por el femicidio llegarán el juicio por jurados detenidos con prisión preventiva. Todos enfrentan cargos por homicidio triplemente agravado por haber sido causado con alevosía, con el concurso premeditado de dos o más personas y por haber sido perpetrado por hombres hacia una mujer en contexto de violencia de género (femicidio). Siendo Juan Carlos Monsalve, su sobrino Enzo y Zapata como coautores del femicidio, Perales como la instigadora y Chianesse como partícipe necesario.

Agostina fue conducida a su muerte por un engaño de Chianesse.
Agostina fue conducida a su muerte por un engaño de Chianesse.
Agostina fue conducida a su muerte por un engaño de Chianesse.

Para la fiscalía es el entregador

Chianese quedó imputado por haber sido el entregador de Agostina, pero él dice que, si bien ayudó a que la contactaran, no tiene ningún vínculo con el femicidio.

Sin embargo, la fiscal del caso, María Eugenia Titanti, tiene una carta fuerte contra Chianese, y son los audios que él mismo le mandó a Monsalve. Allí se lo escucha decir: “Ya la vi la foto. Estuve tirando unas líneas para ver cómo puedo hacer para encontrar a esta persona. No te hagas problema, como te dije anoche, esto lleva un tiempo. Yo tengo que estar muy seguro de lo que voy a hacer y que no voy a perder mi libertad ni comerme 15 o 20 años, por lo que vos quieras hacer. Cuando tenga noticias te voy a ir informando”. El mensaje es del 10 de mayo a la noche.

Cuatro días más tarde, el 14 de mayo, a las 17:39, Chianese le envió un audio a Monsalve. “Te tengo buenas noticias. La encontramos a la persona esta. Sabemos todo más o menos dónde está parando, viviendo. Lo único hay que esperar hacerle la guardia para encontrarla cuando sale, buscar el momento justo… El tema está en si lo vas a hacer vos al trabajo o lo termino haciendo yo con las personas que me están dando una mano. Pero ya está localizada Carlitos”.

AM Juan Carlos Monsalve presunto autor material femicidio Agostina Gisfman (6).jpg

Sin embargo, en la entrevista a este medio, Chianese asegura que el propio Monsalve le dijo, en otro audio, que le mandara ese mensaje, diciendo más o menos esas cosas. “Lo hice para ayudarlo con la mujer, le hice un favor para que esa pareja se arreglara”, señaló.

Además, aseguró que él entregó su teléfono celular por propia voluntad. “Yo le dije a la fiscal que le entregaba el teléfono y que ahí había información que podía ser útil. No borré ningún mensaje porque no tengo el culo sucio. Pero ahora me quieren condenar por un audio que mandé y no tienen en cuenta el otro audio, que también está en el teléfono, en el que él (por Monsalve) me pidió que le mande ese mensaje”, agregó el imputado y resaltó: "No me pueden condenar por un audio”.

En ese sentido, Chianese dijo que salió a la luz información errónea, en la que se aseguraba que el celular se secuestró en un allanamiento. “Eso es mentira, yo mismo lo entregué”. Mientras que también se dijo que había sido detenido en Cipolletti. “Eso fue otra mentira. Yo estaba en Centenario, en la casa de mi novia”.

“La fiscal me hizo percha”

Chianese, acusado como el presunto entregador de Agostina, aseguró que la acusación en su contra le “hizo mucho daño”. “Ahora, en el juicio, cuando me declaren inocente, igual me va a costar volver a Cipolletti, donde me conocen todos. Me quemaron la gomería cuando se enteraron de esto”, señaló.

La situación, según explicó, también afectó su vida familiar. “Yo llevaba 15 años sin ver a mis hijos, pero estaba trabajando para acercarme y cambiar eso. Ahora me volví a alejar”.

“Soy un tipo laburante, que hace años voy de mi casa al trabajo y del trabajo a mi casa”, sostuvo Chianese, quien se prepara para afrontar a un jurado popular en el juicio por el femicidio de Agostina Gisfman, que genera gran expectativa en la región.

148-provincial.jpg

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario