El raro caso de una bebé que sobrevivió cuatro meses en el vientre de su mamá muerta

La pequeña nació el pasado 15 de agosto en República Checa.

El nacimiento de Eliska el pasado 15 de agosto en República Checa fue un milagro. Es que la pequeña se gestó durante cuatro meses en el cuerpo de una mujer con muerte cerebral.

La historia de este insólito caso comienza el 21 de abril de este año, cuando la madre de la pequeña, fue hospitalizada en grave estado, por una hemorragia cerebral, producto de una malformación genética. En ese momento, Eliska pesaba 250 gramos.

Te puede interesar...

Ese mismo día, los médicos certificaban la muerte cerebral de la madre, pero a su vez, buscaron la manera de mantener de forma artificial su respiración y funciones vitales para hacer viable el embarazo.

"Este es un caso muy raro y entrará en los libros de la medicina mundial. Y confirma la gran fuerza de la vida naciente", declaró Pavel Ventruba, jefe del Departamento de Ginecología y Maternidad del hospital, que destacó como caso único en el mundo el tiempo que duró el proceso y el peso de la criatura al nacer.

Además de alargar la vida de la madre por un tiempo récord, con el objetivo de salvar el feto, el equipo médico y la familia simularon "condiciones normales" para el desarrollo del embarazo. De esta forma, le ponían canciones, a la madre se le hacían masajes en la barriga y se acercaban a la tripa peluches, las enfermeras hablaban a Eliska y hasta su familia le leía cuentos. Incluso, una máquina simulaba que la madre caminaba para generar sensación de movimiento, para que su bebé tuviera en todo momento sensación de que todo era normal.

El 15 de agosto, se certificaba el nacimiento por cesárea de Eliska, quien pesó 2,130 kilos y consiguió una altura de 42 centímetros. Ese día, también murió su mamá, Eva.

Según la historia clínica de la mujer checa de 27 años, comenzó a sufrir ataques de epilepsia durante su primer embarazo, cuando le fue diagnosticada malformación arteriovenosa, que empezó a tratarse después de dar a luz.

El caso generó una ola de solidaridad con la familia que permitió recaudar fondos para apoyar al padre, un policía de la localidad de Trebic, en el sureste de la República Checa.

Dado el estado precario de la madre, hubo que combatir cuatro brotes infecciosos, aunque el desarrollo del bebé no registró problemas.

"El embarazo, a pesar de una serie de complicaciones increíbles, se desarrolló muy bien desde el punto de vista del niño. Como si no hubiera pasado nada", finalizó Ventruba.

Eliska, ahora está al cuidado ahora de su padre y su tía, que incluso la está amamantando.

LEÉ MÁS

Se incendió un barco en California: hay más de 30 desaparecidos

Osteosarcoma, el cáncer que mató a la hija de Luis Enrique

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído