El sueño de los chicos se altera por celulares y las redes sociales

En EE.UU., el 43% de los padres les echan la culpa a las pantallas.

Estados unidos. Los celulares complican a las familias argentinas y de otras partes del mundo. A tal punto que llegan a quitar el sueño. En eso indagó una encuesta de la Universidad de Michigan. Concluyó que la mayoría de los padres de adolescentes con problemas para dormirse culpan a los smartphones, los dispositivos electrónicos o las redes sociales de mantener despiertos a sus hijos más tiempo de lo debido.

El estudio incluyó entrevistas a 1018 padres de chicos estadounidenses que tienen entre 13 y 18 años. El 43% de los participantes aseguró que su hijo tiene problemas para dormirse o que se despierta en mitad de la noche y no puede volver a conciliar el sueño. Entre ellos, un 56% atribuyó esa falta de sueño a la adicción de sus hijos a los aparatos electrónicos, el teléfono móvil o las redes sociales. “Los problemas de sueño son comunes entre los adolescentes, y que sus padres creen que el uso de dispositivos electrónicos es uno de los principales factores que contribuyen a ello”, resumió la codirectora del sondeo y experta en salud pública, Sarah Clark.

Te puede interesar...

La misma situación se repite en los hogares argentinos. El último estudio “Los chicos y las pantallas” del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) concluyó que los adolescentes tienen en su habitación cuatro pantallas (netbook, computadora, TV y celular), están todo el día conectados a internet y, con menos de 12 años, ya tienen un perfil en las redes sociales. Además, duermen con sus celulares encendidos. Lograr un buen descanso se convierte así en una misión casi imposible.

“Los chicos de entre 13 y 18 años tienen una tendencia a usar el celular a la noche, lo que perturba la conciliación y el mantenimiento del sueño, y por consiguiente favorece la fatiga y la somnolencia diurna”, dice Daniel Pérez Chada, jefe del Servicio de Neumonología y director de la Clínica del Sueño del Hospital Universitario Austral.

“El tema con los celulares va más allá de los contenidos, que pueden generar excitación, algún tipo de estímulo, depresión, angustia o placer. A esto se suma la emisión de luz en la banda de las azules, que tiene un efecto negativo sobre la conciliación del sueño”, continúa el experto. El sueño está muy influenciado por el ciclo luz y oscuridad. Por la noche, cuando comienza a disminuir la intensidad de la luz, se producen una serie de cambios en el organismo que facilitan el comienzo del sueño. Entre ellos, está la producción de la sustancia llamada melatonina, que es influenciada por la luz. El problema es que, cuando le mandamos una señal lumínica (como la de la pantalla del celular) a las células de la retina, se inhibe la producción de melatonina.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído