El terrorismo golpeó otra vez: ahora fue Bruselas

Dos ataques provocaron al menos 34 muertos en el corazón de Europa.

Bruselas.- Atentados coordinados en el aeropuerto y el metro de Bruselas dejaron el martes al menos 34 muertos y 200 heridos, en un nuevo golpe reivindicado por Estado Islámico en el corazón de Europa y a cuatro meses de los atentados de París.

Dos explosiones se produjeron en la zona de salidas del aeropuerto internacional de Zaventem, al noreste de la capital belga, con un balance de al menos 14 muertos y 96 heridos, informaron los bomberos.

Una de ellas la habría provocado "un kamikaze", precisó el fiscal federal de Bélgica, Frederic Van Leeuw.

Una tercera bomba en el aeropuerto no llegó a explotar y posteriormente fue detonada bajo control por los servicios de seguridad.

Otra explosión en el metro de Bruselas, en la estación Maalbeek, en pleno corazón del barrio europeo, dejó unos 20 muertos y 106 heridos, señaló por su lado el alcalde de la ciudad, Yvan Mayeur.
"Temíamos un atentado terrorista, y sucedió", dijo el primer ministro, Charles Michel, en una conferencia de prensa en la que pidió a la población "tranquilidad y solidaridad". Michel calificó a los atentados de "ciegos, violentos y cobardes".

Los atentados fueron reivindicados por el grupo Estado Islámico en un comunicado difundido en internet.

"Una célula secreta de soldados del califato (...) llevó a cabo un ataque contra el estado cruzado de Bélgica, el cual está luchando contra el islam y su pueblo", afirmó.

Las explosiones tuvieron lugar tras la detención el viernes en Bruselas, luego de cuatro meses de fuga, de Saleh Abdeslam, principal sospechoso de los ataques terroristas de París en noviembre pasado que dejaron 130 muertos.

Los 28 líderes de la Unión Europea afirmaron que los atentados son "un ataque a nuestra sociedad democrática abierta".

Los sospechosos ya están en la mira de la policía belga

El canal de televisión belga VRT mostró una fotografía de hombres que podrían haber perpetrado el atentado que ayer dejó 14 muertos en el aeropuerto de Zaventem, Bruselas.
Según informa la cadena en su página web, la Policía confirmó la información.
Dos explosiones destrozaron el hall de la zona de partidas del aeropuerto de Zaventem, Bruselas, a alrededor de las 8 (7:00 GMT) y causaron la muerte de 14 personas y heridas a unas 100, informó la emisora VRT.

Se presume que una de las explosiones fue provocada por un atacante suicida.
Una bomba falló

Según las autoridades locales, en el aeropuerto hubo tres bombas, pero una no explotó y, según los medios, posteriormente fue desactivada por la Policía.

Casi una hora después, cuando muchos viajaban a sus trabajos, se registró una segunda detonación en un tren del metro que estaba detenido en la estación de Maelbeek, cerca de las sedes de las instituciones de la Unión Europea (UE).

Veinte personas murieron y 130 resultaron heridas en este ataque.

Velas y mensajes para las víctimas en las calles

Decenas de personas se acercaron ayer al centro de Bruselas para recordar a los más de 30 muertos en los atentados contra el aeropuerto y el metro de la capital belga con velas, banderas y flores.
En la plaza de la Bolsa circulaban tizas para dejar un mensaje en la calle, mientras que otros simplemente se tomaban de la mano para formar una cadena humana.

Varios jóvenes se ubicaron por la noche en las escalinatas del imponente edificio. Entre ellos, los estudiantes Victor y Leo, que dijeron que sólo querían tomar algo pero finalmente se quedaron y aprovecharon para dejar un mensaje.

"Ahora queremos participar de algo que sea más grande que nosotros", manifestó Leo.
"We do not forgive, we do not forget (No perdonamos, no olvidamos)", escribieron los jóvenes. Para otros se trató simplemente de poner la palabra "Love", un corazón o un símbolo de la paz.

Un grito en árabe antes de la explosión

El techo "se cayó, había un olor a pólvora", contó a la AFP Jean Pierre Lebeau, un francés que acababa de llegar desde Ginebra, al referirse a las dos explosiones casi simultáneas en el aeropuerto poco después de las 8.
"Un hombre gritó unas palabras en árabe y escuché una gran explosión", dijo a la AFP Alphonse Lyoura, quien trabaja en la seguridad del equipaje de los vuelos hacia África.
"Era el pánico general. Me escondí y esperé cinco, seis minutos. Algunas personas vinieron a pedirme ayuda", agregó, con las manos aún ensangrentadas.
"Ayudé al menos a siete heridos. Retiraron cinco cuerpos que ya no se movían", continuó, explicando que "muchos perdieron las piernas".
En imágenes televisadas podían verse escenas de pánico, con cientos de pasajeros huyendo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído