El viento amontona a quienes escriben con los que leen

Son cada vez más concurridos los encuentros literarios en la sala Rego.

Pablo Montanaro

montanarop@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Cada quince días, un grupo de personas deja por unas horas de estar conectado a la pantalla del celular, se aleja de las preocupaciones cotidianas, y se deja llevar a esa infinitud de la imaginación, los sentimientos y los mensajes profundos escuchando un cuento o poema, o bien leyéndolos.

La pasión por la lectura y la escritura compartida con otros es el espíritu de los encuentros literarios que, desde comienzos de año y cada quince días, se vienen desarrollando en la reacondicionada sala Alicia Fernández Rego de esta ciudad, ubicada frente a la resucitada estación de trenes.

Este ciclo que organiza la Subsecretaría de Cultura provincial bajo el título “El viento nos amontona” se afianzó como un lugar “de disfrute, de formación cultural y de fomento”, como afirma la profesora de Literatura Carina Rita Medina, impulsora de estos encuentros.

Pero lo que se destaca de esta propuesta que conjuga lo informal y lo original es que pretende ofrecerle un lugar a la escritura regional que “necesita de espacios físicos y simbólicos que coronen y recategoricen” el trabajo de los escritores y fomenten la lectura y la producción de textos.

“Se escucha a los escritores con la curiosidad de estar frente a alguien que crea. Los escritores que participan reciben con calidez a quien se acerca con la cautela de entrar a un nuevo espacio”. Nara Osés. Asistente habitual al ciclo“El viento nos amontona”.

El ciclo tiene la particularidad de que no sólo se leen textos o presentan libros, sino que estas actividades se vinculan con otros lenguajes artísticos como la música, la pintura, la danza, la fotografía, el cine y la escultura.

Como ejemplo, cabe destacar el homenaje al poeta español Federico García Lorca que se realizó la semana pasada en ocasión de cumplirse los 80 años de su fusilamiento. En una sala colmada, más de 80 personas no sólo disfrutaron de poemas y fragmentos de obras de teatro leídos por escritores y lectores, sino también de bailadoras flamencas y actores que representaron algunos de los textos del autor de Poeta en Nueva York, y así revivieron la intensidad y las voces de un poeta múltiple.

El espíritu del ciclo evita todo aquello que pueda identificarse como elite literaria o de público especializado. “Quiere ser un espacio para todo público, no hace falta entender nada, hay que vivir el encuentro y escuchar, sólo eso”, describe Medina. Además, sugiere que los adultos concurran con sus niños, “no importa si interrumpen la lectura o que hablen mientras alguien lee porque estos encuentros deben ser necesariamente participativos y dinámicos”.

Daniel Risso Patrón es uno de los habituales asistentes porque considera que se ha convertido en un espacio “vital y necesario”, tanto para la difusión como para el encuentro “de los que nos animamos a escribir algo”.

En este tiempo donde lo cotidiano está lleno de voces, cada quince días en la ciudad hay una cita con lo esencial de la palabra.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído