El clima en Neuquén

icon
Temp
69% Hum
La Mañana Moto

En 15 minutos, le robaron la moto con candado y cadena

La víctima es una joven de 21 años quien había ido a visitar a su abuela en el barrio Mariano Moreno. Había dejado su moto atada con cadena y candado.

"Fueron 15 minutos, salió y la moto ya no estaba", sentenció Mercedes, quien vive en el barrio Mariano Moreno de Neuquén capital. Allí había ido su nieta en moto a visitarla y previo ingresar a la casa, ató su vehículo con cadena y candado. Al salir, la misma había desaparecido. La joven ya radicó la denuncia en la Comisaría Segunda.

Todo sucedió el último martes, alrededor de las 20, cuando la joven de 21 años acudió a la casa de su abuela. "Vino a verme, que hace como un mes que no la veía por el COVID y otros temas", comenzó su relato en comunicación con LU5 Mercedes, vecina del barrio al que calificó de "zona liberada".

Te puede interesar...

"Ella dejó la moto atada con una cadena inmensa, que si tengo que cortarla yo, estoy como tres días. Pero cortaron cadena, candado, todo y se la llevaron", relató la mujer, sumamente indignada por el hecho, ya que su nieta fue víctima de un hecho de inseguridad y porque perdió su medio de transporte y de trabajo con el que realiza los delivery de viandas.

Pero Mercedes también arremetió contra las autoridades municipales y provinciales. "Lo que más me preocupa es que tenemos una cámara de seguridad a 20 metros del lugar. Eso debería estar filmado y se supone que el gobierno tiene gente a la que paga para que las monitoreén, pero nunca registran nada", expresó.

Es que, la mujer narró que durante el 2021 le rompieron cuatro veces los vidrios de su auto, que deja estacionado frente a su vivienda sobre calle Winter, a metros de Perito Moreno. Incluso en una oportunidad, le levantaron el capot y le robaron la batería. De todas las veces que denunció, aseguró que nunca pudo obtener registros fílmicos.

"Nadie se hace cargo de nada. Tenemos los gobiernos abarrotados de empleados y nosotros los vecinos no podemos ni estar cinco minutos. ¿Tengo que acostumbrarme al paso libre a los chorros y vivir escondidos?", se preguntó Mercedes, quien se rehúsa a tener que resignar vivir tranquila.

Además, confió que en la zona de calles José Rosa y Winter es infinidad la cantidad de vidrios rotos de los vehículos. "Ya ni uso la cartera, voy con una bolsa de compras y la plata en el bolsillo, ¿a vos te parece que tengamos que vivir así?", expresó.

Tras el robo, a su casa acudieron tres patrulleros y seis policías que les tomaron los datos y dieron vueltas por el barrio en busca de los delincuentes, pero Mercedes afirmó: "¿Para qué dan vueltas? Ya robaron, el chorro no esta acá". Su nieta luego se dirigió a la comisaría para radicar la denuncia correspondiente.

"Lo peor es todo el trastorno que genera un robo. Hacer los documentos, porque justo tenía guardados debajo del asiento un poco de plata, el seguro y otras cosas más", relató la vecina y respecto a los posibles autores, confió que "nadie vio nada". Solo un vecino les comentó que vieron a un chico parado en la esquina, como que daba vueltas, pero no se sabe si fue él.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario