En Centenario, el pasacalles ya es el facebook callejero

El puente sobre la Ruta 7 se convirtió en un portal de novedades.

Adriano Calalesina
adrianoc@lmneuquen.com.ar

CENTENARIO
Centenario tiene su propio facebook, que cada día se hace más real. Es allí donde se publican las noticias, que parecen perdurar y machacarse con los días, ante miles de usuarios, seguidores y detractores que aprueban o reniegan de los mensajes con sólo una mirada.

"Acá nos peleamos por el mejor lugar, el que pueden ver 20 mil tipos por día cuando pasan en los autos", dispara Jorge, el hijo de un pastor evangélico, mientras cuelga una rafia a lo largo de un puente peatonal, en la "cara visible" donde las noticias pasan por otro lado.

Son las siete de la tarde y en la pasarela de la Ruta 7, en la segunda rotonda, ya casi no camina gente. Fue inaugurada en 1994 cuando se hizo la multitrocha, en otro tiempo cuando caminar y el uso de la bicicleta eran más frecuentes que en estos días.

Pero la época pasó y muchos vieron con otros ojos la estructura de cemento, a unos 5 metros de altura y de casi 150 toneladas, que hoy se erige como el principal "portal" de novedades, que puede ser visto por miles de vehículos que ingresan a la ciudad y transitan por la Ruta del Petróleo.

En época de campaña política, el lugar es privilegiado y los militantes se arrancan los pelos (y los carteles, por qué no) para que cada mensaje perdure al menos unos días.

Pero durante el resto del año, las publicaciones son tan efectivas como las mismas redes sociales.

La información tiene un doble propósito: captar la atención de los vehículos que pasan todos los días con el "mensaje de la semana" y, además, subir la imagen de los carteles colgados a las redes sociales, para que el mensaje tome aún más fuerza.

El lugar es privilegiado y no hay reglas entre los que cuelgan carteles. La pelea es por el mejor sitio, como una marquesina analógica y rústica, que pasa de a una noticia a la vez, mientras la audiencia espera unos segundos en el semáforo. Una suerte de pantalla, pero sin empresas ni un negocio detrás.

Desde reuniones religiosas evangélicas, fechas de recitales de rock, cumpleaños de quince y hasta eventos institucionales pueden verse colgados por varios días, sólo hasta que algún anónimo descuelga la pancarta y vuelve a "republicar" otro evento, sin costo alguno.

La eficacia de llegar con el mensaje a todo el pueblo es conocida por muchos. Es por eso que hasta el Municipio decide también cuándo poner, ante la vista de miles de vecinos, algún banner de promoción de una fiesta.

Pero también en esta época de fuerte debate político están los que en silencio lanzan mensajes desde el anonimato: "Macri=Hambre" fue la última rafia que colgaron y que todavía perdura. Alguien subió esa imagen a la red social y el debate parece aún más enérgico y caótico.

"Está bueno que en Centenario empecemos a usar el espacio público como otra forma de comunicarnos y convocar.

Volver al pasacalles es muy real y la gente lo siente", dice Nélida, quien prepara también con un grupo otros mensajes, previo a conmemorar los 40 años del golpe cívico-militar.

Pero también, la pasarela tiene otro fines y el escrache es otro método que la gente ha aceptado con curiosidad. "Acá se ha escrachado a personas, desde violadores, abusadores y ladrones", dice Matías, quien vio cómo hace unas semanas colgaba un cartel un grupo de mujeres, con una leyenda contra un fotógrafo local.

La pasarela de esta ciudad ya es mucho más que un puente que une el Casco Viejo con el barrio Sarmiento, dos sectores culturalmente distintos. Es, por caso, un espacio donde el mensaje tiene una fuerza de alto impacto. Tan grande como una red social, con una audiencia multitudinariamente invisible.

"No sabemos cuánto va a durar lo que cada uno cuelga. A veces pasamos por debajo de la pasarela y vemos las pancartas por el suelo. Sabemos que así son las reglas", advierte Matías, quien sabe que la religión y la política despiertan amor y odio en la gente.

La tarde cae y desde cinco metros de altura, el cielo patagónico agoniza con un color naranja. Dos pibes terminan de atar con alambre una pancarta con esa esperanza de que el mensaje tenga tantos seguidores y alcanzados como en su mismo facebook.

Sorpresa
El saludo del cumple de 15

Camila tuvo una gran sorpresa. Toda la ciudad se enteró de su cumpleaños, a pesar de que su nombre no tenía el apellido, cuando su padre la llevó hasta la escuela, el mismo día de su cumpleaños. "Esto es para vos, de tu familia y amigos", le dijo el hombre, mientras señalaba el cartel que vio todo el pueblo, de una chica anónima que tuvo una sorpresa especial.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído