En India se vuelven locos por los juguetes sexuales

Aunque está prohibida la venta de productos obscenos, son furor.

India. Las ventas de juguetes sexuales en la conservadora India han vivido un auge en los últimos meses de la mano de varias películas explícitas y de un mercado de millones de compradores potenciales que los vendedores esperan que crezca aún más, pero limitado por una ambigua ley sobre la obscenidad.

En esas películas mencionadas aparecen mujeres usando juguetes sexuales. “Cuando esas películas aparecieron, la gente empezó a buscar estos productos y cómo utilizarlos. Vendimos unos 1200 vibradores la semana del estreno de Lust Stories, un buen número si se tiene en cuenta que de media vendemos entre 150 y 200 por semana”, explicó Raj Armani, cofundador de IMbesharam, una página de venta de juguetes sexuales por internet.

Te puede interesar...

“En los próximos tres años habrá 100 millones de consumidores por el mayor acceso a internet, el uso de teléfonos inteligentes y a que más gente está comprando en línea”. Samir Saraiya Fundador de la compañía india de venta de juguetes para adultos

Armani, un empresario indio que dirige desde Estados Unidos su empresa centrada en el país asiático, destaca que la demanda de juguetes para adultos en el país del Kamasutra es “cien veces mayor que la oferta” y ha permanecido inexplorada durante años. En 2013 su compañía estimó que el mercado potencial era de unos 200 millones de dólares, aunque desde entonces afirma “con confianza” que el mercado ha explotado y mueve más de 1000 millones de dólares. Samir Saraiya, fundador de la compañía india de venta de juguetes para adultos Thats Personal (“es personal” en inglés) y anteriormente ejecutivo en Microsoft, sitúa los consumidores potenciales en la actualidad en 40 millones. “Creemos que en los próximos tres años, esta figura de 40 millones va a sobrepasar los 100 millones a causa del mayor acceso a internet el uso de teléfonos inteligentes y a que más gente está comprando en línea”, explicó.

1000 millones de dólares mueve el mercado de esos juguetes

según cálculos de los especialistas, en 2013 estimaron que el mercado potencial era de unos 200 millones de dólares. Los números, evidentemente, se dispararon en el último tiempo.

La irrupción de algunas películas con escenas explícitas con esos juguetes provocó un aluvión de compras de vibradores, a pesar de las leyes.

Pero a pesar de su optimismo y de seguir en el negocio desde 2013, Saraya reconoce que vender juguetes sexuales en un país tan conservador como la India no es tarea fácil. La principal traba es el artículo 292 del Código Penal indio, copiado de la Constitución inglesa tras la independencia del país en 1947, que prohíbe la venta y distribución de productos obscenos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído