Tanto en la playa como en el sector céntrico, la gente quedó cautivada por el espectáculo extraordinario que se inició con la caída del sol. Como el evento había logrado suficiente trascendencia, muchos lo aguardaron con cámaras fotográficas y celulares en mano, listos para eternizarlo en fotografías y videos.

La primera imagen fue deslumbrante. Hacia el norte, como naciendo detrás de la fábrica de carbonato de sodio (ALPAT), se presentó el astro totalmente anaranjado.

Primero fue un semicírculo que abarcaba toda la planta -que a lo lejos se ve como una ciudad- y en segundos se elevó hasta convertirse en una esfera brillante que parecía de fuego.

El fenómeno despertó palabras de elogio y admiración entre el público, que se mostraba extasiado por el prodigio del que era testigo.

La luna siguió trepando en el cielo mientras caía la oscuridad y oscilaban las primeras estrellas, y se estableció en lo alto como un farol que iluminó la orilla del mar, que en ese momento había subido. La maravilla se completó con la calma del viento, que no irrumpió ni siquiera con una brisa.

El acontecimiento meteorológico como el de anoche, que coincidió con un eclipse de luna, no ocurría en el planeta desde hace 152 años y es el segundo que se produjo en 2018. El anterior fue a principios de enero.

La superluna, considerada así por el tamaño imponente que adquirió, se produjo por la cercanía que experimentó con la Tierra, explicó Claudia Rodríguez, del Ministerio de Turismo, Cultura y Deportes provincial, área que organizó una caminata por la playa para contemplar el fenómeno.

A partir de hoy habrá mareas extraordinarias

Desde hoy y hasta el lunes se registrarán mareas extraordinarias en la costa rionegrina. Prefectura Naval recomendó a turistas y residentes evitar estacionar los vehículos o acampar en cercanías de la orilla del mar. La altura de las olas podría acrecentarse en caso de que se registren vientos intensos desde el sur.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído