En Plottier, van a la escuela al lado de pozos petroleros

Dos primarias y una secundaria están sobre el yacimiento Centenario.

Georgina Gonzáles
gonzalesg@lmneuquen.com.ar


Plottier.- Hay tres escuelas de esta ciudad que funcionan arriba de un yacimiento. Son cientos de chicos que todos los días conviven junto a un pozo de gas con una pasmosa tranquilidad. Algunos docentes se resignan y reconocen que hay un peligro latente pero, también, que están acostumbrados; es otro caso del desordenado avance de las ciudades de la Confluencia, con barrios que quedaron literalmente rodeados de perforaciones.

El peligro potencial y la necesidad de regular la convivencia entre la actividad hidrocarburífera y la vida de las ciudades es un debate que tiene lugar hoy en la Legislatura: hay un proyecto de ley que busca que no haya menos de 8 kilómetros entre un pozo y un área urbanizada.

1334 atenciones odontológicas hizo la empresa a estudiantes de la Escuela 234.

La empresa

Las escuelas son las primarias 266 y 234, y el CEPM 56 (secundaria). En la zona de influencia de todos los establecimientos, la operadora del área Pluspetrol ha dado señales para tener una activa presencia entre los vecinos con ayuda directa entre la población y los establecimientos.
Por caso, entregó libros de literatura infantil, mobiliarios, computadoras, instrumentos musicales. Además, hizo refacciones en algunas aulas. Implementa un plan de salud comunitario, que también se extiende en las escuelas y los centros de salud del área. Así busca atenuar en parte las inquietudes de algunos vecinos.

La Escuela 266 del barrio Los Hornos tiene justo en frente las cañerías de un pozo de gas. Hace un tiempo también se registraron otras perforaciones, pero no todos los padres se percataron de esos "nuevos vecinos", los gigantes de hierro con forma de cigüeña.
Al mediodía, los padres se acercan a buscar a sus hijos en bicicleta, en auto o caminando. Pablo es uno de ellos. Frente a uno de los pozos, con mucha tranquilidad, espera los minutos que faltan para que salga su hija, alumna de 4º grado.

"Lo que me da más temor es la posibilidad de contaminación; igualmente, tengo entendido que el Municipio tenía un arreglo para que la empresa dejara una obra para beneficiar al barrio", se resigna el hombre.

A Emilio, padre de otra alumna y vecino del barrio Primero de Febrero, la cercanía de la escuela donde va su hija con un pozo de gas le recuerda la explosión de julio del 2013. El pozo tardó varios días en apagarse, luego de la intervención de bomberos y empresas especializadas mientras todo el barrio estaba en vilo y con miedo.

"Te genera mucha incertidumbre, no sabés si un día explota y volamos todos. Y eso, más allá de la contaminación que puede traer, como en la Escuela 301 donde no se puede tomar el agua, y el olor es tremendo", cuenta Paola, maestra del colegio. Su colega, María Inés, agregó que igualmente están acostumbradas. "Ya tenemos naturalizado convivir con el pozo", dice.

Los pozos cercanos al CPEM 56 están a unos 150 metros en el barrio 108 Viviendas. María Luján Gómez, su vicedirectora, comenta que nunca tuvieron problemas y que los padres no se preocupan.
La Escuela 234 está sobre la calle Río Colorado, que divide Neuquén con Plottier. Por esa calle pasan camiones de manera constante. En diagonal, a escasos metros hay otro pozo de gas.
Miriam Gutiérrez, directora del establecimiento, afirma que los padres están tranquilos ante la cercanía del pozo y que la empresa Pluspetrol todos los años les recuerda que están dispuestos a darles charlas de información a los papás que tengan dudas. Lo que pasa con las escuelas se replica en otras áreas de la Confluencia, incluso en los límites entre Plottier y Neuquén, en Colonia Rural Nueva esperanza, donde los pozos también están junto a las casas.

"Yo lo que observo es que cuando no hay clases hay mucho más movimiento en los pozos. En las vacaciones o los fines de semana, cuando estamos en la escuela se ve menos". Miriam Gutiérrez Directora de la Escuela 234

"No creo que explote el pozo porque hay muchos por todos lados. Lo que sí me parecen más peligrosos son las nuevas perforaciones que están detrás de la escuela". Rubén. Tiene dos hijos en la Escuela 266

"Si vos te criás entre lobos, no les tenés miedo a los lobos. Acá pasa lo mismo: se criaron entre pozos de gas y petróleo y no les tienen miedo. Los vecinos no tienen dónde ir". Patricia Jure. Diputada provincial del FIT

Los diputados avanzan con una nueva legislación


La Comisión de Hidrocarburos comenzó a tratar en su último encuentro el proyecto de ley de la diputada Patricia Jure, del Frente de Izquierda y los Trabajadores, que busca prohibir la instalación de pozos petroleros, gasíferos o plantas de tratamientos de residuos petroleros en los ejidos urbanos, acuíferos y reservas ecológicas.

El mes que viene recibirán a ambientalistas y expertos, quienes expondrán los peligros de esta situación que se vive junto a las perforaciones.
Jure consideró que los antecedentes de la explosión de un pozo de Pluspetrol SA en la localidad y la experiencia de lucha de los vecinos contra empresas que tratan residuos hidrocarburíferos son el puntapié para debatir sobre este proyecto.

"Los centros urbanos tuvieron una gran expansión y no se pueden seguir instalando nuevos pozos ni perforaciones", dijo la legisladora, y agregó: "Nosotros queremos defender el medioambiente y a las personas, por eso le decimos que no a la contaminación", explicó la legisladora, quien consideró que el peligro es "inminente".

"Los vecinos que viven en los Hornos y crían chanchos pierden sus crías porque hay una vibración en la perforación que hacen que las chanchas las maten", repitió el argumento que ya dieron algunos vecinos que viven en el límite entre esta ciudad y Neuquén.

Hay más de 800 perforaciones en la Confluencia


En toda la provincia hay más de 800 pozos petroleros ubicados dentro de ejidos urbanos. Las ciudades más comprometidas por la presencia de perforaciones hidrocarburíferas son las del departamento Confluencia.

En el resto de los casos, la extracción se hace dentro de los límites municipales pero en zonas prácticamente desérticas.

En total, desde el histórico primer pozo de 1918, se hicieron en Neuquén 12.898 perforaciones para extraer petróleo o gas. Por cada tres excavaciones, una está inactiva, lo que implica alrededor de 4500 pozos parados. De esa cifra, la mitad fueron abandonados y la otra mitad están fuera de actividad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído