En una toma, ofrecen hasta $600 mil por un terreno

Está ubicada sobre Colón. Son tierras de la Muni y de la Provincia.

POR ANA LAURA CALDUCCI / calduccia@lmneuquen.com.ar

La toma Auka Mawida, ubicada sobre la calle Colón, se convirtió en la manzana más codiciada para los especuladores inmobiliarios. Por una traba administrativa, quedó fuera de los planes de regularización durante años. Mientras tanto, la zona se rodeó de edificios y caserones coquetos, lo que multiplicó el precio de los terrenos. Los vecinos denunciaron que hay inversores “de plata” que levantaron departamentos de alquiler donde antes había casillas y ofrecen hasta 600 mil pesos por un lote.

Auka Mawida se formó en enero de 2004, arriba del Centro Administrativo Ministerial (CAM). Allí viven 130 familias, distribuidas en cinco manzanas irregulares.

Te puede interesar...

El predio está dividido legalmente en tres lotes, dos de propiedad municipal y uno provincial, lo que generó un conflicto jurisdiccional. Además, desde la comuna se advirtió que el suelo es inestable. Eso frenó la regularización de la toma, que no tiene servicios básicos ni plan de ordenamiento.

Pero también les jugó en contra el valor de las tierras. Como está a 15 cuadras del centro, rodeada de dos calles troncales, Auka Mawida cotiza alto en el mercado inmobiliario y no hay negocio en una escrituración con fines sociales.

En la última década, al noreste del asentamiento se fueron construyendo edificios y caserones coquetos, que no tuvieron inconvenientes con la aptitud ambiental. Las casillas de Auka Mawida quedaron casi pegadas a las últimas viviendas del barrio Gamma, con el que comparten el morro arriba del CAM.

No hay alambrado que sirva de frontera, pero se puede apreciar que el asfalto termina abruptamente donde comienza la toma.

Edith Navarro, presidenta de la cooperativa de vecinos de Auka Mawida, dijo que necesitan regularizar “con urgencia” porque cada vez pesa más la amenaza “de los negocios inmobiliarios”. “La gente que está comprando hoy son de recursos económicos altos y, del lado del CAM, hicieron construcciones de doble piso con departamentos en alquiler, cuando se supone que no se puede por la irregularidad del suelo”, contó.

Indignación

Comentó que eso indignó a los vecinos que aún confían en la regularización “y por eso hicimos una denuncia, porque tenemos pruebas de que pagaron 120 a 200 mil por los terrenos y la última oferta, que le dijimos a la familia que no aceptara, fue de 600 mil”.

Silvana Cavallo, otra de las vecinas que integran la cooperativa, dijo que la ubicación vip de la toma “es lo que más nos perjudicó, porque nos frenan y frenan mientras otros van construyendo”.

Explicó que “está el que vende porque le conviene y el que lo hace por necesidad, pero que igual es un problema porque si mañana conseguimos una regularización, van a saltar los que compraron y no les hace falta una vivienda”.

En Neuquén, un terreno a pocos minutos del centro cuesta arriba de 60 mil dólares, unos dos millones de pesos. En una época en la que muchos aseguran el dinero con ladrillos, la toma Auka Mawida rompe los esquemas. Son familias de pocos recursos que viven sin servicios básicos, entre desbordes cloacales y riesgos de incendio, sobre un predio que le aseguraría ganancias de varios ceros a cualquier desarrollador privado.

p03-f01-auka-mawida.jpg

--> Si se cumplía con una ordenanza, se evitaba el problema

Hace tres años, el Municipio aceptó ceder dos lotes de su propiedad que ocupa Auka Mawida a la Provincia para empezar a regularizar la toma. Ese acuerdo quedó plasmado en una ordenanza, que al día de hoy no se cumplió.

La ordenanza 13.323 de noviembre de 2015, autorizó al Ejecutivo municipal “a transferir en forma gratuita a la Provincia de Neuquén, en carácter donación”, la fracción de terreno que ocupa el asentamiento de calle Colón. La norma también estableció que el traspaso debía efectuarse “en un plazo máximo de 60 días a partir de la promulgación”.

Demora

Sin embargo, el intendente Horacio Quiroga demoró un año en publicar la ordenanza en el Boletín Oficial. Por eso, se promulgó tácitamente recién en agosto de 2016. Y para colmo, pasaron dos años más sin que se cumpla con la transferencia.

Entre los fundamentos de la norma, se indica que la donación del lote municipal es un paso necesario para que el gobierno provincial haga la mensura y arme un plan de urbanización de Auka Mawida.

A diferencia de otras tomas de la ciudad, en Auka Mawida no hay obras de servicios básicos en ejecución ni proyectadas. Llevan 14 años enganchados de la luz y toman agua de la red con mangueras desparramadas por el suelo.

La presidenta de la cooperativa de vecinos, Edith Navarro, contó que hace unos años pusieron plata entre todos y contrataron a una arquitecta para que los ayude con la urbanización. Armaron un plano de los lotes y posibles calles, pero no pudieron obtener el financiamiento para las obras sin aval del Estado. “Es muy costoso como para que lo hagamos nosotros solos”, explicó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído