El fragmento óseo de 90.000 años de antigüedad, encontrado en el sur de Siberia, es el primer descendiente directo de los dos grupos que se haya descubierto. Ambos pobladores desaparecieron hace unos 40.000 años. El hombre de Neandertal vivió en Europa y Asia, mientras que los fósiles de los denisovanos sólo se observaron en la misma cueva donde se halló el fragmento.

Estudios genéticos previos demostraron que hubo hibridación entre los dos grupos y también con nuestra especie, ya que se hallaron rastros en el ADN del ser humano moderno. Sin embargo, este estudio es el primero que identifica un descendiente de primera generación de padres de neandertal y denisovano. “Es fascinante encontrar una prueba directa de esta hibridación. El descubrimiento es sorprendente dada la relativa escasez de restos de nuestros parientes evolutivos alrededor del mundo”, comentó Svante Paabo, uno de los autores principales del estudio.

“La cueva cerca de Mongolia donde apareció el hueso contiene algunos restos tanto de neandertales como denisovanos. Pero el hallazgo de un descendiente híbrido de los dos grupos más distintos entre sí que otros dos grupos humanos modernos parece un golpe de suerte”, agregó Paabo. Eso sí, el hallazgo no reveló dónde ni con cuánta frecuencia se producía esa hibridación, dijo el antropólogo Ron Pinhasi, de la Universidad de Viena. “Si era común, no habría tanta divergencia entre neandertales y denisovanos”, dijo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído