Encontró un Sergio Ávalos en una cárcel de Paraguay

Lo encontró don Asunción Ávalos durante la búsqueda que realizó por la triple frontera.

Por Guillermo Elía - policiales@lmneuquen.com.ar

“Al volver de esa excursión por la triple frontera, donde me pasó algo muy fuerte, entendí que la Policía me había llenado la cabeza y que tuvo como finalidad desviar la investigación de la desaparición de Sergio”, comienza recapitulando sus recuerdos don Asunción Ávalos.

Te puede interesar...

Tras la desaparición de Sergio, el 14 de junio de 2003 del boliche Las Palmas, a los Ávalos se le corrió definitivamente el eje de sus vidas y tuvieron que incursionar en un montón de vivencias que nunca imaginaron, porque lo único que esperaban era que Sergio se recibiera de contador y volviera a Picún Leufú para administrar la chacra en la que trabajaba su padre.

“La Policía me metió en la cabeza que se lo había llevado una viuda negra y que a los jóvenes en la triple frontera los utilizaban como mulas para cruzar droga”, recordó don Ávalos.

“Yo les dije que iba a ahorrar dos sueldos para viajar, pero después el jefe de Policía me financió el viaje y me puso un chofer y una camioneta para hacer toda la excursión. Eso sí, me dijo que yo le tenía que dar un detalle del recorrido”, explicó el papá de Sergio.

El raid arrancó en agosto de 2003 e hicieron base en Posadas, de ahí visitaron con un panfleto con la imagen de Sergio los puestos de Gendarmería y Prefectura en la frontera con Paraguay y Brasil.

“En Posadas un prefecto me dijo que fuera a ver al jefe de la Policía de Encarnación. Fui y le conté, y le ordenó a uno de sus efectivos que me llevara a una cárcel de Encarnación. El jefe de la cárcel me dijo que habían tenido a cuatro muchachos vagabundos y uno de ellos se parecía al del afiche de mi hijo”, detalló don Asunción.

16 años se cumplieron de la desaparición del joven estudiante de la UNCo y no hay respuestas.

A los jóvenes los habían pasado a un penal en Asunción del Paraguay. Así, el papá de Sergio viajó y el primer día no logró ubicar al jefe de la cárcel pero sí al día siguiente, cuando lo recibió y le confió que tres ya habían sido liberados.

“Le pedí que me dejara verlo. Cuando entró por una puerta lateral coincidían la estatura, el corte de pelo, la fisonomía y la poca movilidad que tenía en el brazo izquierdo. Le pregunté el nombre y me dijo: Sergio Daniel Ávalos Ulloa”, recordó don Asunción, quien se quedó helado en ese momento ante tantas coincidencias.

“Le pedí que me mostrara el brazo izquierdo y tenía un anillo de carne a la altura del codo izquierdo igual que mi Sergio. Tuve emociones fuertes, alegría porque no era y tristeza porque continuaba la búsqueda y ya van 16 años”, concluyó don Ávalos.

El chofer lo dejó en total soledad

Si bien la Policía le había puesto un chofer y una camioneta para que don Asunción se moviera por la triple frontera, a las pocas semanas el agente que enviaron notificó que se tenía que volver y dejó en total soledad al papá de Sergio. Como Asunción es oriundo de aquellos pagos, se manejó por su cuenta. Después entendió que todo había sido una maniobra de la Policía para desviar la investigación.

LEÉ MÁS

Tras la pista del traslado y ocultamiento de Sergio

Una marcha convocante reclamó por la verdad

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído