El clima en Neuquén

icon
31° Temp
19% Hum
La Mañana Eruca Sativa

Eruca Sativa: "Esto es un reencuentro y empezar desde cero"

En camino. El baterista de Eruca Sativa se refirió al presente del trío, que hoy llega al Cine Teatro Español con Seremos primavera, su última placa de estudio.

Con la salida de Seremos primavera (2019), Eruca Sativa se encontraba en una gran vorágine. Y la llegada de la pandemia le puso una larga pausa al trío, como al resto del planeta. Su último álbum (el sexto) tomó nuevos aires y dejó por un rato los potentes riff para situarse en un espacio más íntimo. Para Gabriel Pedernera, baterista, el trabajo se transformó en un disco “pandémico”. Es que ese material que de alguna forma quedó “trunco” fue presentado muy pocas veces. Ahora, Euca se toma revancha y en su reencuentro con el público en esta parte de la Patagonia, hoy se presentará en el Cine Teatro Español a las 20.

“Es un disco muy importante para la banda, pero yo aún no me doy cuenta qué impacto tuvo en la gente, que es la que funciona como termómetro”, dirá el baterista. El también productor -está trabajando en un nuevo disco de David Lebón-, en tanto, se refirió a “Día mil”, nueva canción atravesada por el aislamiento que el trío sacó en septiembre. “Hay muchas cosas para decir y pronto vamos a sacar otra canción”, adelantó el músico, que junto con Lula Bertoldi (guitarra y voz) y Brenda Martin (bajo y voz) van “paso a paso” en la edificación de lo que será la próxima placa, que estará lista para el año próximo.

Te puede interesar...

Esta noche, la cantautora neuquina Noelia Pucci se encargará de abrir el concierto con material propio de su carrera en solitario que ya lleva 22 años. Bajo la fusión del rock con géneros latinoamericanos, la cantante nacida en Chos Malal, comprometida con las causas sociales y el movimiento feminista, también lidera el proyecto Caos Malal, en el que está acompañada por el baterista Chakal Navarro y el bajista Luis Ferri.

¿Cómo están viviendo este trayecto que es volver al vivo por todo el país?

Es muy lindo porque es un reencuentro y un volver a empezar desde cero. Están pasando muchas cosas por nuestros corazones y cabezas, porque han sido casi dos años de muchas dudas respecto de la situación. Nuestro rubro ha sido muy castigado, y poder volver a conectar, ensayar y subirse a un avión para reencontrarse con la gente es sentir que somos muy afortunados. Hay muchos grupos que todavía no tienen esa oportunidad y, sin querer ser trágico, hay muchas bandas que quedaron en el camino. Somos conscientes de ese privilegio y tratamos de aprovecharlo a full: disfrutarlo, volver a tocar la música en vivo, que para la gente me parece que es súper importante.

Después de dos streaming y de todo este tiempo sin verse. ¿Cómo fue el reencuentro entre ustedes y qué cosas quizás redescubrieron en lo personal?

Fue muy raro porque es como si hubiese pasado otra vida. Si bien nos seguimos hablando durante pandemia y durante muchos meses no nos vimos, en mi caso, mi vida cambió bastante porque fui padre. Y mis compañeras de alguna manera no me conocen en ese rol y no me frecuentaban. Se produjo algo raro y hermoso a la vez, porque es como conocerse de nuevo en esta vida nueva que nos toca ahora transitar juntos. Para mí fue muy loco. En lo musical también fue loco lo que pasó. Por un lado, parece que no hubiese pasado ni un día porque está esa química que valoramos y que nos une. Y por el otro, pasó el tiempo, escuchamos mucha música y nos conectamos desde otra parte. Nos encontramos con ese paso del tiempo medio relativo que parece que pasó y por otro, no. Realmente es otra vida en donde seguimos redescubriéndonos.

En septiembre dieron a conocer “Día mil”. ¿En qué etapa de creación está la banda?

La primera etapa de pandemia la vivimos muy para adentro y de repente comenzaron a surgir cosas. “Día mil” fue una idea medio reciclada que teníamos en un baúl y le dimos forma. Hay muchas cosas para decir y propuestas nuevas. Estamos trabajando en eso y pronto vamos a sacar una nueva canción. Todo esto se convertirá en un disco y tengo fe en que antes de mitad de año del 2022 puede estar listo.

“Día mil” está atravesado por la pandemia, ¿el disco va a seguir ese concepto?

Nuestros discos tienen esa tendencia a ser heterogéneos y nos gusta investigar los sonidos por distintos lugares. Lo que puedo decir es que hay algo en el reencuentro y en el volver a la sala que nos dio una cosa medio cruda, de trío, que nos llevó a cuando recién comenzábamos a tocar y lo vamos aprovechar. No sé si será power trío, pero es volver a la raíz.

En Seremos primavera (2019) dejaron ese power trío. ¿Es el trabajo que más marcado los dejó?

La verdad es que sí. Es un disco que llegó en un momento especial porque estábamos buscando muchos sonidos nuevos y estábamos en una etapa de laboratorio total. De alguna forma quedó como trunco porque no pudimos presentarlo y girarlo mucho. Lo tocamos dos veces y espero que con estos shows empecemos a entenderlo un poco más. Es un disco muy importante para la banda, pero yo aún no me doy cuenta qué impacto tuvo en la gente, que es la que funciona como termómetro. Hay muchas cosas que estaban cambiando antes de la pandemia y ahora imaginá con todo esto que sucedió... Nos gusta reflejar lo que vivimos, sentimos, y Seremos primavera tiene que ver con ese proceso y hemos visto cosas muy lindas a nivel humanidad. Que cada artista intente reflejar eso me parece muy importante.

Los tres coinciden en que la banda siempre se está deconstruyendo. ¿Es una obligación que se ponen?

No es una obligación, sino una búsqueda natural. Algunos artistas utilizan la fórmula que les funciona y está bárbaro, pero a nosotros nos hace mucho mejor ir en una búsqueda. Yo no soy el mismo que cuando tenía 20 años. Para que me voy a hacer el joven (risas) si en verdad estoy en otra búsqueda a nivel sonoro y musical. Hoy me sorprenden cosas que no son las mismas que cuando tenía 18. Lo de deconstruir no lo vivo como una obligación, lo vivo como una cosa de decir “hoy me pasa esto por qué no lo voy a reflejar en un disco”. El tema va por ahí.

¿Qué te sorprende actualmente?

Hay muchas propuestas por el mundo en general que te dejan de cara. Eso nos vuelve a dejar esa hermosa sensación de decir “¿y esto qué es?”. Esa sorpresa me pasó cuando escuché en su momento a Rosalía o a Nathy Peluso, Kendry Lamar. Cuando era chico y escuché Divididos por primera vez me pareció una locura. Y todo el tiempo estamos buscando esa sensación.

En tu rol de productor, ¿Sos de seguir lo que marca en ese momento tu intuición o ya tenés bien planificado qué querés?

Es todo intuición. Pero quiero aclarar que no me siento como productor de Eruca, porque la gente tiende a asociar eso. Me gustar decir esto porque Eruca es un grupo autosuficiente que produce sus propios discos y es una tarea que se divide en tres. Sí me pasa con otros proyectos que desde afuera puedo dar una mirada porque puedo hacerlo libremente. Siempre sigo esa intuición de acuerdo con lo que me va diciendo la canción y trato de ser fiel a eso que me va trasmitiendo. Las fórmulas nunca me han funcionado mucho. No me sirve pensar tanto, sino seguir esos sentimientos que se generan.

En noviembre pasado fueron parte de los Grammy Latinos. ¿Cómo es llevar el título de productor del año?

Son cosas muy lindas que pasan. Mientras estás haciendo no le das mucha importancia, no te ponés a pensar en los premios. Pero cuando llegan es algo muy positivo que viene de la misma industria que te reconoce el laburo.

¿Y cuál sería tu visión sobre esa industria?

Así como la tecnología va cambiando y los artistas también cambian en su forma de expresarse, la industria creo que se va a ir amoldando a eso. Hay muchas en el sistema que necesitan actualizarse un poco en las distintas formas. No podemos regirnos por cosas que se escribieron hace dos mil años. Los discos no tienen ningún tipo de valor y nadie quiere fabricarlos.

El trap y el rap hoy acaparan casi todo. ¿Creés que es un fenómeno o una moda?

Creo que hay propuestas valiosas, poderosas, que apuestan a decir lo que sienten. Admiro a Catriel, Wos y me gustan algunas cosas de Trueno. Hay cosas que las sentís o no. Cada vez que Catriel saca algo corro a buscarlo porque al ser tan joven me parece que entiende muchas cosas. No me gustaría asegurar si el fenómeno será largo o corto. Las personas que han pronosticado cosas así no han acertado. Yo celebro que haya nueva música y me mantengo activo escuchando y tratando de entender e investigar. También celebro que los discursos y texturas sean distintos. Me encantaría producir a alguno de estos artistas para empatizar más con su lenguaje y conocer qué escuchan. A partir de ahí creo que descubrís quién es a través de la música.

Estuviste en la producción de Lebón &Co, que contó con la participación de Ricardo Mollo, Andrés Calamaro, Fito Páez, Julieta Benegas, Pedro Aznar, Carlos Vives y Eruca. ¿Hay segunda parte?

Estamos trabajando en eso y hemos recopilado un montón de canciones hermosas de David (Lebón), que tendrá otra vez invitados muy picantes. Es un proyecto del que me enorgullece por ser parte. No puedo decir nada más porque me matan y me voy a meter en un quilombo.

El viernes salió la preventa del Cosquín Rock. ¿Van estar presentes en el 2022?

Me encantaría ir y el lugar está buenísimo (Santa María de Punilla, Córdoba). Todavía no sabemos nada, pero nos gustaría estar.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario