¿Es peligroso comer huevo todos los días?

El fácil de cocinar, muy rico, barato en la góndola y tiene proteínas.

Londres
El huevo ha sido uno de los más fieles acompañantes del pan y el café en el desayuno. Su alto contenido de proteína y vitaminas A, D y B12 lo convierten en un alimento lleno de nutrientes que suele ser recomendado por los especialistas. Sin embargo, la grasa también es uno de sus componentes, y es por ello que se lo suele relacionar con el aumento de colesterol en la sangre, lo que podría llevar a enfermedades cardíacas. La mayoría de las personas en estado saludable pueden comer hasta siete huevos a la semana sin que esto aumente el riesgo de enfermedades del corazón, según señaló el cardiólogo Francisco López Jiménez, de los Estados Unidos. Varios estudios han mostrado que la ingesta de un huevo al día puede inclusive llegar a prevenir algunos tipos de infartos, dijo el especialista.

De hecho, un estudio elaborado en 1999 por la Universidad de Harvard, que analizó a 115.000 consumidores durante una década, concluyó que comer un huevo diario no incidiría en el aumento del colesterol en la sangre.

A menudo se piensa que el huevo es la principal fuente de grasa en el desayuno, cuando en realidad deberíamos preocuparnos más por las grasas saturadas.

Esta es la advertencia hecha por el sistema público de salud (NHS) de Inglaterra, que recomienda reducir el consumo de alimentos como salchichas, jamones, manteca y aceite, que tienen un mayor efecto sobre la cantidad de colesterol en la sangre que los huevos. "Para aquellos que ya tengan altos niveles de colesterol en la sangre lo mejor es limitar el consumo de huevos entre dos y tres por semana", explica la dietista Margaret Brown de la Clínica Mayo, en Arizona, Estados Unidos.

¿La mejor forma de comerlos?
Los huevos escalfados o poché son el método más recomendado por los especialistas. Estos se cocinan sin cáscara al sumergirlos en agua muy caliente pero no hirviendo. El tiempo de cocción no debería exceder los cuatro minutos.

Los huevos tibios son la segunda alternativa aconsejada, porque de este modo la yema preserva la gran mayoría de sus nutrientes.

Freírlos o prepararlos revueltos es la última de las fórmulas recomendadas para ingerir huevos. ¿Por qué? Cuando el alimento entra en contacto con los fogones, las grasas naturales se oxidan, según explicó la experta en nutrición integrativa Rebecca Eisenmann. Además, cocinarlos en aceite aumenta el contenido de grasa un 50%.

Si no puedes evitar freírlos, porque así es como te gustan, la dietista Margaret Brown recomienda cocinarlos con una cantidad mínima de grasa añadida, con aceite de canola o vegetal en spray.

3 huevos por semana como máximo recomiendan para quienes tengan colesterol alto.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído