El clima en Neuquén

icon
28° Temp
37% Hum
La Mañana juez

Escándalo del híper: "Soy juez, te vas a quedar sin trabajo"

Finalmente, la fiscalía pudo dar a conocer su teoría del caso sobre lo sucedido el 12 de diciembre en el híper que terminó con el juez Diego Piedrabuena y su esposa detenidos.

Finalmente, en la cuarta audiencia fijada para formular cargos contra el juez Diego Piedrabuena y su esposa Liliana Geldres por el escándalo del hipermercado neuquino, la fiscalía pudo relevar su teoría del caso. Refirió que en todo momento el magistrado se resistió a ser identificado y que amenazó a los policías al decirles "te vas a quedar sin trabajo, soy juez".

Este martes 5 de enero, la Oficina Judicial fijó dos audiencias para las 12 y 12:01, siendo la primera pedida por la defensa para solicitar que se revoque la declaración de rebeldía y la segunda, por la fiscalía para concretar la formulación de cargos contra el matrimonio.

Te puede interesar...

De esa manera, la jueza Patricia Lupica Cristo resolvió mantener el orden asignado y primero dejó hablar a la defensa y al propio imputado en la causa. Los mismos manifestaron que la desconexión del otro día no fue deliberada, sino que fueron problemas técnicos. "A ellos los desconectaron del zoom", aseguró la defensora Laura Giuliani, quien asumió la defensa de Liliana Geldres en reemplazo de la anterior abogada Soledad Pérez de León.

"Intentaba reconectarme, pero en un momento quedé bloqueado y lo llamé al operador de sala, y tras varias llamadas logré ubicarlo, le expliqué que no podía conectarme y me comentó que había salido por un trámite. Yo pensé que era el operador de sala, pero había quedado otra persona. Entonces la audiencia siguió y se dio por hecho que había sido intencional la desconexión. Si quieren preguntar de que llamé, háganlo, incluso antes de que resolviera. No fue intencional", explicó el magistrado Piedrabuena.

Los defensores y el imputado solicitaron que se levante la rebeldía, teniendo en cuenta esos problemas técnicos; mientras que la fiscalía destacó que fue una acción deliberada y la querella habló de maniobras dilatorias. Ante los planteos, la jueza Lupica Cristo adelantó que resolvería al final de la audiencia y le cedió la palabra a la fiscal para que relatara los hechos contra los dos imputados.

Así, finalmente, en la cuarta audiencia solicitada y la quinta realizada en el marco de la causa, la fiscal del caso Silvia Moreira pudo relatar lo ocurrido en el supermercado y shopping la tarde del 12 de diciembre de acuerdo a la teoría del caso que persigue el Ministerio Público Fiscal. En primer lugar, indicó que ese día el matrimonio arribó junto al lugar y ante un cartel sobre que era permitida una persona por grupo familiar, cada uno tomó un chango e ingresaron separado.

"Llegaron a línea de cajas, ahí el cajero José Mella les advirtió que solo podía estar uno por grupo familiar. Geldres se corrió y Piedrabuena comenzó a insultar al cajero diciendo “son unos pelotudos de mierda, no me podes decir esto. No sabes quién soy yo, pelotudo de mierda", alzando cada vez más la voz", continuó el relato la fiscal Moreira.

"Allí, decidió no llevarse la mercadería y justo frente a la caja siete estaba el policía Jose Vilurón cumpliendo funciones de adicional, quien al advertir la forma escandalosa, le solicitó que trate a Mella con respeto. Allí Piedrabuena comenzó a insultarlo a los gritos diciéndole “Cerrá el orto, negro de mierda. No sabes con quien te estás metiendo” y Virulón le pedía que se calmara, por lo que Piedrabuena extendió la mano y le dijo “hablale a la mano boludo”, por lo que el policía quiso identificarlo y éste le dijo "No te voy a decir quien soy, soy juez no te metas. Porque vas a perder el trabajo”, detalló la fiscal sobre el entredicho entre el juez neuquino y el policía que realizaba adicionales dentro del supermercado.

A continuación, la fiscal indicó que el policía nuevamente le pidió que se identifique, y que ante la negación y tal como establece "la Ley 2081, sobre la Policía de la Provincia del Neuquén habilita a demorar a la persona que se niegue a identificarse", por lo que "trató de reducirlo luego de un forcejeo y fue en ese momento que apareció Geldres, quien al ver que intentaban demorar a su marido, comenzó a golpear al efectivo, provocándole una esquimosis en la zona costal".

"Ante el escándalo, concurrió al lugar la policía Mayra Garrido quien trató de calmar a Geldres mientras Piedrabuena le dijo a Vilurón que estaba operado y éste le volvió a insistir en que se identifique, pero no lo hizo", indicó la fiscal y agregó que tras ello, apareció el policía Amayo quien "también intentó calmar la situación y lo invitó a trasladarse a otro lugar para hablar bien. Piedrabuena le dijo "te vas a quedar sin trabajo, vos no sabes quien soy" y Amayo decidió trasladarlo en calidad de demorado al sector de baños".

"Allí Piedrabuena frente al personal policial hizo llamados telefónicos y pidió a la persona con quien hablaba que le diera aviso al jefe de la policía. En ese momento volvió a aparecer Liliana Geldres, Garrido intentó calmarla, no lo puede lograr y comenzó un forcejeo entre Garrido y Geldres. Geldres golpeó y le mordió el antebrazo izquierdo provocándole una equimosois de 5 centímetros. Luego Geldres toma una lapicera, que se le había caído a Garrido, e intenta clavársela al efectivo policial. Finalmente, ella logró reducirla y le colocó las esposas. Ambos fueron demorados y trasladados a la Comisaría Primera para ser identificados", terminó el relato de lo sucedido la tarde del 12 de diciembre en el hipermercado y shopping de calle Antártida Argentina al 1100.

Por todo, la fiscal acusó a Diego Piedrabuena del delito de atentado a la autoridad, agravado por ser contra un funcionario publico, al hablar de "una intimidación al efectivo policial mencionando que era juez y que iba a tener consecuencias en su trabajo". Luego, con respecto a Liliana Geldres la acusó del delito de resistencia a la autoridad y lesiones leves agravadas por ser contra un funcionario judicial (siendo dos hechos, dos policías), ya que "Geldres empleó violencia física contra Vilurón y Garrido y quiso impedir la detención de su marido".

Tras ello, la magistrada le dio la palabra a la defensa para que se exprese sobre la calificación legal y la prueba presentada por la fiscalía, quien había enumerado una serie de testimonios de distintas personas, siendo los tres policías mencionados, el cajero, otra cajera, una empleada del shopping, tres comerciantes, los dos empleados de seguridad particular y un cliente ocasional.

jueza-patricia-lupica-cristo-audiencia-piedrabuena.jpg

El juez y su esposa fueron acusados por resistirse y agredir a los policías

Tras escuchar a todas las partes, la jueza Patricia Lupica Cristo pasó a resolver las distintas cuestiones planteadas. En primer término no hizo lugar al pedido de la defensa para que se excluya a la querella en esta parte de la audiencia por entender que estaba bien representada ya que en este hecho endilgado, los policías eran víctimas de un delito.

Luego, se expresó respecto a la formulación de cargos propiamente dicha. "Mi tarea como jueza es determinar si la fiscalía ha cumplido con los requisitos del artículo 133. Entiendo que el Ministerio Público Fiscal está enunciando qué pretende investigar, quiénes son los imputados, cuál es la calificación legal y las evidencias con las que cuenta, por lo que en esta instancia preliminar voy a tener por formulados los cargos contra el doctor Diego Piedrabuena y la señora Liliana Geldres", tal como los atribuyera la fiscalía.

Además, indicó que su capacidad como jueza de garantías es abrir el diálogo propio de esa instancia y "no sopesar la prueba o merituarla, ya que eso es una exorbitancia en relación a lo que tengo dado como jueza de garantías". "Estamos en este acto procesal que tiene como finalidad que el acusado sea confrontado con la hipótesis del acusador y en la audiencia de control de acusación si de podrá discutir lo referente a la prueba", sostuvo la magistrada.

Luego, y ante los pedidos de distintos plazos de investigación por las partes, la jueza consideró como razonable el término de dos meses para todas las partes, para que se concluya la etapa preparatoria. Cabe indicar que la fiscalía dijo que le queda un testigo, "el de remera roja", por entrevistar; mientras que la defensa de Geldres confió que hace poco más de 24 horas que asumió la defensa pública y que estando en feria, el personal es menos.

También contestó el planteo del defensor Oneto sobre la calificación legal, quien sostuvo que no podían darse un concurso legal, ya que "se trata de una relación de medio a fin. Estoy lesionando para resistirme a la autoridad", pero lo cierto es que la magistrada le respondió que puede darse el concurso legal entre dos o más leyes. Además, se refirió a la calificación otorgada a Piedrabuena al argumentar que "la intimidación (atentado) es el intento de suplantar la función del policía por la propia y los amenazó con decirles que iban a perder el trabajo".

Por último, se expresó sobre el pedido inicial de la primera parte, donde la defensa pidió levantar la declaración de rebeldía. En este sentido, y tal como adelantara que lo haría al final, la juez Lupica Cristo sostuvo: "Respecto a la rebeldía, los imputados se han hecho presente. Están a derecho. Han brindado sus fundamentos de porqué no estuvieron en la audiencia anterior, por lo que corresponde dejar sin efecto el pedido de rebeldía que pesaba sobre ambos".

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

4.1125541125541% Me interesa
6.2770562770563% Me gusta
1.7316017316017% Me da igual
3.8961038961039% Me aburre
83.982683982684% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario