Estuvo un año prófugo, se descuidó y terminó preso

A Chito Hermosilla lo buscaban por el crimen del obrero de la UOCRA.

Neuquén
El prófugo llegó caminando a la sede judicial por un robo y se fue esposado en un patrullero por un crimen. Fabián "Chito" Hermosilla había sido buscado durante más de un año y cayó por un descuido.

Según la Justicia, se lo buscó por toda la ciudad porque sospechaban que había participado en el crimen de un militante de la UOCRA, ocurrido el 9 de mayo de 2014. No habían podido obtener ni una pista sobre su paradero, y casi sin querer, apareció ayer.

"Señor, usted va a quedar detenido vinculado al homicidio de José "Necho" Monsalve", le explicaron en la entrada del edificio judicial de Yrigoyen 175, adonde concurrió por una causa de robo.

Desde que Monsalve fue asesinado a tiros fuera de la sede de la UOCRA, en Alderete 445, Chito "había desaparecido junto con otro sospechoso", informó una fuente cercana a la causa.

Siempre se creyó que la emboscada fatal contra Monsalve había sido organizada por Juan Carlos Levi, pero la falta de pruebas obligó al fiscal Pablo Vignaroli a pedir su sobreseimiento.

Igual suerte corrió su compañero Claudio López, quien terminó libre de culpa y cargo.

Otros cuatro hombres involucrados en la causa por el crimen aceptaron su responsabilidad y acordaron diferentes penas: Oscar Marcelo Pino fue condenado a 10 años y 8 meses por ser el autor del homicidio;
Emmanuel Sandoval aceptó haber tenido una participación secundaria, por lo que fue sentenciado a 5 años y 4 meses; y para Víctor Moscoso y Andrés Hermosilla la pena fue de tres años, por el delito de abuso de armas.

Este acuerdo se realizó el 4 de septiembre para evitar que fueran a juicio. La familia de la víctima aceptó la propuesta para no correr el riesgo de que todo terminara en la nada.

Según la hipótesis más fuerte del caso, a Monsalve lo mataron por una disputa interna de la UOCRA por controlar los puestos de trabajo disponibles en Vaca Muerta.

Tal es así que la hermana de la víctima, Mónica Monsalve, reafirmó esa teoría cuando finalizó la audiencia donde se acordaron las penas: "Mi hermano no era muy querido, porque quienes estaban al mando del gremio en Neuquén iban a perder poder". Y subrayó: "Fue su compañero Riffo quien lo entregó".

Emboscada
Lo acribillaron de 20 balazos

El 9 de mayo de 2014, Monsalve y otros dos hombres llegaron a la sede de la UOCRA. Habían sido convocados para trabajar como referentes en Añelo, pero los estaban esperando. Apenas los vieron, comenzó la balacera.

Unos veinte disparos dieron en el cuerpo de Monsalve, que quedó internado en el Hospital Castro Rendón y antes de morir pudo identificar a los atacantes. Todo quedó grabado por las cámaras de un edificio lindante.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído