El clima en Neuquén

icon
23° Temp
19% Hum
LMNeuquen coronavirus

Falso caso de coronavirus: "Recién anoche pude dormir"

Un radiólogo cipoleño, al que le inventaron síntomas de coronavirus en un audio que se viralizó, pidió a la gente que sea consciente y solidaria.

POR GUADALUPE MAQUEDA / maquedag@lmneuquen.com.ar

Le inventaron síntomas de coronavirus en un audio que se viralizó en las redes sociales, y el hisopado que luego le hicieron dio negativo. Sin embargo, hasta el jueves que viene no puede volver a estar con su familia; mientras intenta recuperarse del daño psicológico y moral que sufrió.

Te puede interesar...

"No solo me encuentro amargado desde el momento que me piden que me aísle de mi familia, sino que surge un audio el domingo pasado, totalmente falso, por el que todavía tengo que dar explicaciones. El desgaste psicológico y moral ha sido terrible. Recién anoche pude descansar, porque no dormía, dormitaba. Mi cuerpo se afiebró de la bronca e impotencia que sentí. No entendía, no entiendo, cómo puede haber gente tan mala que habla sin saber y viraliza datos personales sin ningún tipo de pudor", relató Walter Iraira (35), el radiólogo cipoleño que por atender a un paciente infectado fue tratado como un marginal por mucha gente.

En diálogo con LMCipolletti, relató que si bien nunca tuvo síntomas compatibles con la enfermedad (coronavirus), fue tal el desgaste emocional que vivió hasta que supo que no había sido contagiado, que terminó sintiéndose re mal por culpa de ello.

"Empecé a sintomatizar producto de un audio que me generó un daño psicológico y moral muy grande. Se me cerró la garganta de la angustia que sentía, como una opresión en el pecho. No podía comer y lo único que hacía era dormitar y seguir pensando. O aclarar a todo el mundo que no escuche el audio y que vayan a la fuente. Fue muy feo lo que pasé. La cabeza te juega en contra y pasás por muchos estados. Tengo toda la cara brotada del estrés que viví", expresó.

Resulta que Walter había establecido contacto con un paciente infectado, el martes pasado, que no obstante ingresó al Sanatorio Río Negro producto de una caída, y con otros síntomas (no compatibles con el coronavirus). Lo vio en los sucesivos días, hasta que el domingo supo que el paciente que había estado atendiendo tenía Covid-19.

Ese mismo día comenzó a circular el audio, donde una chica, a la que no le reconoce la voz, da su nombre y apellido, habla de la profesión que hace, le agrega que tiene síntomas de coronavirus y le carga la responsabilidad de haber contagiado a muchas otras personas.

Recordó que el miércoles le hicieron un hisopado -para confirmar si tenía la enfermedad- y el resultado dio negativo, pero hasta el jueves que viene no puede establecer contacto con su familia y debe permanecer aislado en otro domicilio.

La prueba de fuego será salir de nuevo, volver a la calle y al trabajo. Es que todavía siente el peso de la condena social y no se anima a encontrarse con el vecino, y que éste lo mire con desconfianza cuando vaya a comprar.

Seguramente que, por trabajar en el ámbito de la Salud, es más propenso a contagiarse el virus y ser mirado por la sociedad como un potencial enfermo de coronavirus. Pero a la vez aclaró que como profesional siempre tomó todos los recaudos para protegerse y proteger a otros. "Cumplo a raja tabla con mi deber, gracias también a los valores que me inculcaron mis viejos. Donde yo trabajo, además, se están haciendo las cosas como corresponde y se preparan con planes de contingencia para una eventual catástrofe", indicó.

Hay que entender también que el Covid-19 es un virus nuevo, que tiene cien días en el mundo; respecto del cual, el personal de Salud se prepara y aprende minuto a minuto. "Estamos expuestos, en la primera línea de batalla. Pero el coronavirus nos toca a todos, no discrimina a nadie. Por eso, no es cuestión que un día te aplaudan y al otro día te traten como un marginal, un delincuente, porque te ven como un sospechoso", advirtió Walter.

Mientras espera que pasen los días para volverse a reunir con su esposa y sus dos nenas, cuatro profesionales de la Salud lo monitorean de forma constante, dos veces al día. Él intenta recobrar fuerzas y se prepara para volver al trabajo.

"Esto que me pasó a mí, no se lo deseo a nadie. Yo no soy quién para dar un consejo, pero espero que lo que cuento, sirva para concienciar a la gente. Mi deseo de corazón es que la gente entienda que hoy es momento de ayudar, tomar conciencia, cumplir con las normas por la pandemia de coronavirus, ser solidarios. No hay que gastar energías en cosas malas", expresó.

Agradeció mucho que, en medio de la situación que padeció, las instituciones para las cuales trabaja le hayan brindado todo su apoyo."Esto también me sirvió para decirle a mi señora lo importante que es para mí, darme cuenta que extraño volver con mi familia, lo importante que es para uno", cerró el técnico en radiología.

LEÉ MÁS

El emotivo cartel para dos vecinas que son médicas

Internos solidarios: producen jabón líquido, barbijos y máscaras para donar

Se descartó coronavirus en un paciente de Cipolletti

Nación confirmó dos muertos y ya son 81 las víctimas en el país

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario