El clima en Neuquén

icon
30° Temp
26% Hum
La Mañana Equilibrio

Falta de equilibrio: prestar atención a los síntomas

Todas las personas, alguna vez, experimentan esa sensación, pero si el síntoma es crónico puede haber un trastorno detrás.

Mareo, vértigo, aturdimiento, que todo alrededor gire, la sensación de una caída inminente independientemente de si se está parado, sentado o acostado. Por diferentes causas, la mayoría de las personas experimentan alguna vez en su vida esas sensaciones vinculadas a la pérdida de equilibrio. Pero cuando esos síntomas son crónicos puede haber un trastorno detrás.

“Muchos sistemas del cuerpo (músculos, huesos, articulaciones, ojos, el órgano del equilibrio en el oído interno, nervios, corazón y vasos sanguíneos) deben funcionar normalmente para un equilibrio normal. Cuando los sistemas no funcionan bien, podés experimentar problemas de equilibrio”, advierten en un artículo a fondo especialistas de la Clínica Mayo, de EE.UU.. Y apuntan que los problemas de equilibrio pueden manifestarse con diferentes síntomas y responder a diferentes causas.

Te puede interesar...

¿Qué síntomas provocan los problemas de equilibrio? Los síntomas que advierten de problemas en el equilibrio incluyen sensación de movimiento o vueltas (vértigo), de aturdimiento o desmayo, de estar flotando o mareos, desorientación. También pueden manifestarse con inestabilidad, caídas (o sensación de que te estás por caer) y/o visión borrosa. Prestar atención a cuáles son los síntomas es clave porque puede orientar el diagnóstico.

Los problemas de equilibrio pueden estar originados por distintas afecciones. “Y la causa de los problemas de equilibrio normalmente se relaciona con un signo o síntoma específico”. No obstante, indican que “la mayoría son el resultado de problemas en el órgano de equilibrio en el oído interno”.

Las causas que están detrás de los problemas de equilibrio que se manifiestan con vértigo pueden ser múltiples e incluyen desde afecciones muy prevalentes, como la migraña, hasta poco frecuentes como la enfermedad del Ménière. Especialistas de la Clínica Mayo las enumeran y explican una a una.

  • Vértigo postural paroxístico benigno. Es la causa más común de vértigo. Ocurre cuando los cristales de calcio en el oído interno, que ayudan a controlar el equilibrio, se desplazan de su posición normal y se van a otra parte del oído interno.
  • Neuritis vestibular. Se trata de un trastorno inflamatorio, probablemente causado por un virus, que puede afectar los nervios de la parte del oído interno que se ocupa del equilibrio.
  • Mareo postural fóbico persistente. Es el tercer trastorno de vértigo más común. Los síntomas pueden ser inestabilidad o sensación de movimiento en la cabeza y suelen empeorar al observar objetos en movimiento, al leer o al estar en entornos que plantean un desafío para la visión, como un shopping.
  • Enfermedad de Ménière. Además de episodios repentinos y graves de vértigo, la enfermedad de Ménière puede ocasionar pérdida auditiva fluctuante, zumbido o sensación de tener el oído tapado.
  • Migraña. Los mareos y la sensibilidad al movimiento pueden ocurrir debido a la migraña.
  • Neuroma acústico. Es un tumor benigno de crecimiento lento que se desarrolla en un nervio que afecta la audición y el equilibrio.
  • Síndrome de Ramsay Hunt. También conocido como “herpes zóster ótico”, esta afección se presenta cuando una infección por herpes zóster afecta los nervios faciales, auditivos y vestibulares cerca de una de las orejas. Puede ocasionar vértigo, dolor de oído, debilidad facial y pérdida auditiva.
  • Lesión en la cabeza. Una conmoción cerebral o a otra lesión en la cabeza también pueden provocar vértigo.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario