Falta poco para las fiestas: ¿qué burbujas convienen?

A la hora de los brindis en diciembre resulta clave poner el ojo en algunas botellas que, según el precio, ofrecen más de lo que cuestan o lucen bien en la mesa.

Por Joaquín Hidalgo

Estamos en ese momento del año en que, además de desear que termine, hay que decidir qué hacer en las fiestas: qué comer, con quiénes y dónde. Pongamos que todo eso está más o menos resuelto, porque será fuera de casa. Entonces viene la pregunta de rigor: ¿qué llevamos? La respuesta puede ir desde un sempiterno vitel toné a un postre helado. Pero, como siempre, el fantasma de la buena bebida sobrevuela los pensamientos. Está el tío que lleva vinos flojos y después se toma los buenos. Están esos cuñados que si no es dulce no beben. Y además, a la hora del brindis, pocas cosas deslucen tanto una celebración como que las burbujas sean un poco flojas, un poco ácidas, un poco dulces. Entonces, que del vino se encargue el tío. Nosotros llevaremos unas buenas botellas de burbujas. Pero ¿cuáles?

Burbujas 4B

No es realidad aumentada. Tampoco un invento sofisticado de la ciencia. Las 4B son: burbujas buenas, bonitas y baratas. El dato posta en este asunto es que nuestro país ofrece un excelente estándar en la materia, donde se pueden beber unas ricas burbujas por no más de 200 pesos. Algunos buenos ejemplos de la góndola, en plan fruta pura y frescura chispeante, son: Norton Extra Brut ($170), Novecento Extra Brut ($199) y Don Valentín Extra Brut ($195).

Te puede interesar...

Extra Brut ricos y con presencia

Pero también es cierto que en las fiestas es donde se miden las voluntades. En eso, el almuerzo del día siguiente es categórico: allí se come otra vez la cena y se comentan los pormenores de las charlas y el varieté de parientes. Ahí es clave que las burbujas hayan dado bien que hablar a la hora de las cañitas voladoras. Para eso es importante llevar algunas botellas con categoría, pero no necesariamente caras. Algunos buenos ejemplos son: Navarro Correas Extra Brut ($265), MUMM Extra Brut ($269) y Saurus Extra Brut ($260), los tres frescos y expresivos. Por unos pesos más, Cruzat Premium Extra Brut ($420) y Bianchi Extra Brut ($420) un poco más complejos, elaborados por el método tradicional.

Para quienes piden burbujas dulces

Este segmento creció mucho en la góndola. Se trata de las burbujas que eligen quienes adoran la dulzura, de forma que en plan goloso y brindis para todos los paladares, pueden ofrecer una buena opción incluso a la sidra. Buenos ejemplos son: Aimé Sweet ($235), María Dulce ($295) y Chandon Délice ($300); en una búsqueda más sofisticada, expresivos son LagardeDolce ($340) y Deseado ($305), aromáticos y de sabor definido.

Para quienes piden secas

Sin embargo, a buena parte de los consumidores de burbujas los motiva más la sequedad que la dulzura. En ese camino, nuestro mercado ofrece un buen grupo de vinos Nature y Brut Nature, bien secos, que proponen frescura y paladares etéreos. En esa línea, buenos ejemplos son: Las Perdices Champeonise Brut Nature ($480), Salentein Brut Nature ($330), Chandon Brut Nature ($340). Para buscadores de rarezas, ideales son Musa Grana Brut Nature ($420), rosado y ligero, y H Schroeder Brut Nature ($660), con carácter chispeante.

Somos pocos, bebemos mejor

Pero las fiestas no siempre son reuniones multitudinarias. A veces, con un puñado de amigos o familiares, alcanza. En ese caso, lo mejor es comprar un par de botellas fuera de serie y darse un gusto sin mucho cuestionamiento. La cuenta es una botella cada dos personas si un largo brindis, cada tres si es algo más escueto. Así, buenos ejemplos secos y de paladar memorable por su carácter evolutivo, son: Rosell Boher Grand Cuvee Millesime ($1200), Progenie Brut Nature I ($1200) y Luigi Bosca Boheme ($1300).

LEÉ MÁS

10 Chardonnay de hasta 300 pesos para beber este verano

5 claves para saber con qué comidas va bien un vino rosado

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído