Feroz puntazo a un policía: lo salvó el chaleco antibalas

Fue después de un intento de robo en Pérez Novella y Néstor Barros.

Neuquén.- Sólo unos minutos habían transcurrido del turno cuando escucharon que una joven gritaba con desesperación y pedía ayuda. El móvil de la Comisaría 18ª paró y, al escuchar el relato de la víctima, comenzó a buscar a dos pibes que minutos antes habían intentado robarle la cartera. Pocas cuadras después lograron encontrarlos, pero en el reconocimiento uno de ellos, de 16 años, sacó un cuchillo y le tiró un puntazo al uniformado, que se salvó gracias al chaleco antibalas.

El hecho se produjo a las 21:30 del sábado, en Pérez Novella y Néstor Barros, en el barrio Hibepa del oeste.

El móvil de la Comisaría 18ª hacía una recorrida de rutina cuando le tocó intervenir para tranquilizar a la joven, quien había quedado muy alterada tras el intento de arrebato.

A sólo un par de cuadras del lugar, los policías pudieron localizar a los dos adolescentes y cuando los fueron a identificar, se dio la agresión.

Cuando el efectivo fue a identificarlo, el menor sacó un cuchillo tramontina y lo atacó. El cuchillazo dio en la parte superior del chaleco.

"Al momento de acercarse el policía, el más chico de los dos sacó un cuchillo tramontina y rápidamente le tiró un puntazo que dio en el portahandy que tiene el chaleco. Apuntó a la parte de arriba del cuerpo", explicó el comisario inspector Carlos Díaz Pérez, coordinador operativo de la zona oeste.

Díaz Pérez confirmó que "eran dos jóvenes, uno mayor de 19 años, y el otro, el que atacó al policía, un menor de 16 años".

Pese al ataque, los policías lograron neutralizar al adolescente y sacarle el arma. Luego los dos jóvenes quedaron detenidos. El mayor fue alojado en la Comisaría 18ª y el otro en la Comisaría de la Niñez y Adolescencia donde, luego de darle intervención al juzgado, fue entregado a sus padres.

Ataques permanentes

Díaz Pérez confió que las agresiones a los policías son habituales. "Todos los días tenemos personal lesionado porque fueron atacados con piedras o botellas, con lo que tienen a mano", dijo, y aseguró: "Hay una costumbre de resistirse ante la presencia de la Policía".

También hizo referencia a la capacitación que les brindan a los uniformados: "Siempre les recomendamos que tienen que tener a la vista las manos" de las personas que vayan a detener o identificar, porque "son muy rápidos".

El horario pico de los arrebatos

En época de verano, los arrebatos se multiplican cuando la gente vuelve del río o los clubes. La Policía detectó que esta modalidad se repite entre las 21 y las 22 en diferentes sectores de la ciudad.
"No hay un lugar puntual porque este tipo de robo tiene como característica que es al voleo. Los ladrones son oportunistas que esperan la ocasión y generalmente eligen a mujeres o jóvenes", explicó a LM Neuquén una fuente.
Todo lo que puedan robar es importante para ellos: "Hemos recibido denuncias por robo de carteras que tienen apenas 20 pesos en la billetera", confió otro policía.
Para los agentes, el horario clave es cuando se produce el mayor movimiento de personas que regresan a sus casas después de una tarde en el río o en los clubes: "A esa hora tanto víctimas como delincuentes regresan a sus casas", aseguró.
Una recomendación para prevenir estos robos: jamás llevar las carteras, bolsos o mochilas colgados del lado de la calle.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído