Ferretería barrial canjeaba cosas robadas por droga

Secuestraron 16 motos, armas y hasta instrumentos musicales.

Neuquén
Una ferretería del barrio Islas Malvinas era la pantalla que utilizaba un hombre para reducir y canjear objetos robados por droga. En un allanamiento secuestraron 16 motos, herramientas y electrónica hasta un kilo de marihuana y un violín. La Policía y la Justicia investigan la utilización de pibes.

Al local, que era un club del trueque de la droga, se lo conoce en la popular barriada como "la ferretería del Gordo Salgado".

"Es un tipo de unos 140 kilos que vive ahí con su pareja y los hijos", detalló un pesquisa que participó del procedimiento.

Hasta ese aguantadero -de Abraham y Atahualpa Yupanqui- se llegó por averiguaciones que realizó personal de investigaciones de la Comisaría cuarta por tres robos a obras en construcción cometidos el 27 de julio, el 31 de octubre y el 2 de noviembre.

Ayer, a pedido del fiscal Diego Azcarate y con apoyo de grupos especiales de la Policía, se allanó la ferretería a primera hora de la mañana.

En el lugar encontraron un revólver calibre 22 largo, municiones, un arma de fabricación casera o tumbera, 16 motos de distintas cilindras escondidas tras un portón interno, herramientas de construcción de todo tipo, un violín, una batería, un charango y aparatos de electrónica.

En la habitación del hijastro del Gordo incautaron casi un kilo de marihuana, por lo que el joven de 17 años fue detenido y puesto a disposición del Juzgado Federal 2, que le inició una causa y lo liberó de acuerdo con lo que establece la Ley del Niño y el Adolescente.

La droga está valuada en unos 6 mil pesos, precio distribuidor, pero que en su venta al menudeo se pude obtener poco más de unos 20 mil pesos.

Ayer a la tarde se confirmó la detención del Gordo Salgado y hoy el fiscal podría definir qué cargos le formula y si solicitará la prisión preventiva.

De acuerdo con las primeras hipótesis que manejan los investigadores, adolescentes menores de edad llevaban el producido por los robos que cometían hasta el comercio y ahí les entregaban droga como forma de pago, pero además podían elegir trocar por otras cosas.

"Trabajaban en forma muy desprolija porque se encontraron partes de motos desguazadas de las que no se deshacían", confió un investigador.

Se cree que las motos encontradas no pudieron ser sacadas a Río Negro, donde las malvenden y cambian por droga en Cipolletti, Fernández Oro y Cinco Saltos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído