Francia: un hombre perdió una mano en una protesta

Quiso devolver una granada lacrimógena lanzada por la policía.

Mientras un grupo de manifestantes del movimiento de los chalecos amarillos intentaba forzar las rejas de seguridad que protegían la Asamblea Nacional de Francia y la policía los reprimía para que abandonaran el lugar, uno de los hombres que participaba de la protesta agarró una granada de gas lacrimógeno, que había sido tirada por los uniformados con el fin de dispersar, e intentó devolverla a los agentes antidisturbios. Pero cuando estaba por lanzarla, la granada le explotó en la mano y se la arrancó.

Los enfrentamientos fueron parte del 13° sábado consecutivo de protestas contra el gobierno de Emmanuel Macron por parte de los “chaleco amarillos”. Los bomberos intervinieron para socorrer al herido que, según destacaron testigos, no vestía un chaleco amarillo, y lo llevaron al hospital.

Te puede interesar...

La marcha recorrió las principales instituciones del país, desde el Arco del Triunfo, pasando por el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Asamblea Nacional y el Senado, a donde se dirigían tras el accidente en el que un hombre perdió la mano. Las protestas, además de París, tuvieron lugar en otras ciudades importantes de Francia, como Burdeos, Marsella, Niza, Montpellier, Rouen y Caen. En la mayoría de las manifestaciones, la crítica principal pasó por la ley que la Asamblea Nacional aprobó esta semana en primera lectura y que tiene como objetivo buscar controlar los desbordamientos de violentos en el margen de las manifestaciones.

En Montpellier, los chalecos amarillos habían convocado a una concentración para denunciar ese proyecto de ley llamado por sus opositores “ley antialborotadores”. Según los manifestantes, se trata de un texto que ataca la libertad de manifestarse en democracia. Otros grupos, en tanto, insistieron en condenar y denunciar la represión policial, a dos semanas de que Jérôme Rodrigues, uno de los líderes del movimiento, fuera internado tras recibir un proyectil en el ojo lanzado por los efectivos antidisturbios en una de las protestas.

Hacer política

Los chalecos amarillos surgieron como un movimiento independiente de la política, que se motorizó a través de las redes sociales. Pero tomaron fuerza política con sus actos. Y ahora, a casi cuatro meses del inicio de las protestas, hay dos sectores: los que rechazan cualquier forma de representación política y los que buscan organizarse de cara a las elecciones europeas de mayo.

LEÉ MÁS

Vice de Maduro le pide a Guaidó reflexionar y detener la "locura"

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído