Francisco recibió a Putin por tercera vez

En una visita relámpago, el presidente ruso estuvo apenas 10 horas en Italia: una hora la destinó a reunirse otra vez a solas con el Papa. Ya lo había visitado en 2013 y en 2015.

Visita relámpago. Así fue catalogado el viaje que realizó ayer el presidente de Rusia, Vladimir Putin, a Italia y el Vaticano para reunirse con el papa Francisco, entre otras autoridades, y reactivar sus relaciones con el país europeo, uno de sus mejores amigos en Occidente.

Como en la última reunión que habían tenido, en 2015, Putin llegó al Vaticano con 50 minutos de retraso en medio de una caravana de 30 autos y fue recibido por Francisco, que lo saludó con un cálido “bienvenido” en el Palacio Apostólico vaticano apenas pasadas las 14 de Roma. Tras la reunión de 55 minutos a puertas cerradas, Putin agradeció al pontífice por “el tiempo dedicado” y el “discurso muy sustancioso e interesante”. Asimismo, durante el tradicional intercambio de obsequios, el pontífice le regaló una medalla de la Primera Guerra Mundial, el mensaje sobre la fraternidad humana que firmó en febrero con los líderes musulmanes y una lámina con la figura de la plaza San Pedro “para que no se olvide de Roma”, según le dijo. Putin, en tanto, le regaló un libro sobre el pintor y escultor Miguel Ángel, un DVC de la película El pecado de Andrey Konchalovskiy y un ícono de los santos Pedro y Pablo.

Te puede interesar...

Este fue el tercer mano a mano entre el jefe del Kremlin y el sumo pontífice, a quien vio por primera vez en 2013, pocos meses después de su elección al trono de Pedro, y luego en 2015. Durante el anterior encuentro privado, el Papa le pidió un “esfuerzo sincero” por la paz en Ucrania. Además, hablaron sobre Medio Oriente, sobre todo de Siria e Irak, y sobre la situación de los cristianos en Cercano Oriente. Ahora se especulaba con que Francisco y Putin abordaran la crisis en Venezuela, un tema que para el pontífice latinoamericano es muy importante. Rusia es junto con China uno de los principales apoyos diplomáticos del chavista Nicolás Maduro, cuyo gobierno está inmerso en una profunda crisis política, social y económica. Con importantes inversiones en Venezuela a través del conglomerado industrial militar ruso Rostec, el Kremlin mantiene personal militar en ese país, lo que genera todo tipo de conjeturas.

Por la visita del presidente ruso, la capital italiana se vio blindada: 50 calles del casco histórico fueron cerradas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído