El clima en Neuquén

icon
Temp
63% Hum
La Mañana Batería

Fue a vender una batería y evitó que un hombre sea estafado

La víctima, oriunda de Buenos Aires, había acordado la compra de un camión; pero al llegar fue amenazado de muerte. El pedido de cambio de batería lo salvó.

Un trabajador de una casa de venta de baterías neuquina ayudó a un hombre de Buenos Aires que estaba a punto de ser estafado con la compra de un camión. Pese a que lograron huir, fueron amenazados y perseguidos por los estafadores, dos integrantes de la comunidad zíngara.

Este jueves a la tarde, Renzo Dancio acudió al llamado de un comprador que solicitaba una batería para un camión que estaba a punto de comprar, de manera urgente, pero dado la actividad comercial del momento, el trabajador se demoró en llevar el pedido.

Te puede interesar...

“El hombre se comunicó tres veces conmigo, ya la última vez me pidió por favor que me apure. "Me están apretando. Me quiero ir", me dijo”, tal como contó Renzo en comunicación con LU5.

Ante este pedido, el vendedor se dirigió inmediatamente al lugar señalado sobre calle Primeros Pobladores y al llegar notó que varias personas de la comunidad zíngara amedrentaban a su cliente. Por lo que, interponiéndose, comenzó a realizar el trabajo de cambio de baterías.

“Hicimos arrancar el camión y, en el momento en que realizamos todas las pruebas, él me había pedido que me aleje un poco para pagarme la batería. Ahí lo hice subir al vehículo que tenemos en la empresa para cobrarle y tomarle sus datos personales y ese fue el momento en que reventó todo”, aseguró el trabajador.

Cuando ambos hombres estaban sentados en la camioneta del comercio, las personas que intentaban estafar al comprador de Buenos Aires se violentaron. “Empezaron a hacer disturbios, a amenazarnos y esta persona me dijo ‘ayúdame, ayúdame porque me quieren voltear’”, recordó Renzo.

De este modo, el vendedor consiguió ayudar a despistar a las personas que los amenazaban para que la víctima pudiera huir de sus atacantes. Una vez concluida la fallida estafa, Renzo volvió a su lugar de trabajo. “Esta persona me vuelve a llamar y me dice que se había podido escapar, que me venía a traer la plata al local”, contó.

Sin embargo, cuando intentaba llegar al comercio el hombre se dio cuenta que lo estaban siguiendo, por lo que volvió a comunicarse para pedirle disculpas, pero solo quería irse a su casa y alejarse de esas personas que seguían amenazándolo. “Le dije que fuera para el lado de Cipolletti, que se fije si hay policías en el puente porque es la única manera de que te sientas seguro”, explicó.

Una vez concluida la jornada laboral y conociendo que el hombre estaba a salvo, camino a su hogar, Renzo salió de trabajar y se encontró con que una camioneta Hilux, con rostros conocidos, lo seguía. “Tuve que escaparme. Se me pone la piel de gallina todavía. Ese lugar para mi es una zona roja por el peligro que representa. Pudimos evitar que esta persona se vaya con una mano atrás y otra adelante. Después depositó la plata de la batería para que no la tenga que pagar yo”, concluyó.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario