Fuerte contrapunto sobre la efectividad del uso del radar

Perito sostiene que "salen a cazar conductores". Para el Gobierno, el sistema será preventivo.

NEUQUEN

La inminente instalación de radares a la vera de la ruta para hacer controles de velocidad generó una polémica entre el Gobierno y los especialistas en seguridad vial.

Mientras que el Ejecutivo aseguró que se trata de una acción preventiva, desde el Instituto Prueger señalaron que la modalidad sorpresiva apunta más a recaudar que a generar conciencia.

“Salen a cazar conductores”, se quejó el perito en accidentología vial, Eduardo Prueger, al tiempo que aclaró que está probado que el método más efectivo para reducir la velocidad de circulación es la instalación de advertencias de la proximidad de los radares. “Si uno se sorprende con la multa cuando llega, no sirve. Es necesario que se sepa dónde están”, aclaró.

Por su parte, el subsecretario de Seguridad, Gustavo Pereyra, descartó que la intención sea recaudar dinero y que la Provincia no recibirá los montos de las multas.

Al respecto, aclaró que primero se iniciará una larga etapa de advertencia y concientización para los conductores detectados como infractores por el radar.

Una vez que comiencen las penalidades, los multados pagarán un valor impuesto por el municipio correspondiente al ejido donde se hizo la infracción y ese dinero engrosará las arcas municipales.

Pereyra indicó que sólo instalarán los radares en los municipios que lo soliciten y que desde la Subsecretaría se respetará su autonomía para decidir qué hacer con ese dinero, objeto que debería ser tratado en el Concejo Deliberante.

Crítica a la seguridad vial

“Las multas no son un impuesto, deberían destinarse sólo a fomentar la educación vial”, comentó Prueger.

El perito se mostró muy crítico con las políticas de seguridad vial implementadas porque apuntan más al control y la sanción que a las acciones educativas.

Según explicó, la Ley 24449 de Tránsito y Seguridad Vial fijó contenidos para que se dicten en todos los niveles, de preescolar a las universidades. “Están los libros y la capacitación a docentes, pero no se lleva a la práctica”, señaló.

Otro destino beneficioso para los fondos, según el especialista, sería la mejora en las vías de circulación para los conductores. Demarcación de carriles, semáforos, sendas peatonales, señalización, todas esas herramientas son necesarias para reducir accidentes y “el dinero de las multas podría financiarlo”.

“Nadie se preocupa por el tránsito”, disparó Prueger y agregó: “Los funcionarios aprendieron a manejar igual que esas personas que piensan multar”.

Ley Nacional 24.449

El marco regulatorio vigente

La Ley Nacional 24.449 de Tránsito y Seguridad Vial establece en el artículo 70 que, en caso de usar radares o fotomultas, la autoridad de aplicación tiene el deber de frenar al conductor en el lugar, identificarse y notificarlo de su infracción.

El perito especializado Eduardo Prueger explicó que los radares deben pasar por tres habilitaciones: la certificación de Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el permiso de Vialidad Nacional para instalarse a la vera de las rutas y la habilitación de la Agencia de Seguridad Vial. Sin estas no se pueden utilizar.

Puntos clave

Cómo se aplicará el sistema

En las rutas

Los radares estarán instalados cada día en un punto distinto, pero se focalizarán en las rutas 22 y 40, las más transitadas de la provincia.

Concientización

En una primera etapa sólo habrá advertencias para los infractores. En una segunda etapa se aplicarán multas. Las mismas serán fijadas por las ordenanzas de tránsito de los ejidos municipales.

Recaudación

El dinero no será recaudado por la Provincia sino por los municipios donde se dé cada infracción.

Adhesión

Aún está en proceso de discusión la aplicación en comunas del interior, por lo que algunas podrían negarse a la instalación de radares.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído