El clima en Neuquén

icon
17° Temp
78% Hum
La Mañana Gennari

Gennari, una feminista en lo más alto del Poder Judicial

Es vocal del Tribunal Superior y fue la primera mujer en la asesoría de Gobierno. Afirma que hay "cierta tolerancia normativa" hacia la violencia de género.

Soledad Gennari es la primera abogada abiertamente feminista en ocupar el puesto más alto del Poder Judicial. Desde 2015, es la única mujer en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y una de las voces más resonantes contra la violencia machista. Desde ese lugar, advierte que todavía hay “cierta tolerancia normativa” con los varones agresores y defiende que la perspectiva de género debe ser un requisito obligatorio para ponerse el traje de juez.

En 2010, con 32 años, Gennari fue la primera mujer en asumir en la asesoría general de Gobierno, luego cumplió un breve mandato, casi testimonial, como diputada del MPN y renunció para regresar a su puesto en el Ejecutivo. En 2015, llegó la nominación como vocal del TSJ, donde ocupó el cargo que dejó otra mujer: Graciela Martínez.

Te puede interesar...

Contó que no hubo un cambio brusco en su forma de considerar la desigualdad a las mujeres y, al asumir en el TSJ, “ya tenía un interés manifiesto en la temática de género, que incluye como tema central la violencia contra la mujer como forma de discriminación”.

Por eso, al advertir que el Poder Judicial no tenía un organismo especializado, uno de sus primeros pasos fue abrir la Oficina de la Mujer, un organismo que impulsa una política judicial orientada a erradicar las desigualdades y del que hoy es titular. También es secretaria en AMJA, la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina.

“Desde 2015, se registran cuanti-cualitativamente los femicidios y lo cierto es que cada año hay entre 200 y 300 muertes violentas de mujeres por razones de género; es un fenómeno que se sostiene y nos exige repensar muchas estrategias”, resaltó.

Observó que los femicidios evidencian que “la deuda pendiente del Estado argentino y muchas provincias es tener una política pública integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer”.

“Hay que dejar de teorizar y trabajar en lo concreto, mirar la región y las diversidades porque la transformación que exige la sociedad es que la Justicia sea cada vez más proactiva”, remarcó.

Entre las acciones a tomar, Gennari destaca la inclusión de la perspectiva de género en las leyes nacionales y provinciales, así como en la formación de los jueces y juezas. Remarcó que los femicidios como el de Guadalupe Curual en Villa La Angostura, donde la víctima hizo reiteradas denuncias infructuosas, evidencian que hace falta una reforma.

Sostuvo que “es necesaria una revisión de los marcos normativos cautelares, por ejemplo la Ley 2786, que entiendo que no cumple, en el actual contexto de violencia generalizada y sostenida, con la debida diligencia reforzada de los estados que establece (la convención de) Belén Do Pará y con el concepto de riesgo previsible”.

Existe una cierta tolerancia normativa hacia los incumplimientos de las medidas, por ejemplo, la prohibición de acercamiento”, cuestionó y agregó que también “se debe analizar la figura del delito de desobediencia a una orden judicial con enfoque de género, esto es, cuando se trata de un caso de violencia contra la mujer por razones de género”.

Soledad Gennari

Además de la normativa provincial, planteó que “el Código Penal vigente también es una norma que requiere una revisión con enfoque de género y tampoco ahí se agota la discusión de las herramientas legales o procesales”.

Indicó que otro cambio urgente es que “la perspectiva de género tiene que empezar a ser una categoría de análisis permanente” en el Poder Judicial y, para eso, “hay que pensar en exigir en los postulantes a la magistratura una formación inicial que demuestre que la perspectiva de género es su forma de ver la realidad”.

Explicó que la violencia hacia las mujeres es “multicausal” y las críticas hacia la actuación de la Justicia tienen que ver “con que los paradigmas vigentes nos demuestran que hay que revisar las estrategias diseñadas años atrás, porque hoy lo que se advierte es un contexto de violencia generalizado”.

“El femicidio, como delito que se produce como la violencia más letal haca la mujer, proviene de un continuum y su tratamiento exige una revisión mucho más amplia, acompañada de las estadísticas, para adoptar estrategias eficaces; es todo un ciclo de la violencia que hay que tratar con una visión integral”, subrayó.

reunion tsj caso teran

-> Sin mujeres no hay calidad democrática

Aunque se representa a la Justicia como una mujer, es un ambiente plagado de hombres, sobre todo en los cargos de mayor responsabilidad. En ese contexto, la trayectoria de Soledad Gennari resulta disruptiva, sin precedentes en la historia neuquina.

Ella afirma que no se topó con el llamado “techo de cristal” al ejercer el derecho, pero siempre dedicó mucho tiempo a su formación “y sigo estudiando hasta hoy”.

Recordó que, cuando la llamaron para la asesoría general de Gobierno, “tenía 32 años y un bebé de diez meses, pero competitivamente y en contra de todo lo que uno puede esperar, hubo una propuesta para ese cargo de máxima exigencia”. Agregó que fue un momento bisagra, “en el que empezó también la necesidad de compatibilizar esa responsabilidad con las tareas de cuidado”.

Recalcó que, al margen de su experiencia y “más allá de que una mujer pueda sentirse o no discriminada, todas sabemos que nacemos con desventajas estructurales e históricas y eso te lleva a comprometerte cada vez más con el género”.

“Hay que trabajar con sororidad y, desde el lugar que ocupemos, colaborar para que cada vez más mujeres lleguen a puestos de decisión, porque la participación femenina en los espacios de decisión o de poder es un indicador de calidad democrática”, enfatizó.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

4.7413793103448% Me interesa
28.448275862069% Me gusta
3.0172413793103% Me da igual
37.068965517241% Me aburre
26.724137931034% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario