El clima en Neuquén

icon
17° Temp
44% Hum
La Mañana agente

Genoveva, la agente sanitaria que salva vidas en los parajes

Da respuesta a todas las enfermedades. Es la primera que determina el diagnóstico y cura. Además, vacunó a las familias y fue una pieza fundamental de esta pandemia.

No hay nada más lindo en la vida que construir una profesión basada en el amor a la tierra y a los usos y costumbres de sus ancestros. Genoveva Grigor, o Geno para todos, nacida en el paraje rural de Mallín de los Caballos hace 53 años, lleva más de la mitad de su vida cumpliendo el rol de agente sanitaria del hospital Carlos Burdes. Hizo todos los primeros años de su vida en aquel lugar hasta que sus padres, Domingo Ramón Grigor y Margarita Leviñir, emigraron hasta Mariano Moreno para que sus hijos tuvieran un futuro mejor y con oportunidades para desarrollarse en la vida.

Geno, al ser crianceros sus padres, nació prácticamente en medio de las faenas del campo, así que nada de lo que se haga por estos lares le es desconocido. En Mariano Moreno, junto a sus hermanos, colaboró en el local comercial y con los trabajos en la invernada y en la veranada de la familia. Con los años su padre la animó a ingresar a unas prácticas de enfermería, las cuales finalmente se convirtieron en la profesión que abrazó para siempre: la de ser agente sanitaria y tener a su cargo las tareas de prevención y promoción de la salud en el área rural y en especial en Mallín de los Caballos, el lugar que la vio nacer y crecer.

Te puede interesar...

La vida le había dado esa tremenda oportunidad a la que hasta el día de hoy considera un "deber sagrado". "En 1994 me nombraron en el cargo y mucho le debo de mi profesión al doctor Gerardo Fabre. Al comienzo me dieron el área de atención en Sección Chacras, Los Alazanes y Mallín de los Caballos. Eran tiempos difíciles. Muchas veces para llegar a cumplir mi trabajo me movilizaba en bicicleta o a caballo. El asunto era llegar", contó.

p10-f1c-nqn(SCE_ID=558657).jpg

La agente sanitaria recordó como hechos anecdóticos de su profesión las diversas campañas de vacunación llevadas a cabo en el área rural. En estos tiempos de pandemia, le tocó también suministrar la vacuna contra el COVID-19. "Ha sido una experiencia tremenda tanto en el vacunatorio en Mariano Moreno como en el área rural. Se me hizo fácil en el campo porque la gente me conoce bien y confiaba en mí. Es un orgullo vacunar a mi gente", dijo.

Más allá de ser agente sanitaria, Genoveva ha debido ocupar otros roles como enfermera, asistente social o psicóloga, en épocas en que el recurso humano era escaso. "La gente siempre tuvo necesidades materiales, pero más de una vez necesitaban a alguien que las escuchara. Allí estaba yo con mi oído presto", sostuvo.

-> La sangre mapuche en las venas y la camioneta azul con la que iba al campo

Así como siente satisfacción de haber vuelto a su tierra a cumplir una función sanitaria, Geno también está orgullosa de defender las creencias, las costumbres y los derechos de sus padres y abuelos. “Hace muchos años que cumplo el rol de secretaria en muchas de las comisiones que rigen los destinos de la comunidad Cheuquel. Desde ese lugar trabajé con el proyecto de cambiarle el nombre a la escuela albergue 75 de Mallín de los Caballos donde yo estudié. Finalmente, la propuesta avanzó y el colegio dejó de llamarse Julio Argentino Roca y recibió el nombre de Enrique Cheuquel, uno de los primeros loncos del lugar”, contó.

p10-f1b-nqn(SCE_ID=558656).jpg

Genoveva reveló que en su trayectoria laboral siempre usó vehículos de su propiedad. Entre ellos, una camioneta azul Chevrolet modelo 1974. “Con ella completé muchos años de trabajo y en ellos crié a mis hijos, ya que cuando iba de visita al campo los llevaba conmigo porque no tenía con quién dejarlos”, relata.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario