Habilitan la app para ver si el río está contaminado

Pusieron sensores en el arroyo Durán. La información estará en internet la semana que viene.

NEUQUÉN

En unos días cualquier vecino de la ciudad podrá observar por internet si el río Limay está contaminado o si está apto para bañarse. El Municipio inauguró ayer el primer sensor de calidad de agua en tiempo real del país, que se colocó sobre el brazo que atraviesa los clubes, justo en la desembocadura del arroyo Durán, el afluente con mayor cantidad de bacterias fecales de la ciudad. En los próximos meses instalarán otros tres equipos idénticos en otros sectores costeros.

El subsecretario de Modernización, Rubén Etcheverry, informó que desde la semana que viene se podrá ingresar a la página web del Municipio y constatar en tiempo real cómo está el agua. También se sumará la alternativa de una aplicación para ver la misma información en el celular.

Te puede interesar...

El equipo no medirá de manera directa la presencia de bacterias, sino cinco variables químicas que encenderán un alerta en caso de posible contaminación. Los datos que se observarán serán la temperatura del agua, el PH (acidez), la oxidación (potencial Redox), el oxígeno disuelto y la conductividad.

Etcheverry explicó que, si hay un aumento de temperatura y acidez “con menos oxígeno, eso indica probabilidad de contaminación y de bacterias”. En este caso, pedirán la intervención de Recursos Hídricos y la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas, que también tendrán los datos en línea en sus computadoras.

250.000 pesos le costó al Municipio adquirir los sensores. El intendente de la ciudad, Horacio Quiroga, justificó ayer la adquisición de los equipos de origen español, ya que “es importante tener esta información en línea para que esto no sea un secreto ni un misterio para nadie”.

Con el aval del gobierno nacional, se comprarán otros tres equipos que se instalarán en diversos lugares de la costa.

Este primer medidor costó 250 mil pesos y también es el primero en su tipo en el país con este uso. El Municipio se lo compró a la empresa porteña Rack2, representante en Argentina de la firma española Libelium, fabricante de los sensores.

Además, se logró el aval del Ministerio Nacional de Ciencia y Tecnología para comprar otros tres medidores, que se colocarán en balnearios y sobre la costa del Neuquén, en puntos aún a definir. Esos nuevos equipos costarán 1,7 millones de pesos, de los cuales el Municipio pagará 600 mil.

Cada medidor tiene un panel solar con autonomía de 23 días, una antena y tres extensiones con sensores que van debajo del agua. Su tamaño es menor a una caja de zapatos y transmite los datos con un sistema abierto, denominado “internet de las cosas”.

Durante la inauguración, el intendente Horacio Quiroga remarcó que no implica una solución para la limpieza del río pero que ayuda en la tarea de control. Lo comparó con un termómetro, que mide la fiebre e indica cuándo puede haber una enfermedad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído