La inversión para la implementación de los dispositivos, que serán verticales y de pared, ronda los 243 millones de pesos y buscará ser financiada por el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Edenohsa). Para ello, hoy viajarán a Buenos Aires representantes del organismo provincial para cerrar este y otros proyectos importantes de agua y cloacas para Neuquén (ver aparte).

En la actualidad, en la capital provincial sólo el cinco por ciento de los usuarios cuenta con medidor, mientras que, a través de este proyecto, se alcanzará a un tercio de ellos.

A su vez, el nivel de consumo promedio es más del doble que el que marcan los parámetros internacionales (300 litros por día por persona, mientras que en Neuquén llega a los 700).

“Hoy estamos produciendo el doble del agua que necesitamos. Si logramos reducir el consumo, vamos a mejorar la eficiencia”, indicó el concejal del MPN, Alejandro Nicola, que compartió ayer una conferencia de prensa en la sede del EPAS, que informó que la instalación de medidores tiene el aval de una ordenanza previa.

“Es impartir justicia y que cada uno pague lo que consume”, señaló por su parte Mauro Millán, presidente del organismo, quien agregó que lo que se busca, además, es lograr un ahorro del recurso, en lo que tiene que ver con bajar los costos de generación y el trabajo que les da a las plantas de tratamiento de líquidos cloacales el exceso de agua por derroche que llega al tendido.

“El agua que se ahorra en una vivienda se economiza en insumos, potabilización, energía, operación, horas extra de personal, incluso hasta baja el valor del costo del metro cúbico”, explicó.

La única ciudad de la provincia que hoy tiene todo el servicio de agua con medidores es Chos Malal.

65% Es el nivel de cobrabilidad del servicio de agua. Dentro de lo que pagan los usuarios, entre el 30 y el 35 por ciento cubre los costos del servicio, mientras que el resto se subsidia. El EPAS ya analizó revisar las tarifas.

Tarifa

El valor del agua que pagan los usuarios a través de la tarifa no se mueve desde octubre de 2016. El mes pasado, desde el EPAS se advirtió que existe la intención de readecuarla, debido al aumento de los costos de producción, distribución y mantenimiento del sistema de agua potable.

Hace dos años el organismo provincial había realizado un estudio técnico-económico para garantizar la actualización de una “tarifa justa”, anclada entre los ingresos y los costos para llevar el servicio a las distintas localidades, pero ya quedó desactualizada.

Además, este es uno de los temas que deben discutirse en el nuevo contrato de concesión que firmarán el EPAS y el municipio de Neuquén. Si bien en el texto del contrato figura que los usuarios sólo van a pagar el costo de las obras que se realicen en la ciudad, la intención del organismo provincial es que esto no suceda y que el Municipio absorba ese gasto. El argumento es que el EPAS nunca trasladó los costos de las obras a los usuarios en ninguna localidad.

CONTROL

Lo que busca este sistema de pago

Abaratar costos. Se quiere que todo el servicio en general sea más sustentable, evitando el derroche y la generación de más agua de la que se necesita. En Neuquén se consume el doble que el promedio mundial.

Equilibrio. Desde el punto de vista del consumo, se quiere implementar un sistema más justo, donde el usuario que más agua gasta pague lo que corresponda. Y que se haga un uso racional de este recurso.

Sistema de conducción. Bajar el consumo de agua redundará en aliviar el trabajo que deben hacer las plantas de tratamiento de efluentes cloacales, al encontrarse con menor cantidad de líquido. También se bajarán los costos de potabilización y de las redes de agua.

San Lorenzo Sur

Nueva planta de tratamiento

El 20 de este mes el EPAS inaugurará una nueva planta de tratamiento de líquidos cloacales en el barrio San Lorenzo Sur. La obra de saneamiento, consistente en dos módulos, va a beneficiar a 1400 habitantes.

Los líquidos tratados van a ser vertidos de manera transitoria al canal Rodhe, ya que una vez que esté concluida la colectora del oeste esos efluentes descargarán ahí. “Son aguas inocuas que irán de manera provisoria a un pluvial”, explicó Millán.

La colectora del oeste estará lista en dos años. Consta de dos conductos que cumplirán distintas funciones. Por un lado, tendrá 12 kilómetros de norte a sur, que se encargará de recolectar y almacenar los líquidos en el pozo de bombeo de Valentina Sur. Mientras que la otra parte, de 8,5 kilómetros, los transportará hasta al centro de tratamiento.

Harán obra para sectorizar cortes ante reparaciones

NEUQUÉN

Entre los proyectos que buscará cerrar hoy el EPAS con Edenohsa, figura la independización de mallas en las redes de agua. Se trata de una obra de 345 millones de pesos que va a permitir maniobrar de forma distinta ante la roturas de una cañería, delimitando la zona a reparar y sin afectar el servicio de un amplio sector de usuarios como ocurre cada vez que se hace una reparación. “La independización de mallas va a involucrar a una determinada cantidad de manzanas, cerrando una válvula para sólo un sector. Esto, además, va a mejorar el suministro para cuando existe un caso de baja presión”, explicó Mauro Millán.

Otra de las iniciativas que ya tienen factibilidad, con un presupuesto de $97 millones y que se intentará avanzar para una licitación en marzo o abril, es la ampliación de la colectora de la calle Lanín, que va de Saavedra a Olascoaga. Se aumentará un diámetro en cada tramo y se cambiará por material de fibra de vidrio, lo que va a posibilitar que deje de romperse. A su vez, se mejorará la capacidad de conducción de líquidos. Son 3000 metros que conectan directamente con la planta Tronador. “La idea es seguir aportando y colaborar con el crecimiento de la ciudad. Hoy el EPAS le puede garantizar el ciento por ciento del servicio de agua y cloacas”, destacó Millán.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído