Hasta cuando no se genera empleo, Añelo es un imán

Por semana llegan al menos cinco familias en búsqueda de trabajo.

Francisco Carnese

carnersef@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- El preocupante índice de desocupación que se conoció esta semana respecto del conglomerado Neuquén-Plottier tiene varias explicaciones y un eje neurálgico que está ubicado a unos 100 kilómetros, en Añelo, donde el imán que significa Vaca Muerta para todos aquellos que buscan un mejor porvenir juega un rol predominante.

Desde que se desató el boom petrolero, y pese a la crisis instalada en el último tiempo a partir de la caída del precio del crudo, no cesó la llegada de gente desde distintos puntos del país hacia esta localidad de la provincia de Neuquén.

Según datos que maneja el municipio, se calcula que unas cinco familias por semana arriban a Añelo en busca de trabajo.

Si bien en algunos casos se trata de puestos ya acordados en obras ligadas generalmente a la actividad hidrocarburífera, la mayoría ve frustrada la posibilidad de acceder a un empleo.

Tomas: La siempre latente ocupación de terrenos mantiene en alerta a las autoridades de Añelo.

De dónde vienen

El grueso corresponde a Mendoza, pero también hay salteños y tucumanos que viajan desde sus provincias hacia el Alto Valle y El Chañar para levantar las cosechas de peras, manzanas y uvas, y que después se quedan para buscar en Añelo algún trabajo vinculado al petróleo, ya sea en las propias operadoras o en las empresas de servicios.

“Las posibilidades de trabajo hoy son mínimas, los puestos disponibles los ocupa la gente que vive acá y no hay oferta laboral para quien viene de afuera”, comentó Darío Díaz, intendente de Añelo.

Esa gente, si no vuelve a su lugar de origen, se queda en esta ciudad petrolera haciendo alguna changa o se va a la capital neuquina con la esperanza de que allí tendrá más oportunidades. Y es la que luego pasa a engrosar parte de la masa de desocupados que tiene la provincia en la actualidad, calculados en 11 mil.

“La gente sigue viniendo a Añelo, las caras nuevas las vemos todos los días, pero en petróleo y servicios hoy hay más promesas de despidos que de incorporar personal”, advirtió Díaz, quien puso como ejemplo a una empresa que trabaja en un proyecto de sísmica con 130 operarios y que tiene solicitudes por 50 puestos de trabajo más. La merma se da, además, en Loma Campana, el principal yacimientos que tiene YPF en sociedad con la norteamericana Chevron; en El Orejano (a 60 kilómetros de Añelo), como así también en las plantas de arena y tratamiento de crudo que dependen de esta empresa bajo control estatal.

“Hoy sugiero, porque no es el mejor momento, que la gente no venga a Añelo en busca de trabajo. Los puestos disponibles los ocupa la gente que vive acá”. Darío Díaz. Jefe comunal de la localidad de Añelo

Construcción

En paralelo, la construcción y la habilitación de nuevos loteos también se frenó, al igual que algunas obras de infraestructura que se habían pensado para equiparar el desarrollo y la demanda que había generado en la zona el boom de los no convencionales.

Lo que continúa son los proyectos que comenzaron con anterioridad a la crisis petrolera.

La fuerte expectativa que aún hoy genera Vaca Muerta fue advertida esta semana por el propio gobierno provincial, a través del diputado del MPN Mario Pilatti, quien visualizó en este fenómeno parte de la explicación del 8,6 por ciento de desocupación que registró el conglomerado Neuquén-Plottier en la última medición dada a conocer por el Indec.

“Los flujos migratorios no se frenaron”, aseguró el legislador, en coincidencia con lo que se observa en Añelo, una ciudad que hasta no hace muchos años era la vedette de Vaca Muerta y que hoy enfrenta una seria crisis económica.

Según las cifras oficiales del Indec, en la región existen unos 11.000 desocupados que significan un 8,6% del total de la población en condiciones de trabajar.

A nivel nacional, las cifras desagregadas muestran que la subocupación total se ubicó en el 11,2 por ciento, lo cual arroja que en la Argentina hay un total de 20,5 por ciento de personas que tiene graves problemas de empleo, mientras que existe otro grupo (15,7 por ciento) que figura como ocupado.

El costo de alquilar sigue por las nubes

Pese a la situación descripta por el propio intendente de Añelo, el precio de los alquileres y las propiedades no bajó en esta ciudad.

Como si nada hubiese ocurrido y la actividad hidrocarburífera se encontrase en épocas de esplendor, los valores se mantienen al calor de lo que fue en su momento la fiebre de Vaca Muerta, incluso a riesgo de no ser ocupados.

El alquiler de un departamento de dos ambientes puede llegar a costar hasta 15 mil pesos.

La preocupación del municipio está centrada en la posible conformación de tomas.

De hecho, se indicó que algunos intentos debieron ser desactivados, a la vez que se regularizó el único asentamiento de este tipo que existe en la ciudad y que data de 2007. Por esa razón, las autoridades permanecen atentas a los movimientos en la localidad.

La crisis golpea al sector petrolero

Las principales agencias de recursos humanos de Neuquén informaron que en el primer semestre la cantidad de puestos de trabajo requeridos por las empresas alcanzó el 20% y que el sector más afectado fue el del petróleo.

En este diagnóstico coincidieron las firmas Randstad, Adecco y Manpower Group, quienes indicaron que junio fue el mes en que de manera más notoria se visualizó la merma en los pedidos de empleo solicitados.

Respecto de las expectativas para lo que resta del año, se constató que el 80% de los empleadores no prevé cambios en sus dotaciones de personal, que la intención de contratación del segundo trimestre en comparación con el primero fue de 1% y en comparación con el año pasado de 4%. En cuanto al petróleo, la expectativa de empleo se ubicó en -4% y representa la más baja del trimestre.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído