Herpes labial: ¿Qué es y cómo se contagia?

Se trata de un infección frecuente que se cura en dos a cuatro semanas y no deja cicatrices

Por Silvana Salinas - especial

El herpes labial, también llamado «fuegos febriles», es una infección viral frecuente. Se trata de un racimo de pequeñas ampollas llenas de líquido que suelen agruparse sobre los labios o alrededor de ellos. Una vez que las ampollas se rompen, se forma una costra sobre la llaga que queda. El herpes labial generalmente se cura en dos a cuatro semanas y no deja cicatrices.

Te puede interesar...

Puede contagiarse de una persona a otra por contacto cercano, por ejemplo, al besarse. Es causado por el virus del herpes simple (VHS-1), que tiene estrecha relación con el que causa el herpes genital (VHS-2). Estos dos virus pueden afectar la boca o los genitales y se transmiten a través del sexo oral. El herpes labial es contagioso aunque no se vean las llagas.

No existe cura para la infección por el virus del herpes simple y las ampollas pueden volver a aparecer. La medicación antiviral ayuda a que el herpes labial se cure más rápidamente y a que reaparezca con menos frecuencia, señalan los especialistas.

La mayoría de las personas se contagia cuando entra en contacto con el virus, sin embargo el 90 por ciento no presenta síntomas en la primera infección. En el restante 10 por ciento de los casos, unos 20 días después de producido el contagio aparecen vesículas (ampollitas) translúcidas en pequeños grupos que generan ardor, aún antes de su aparición.

Luego de esta infección inicial, el virus migra a las células nerviosas donde permanece latente.

“Diversas situaciones tales como el estrés, la fiebre, la menstruación o la exposición al sol pueden despertar al virus y originar nuevos episodios que producirán lesiones en el mismo lugar en el que aparecieron la primera vez, o en un punto próximo. Las recurrencias suelen ser más leves que la primera aparición”, destacaron expertos en dermatología del Hospital Universitario Austral.

Síntomas

Un herpes labial generalmente atraviesa varias etapas:

  • Hormigueo y picazón. Muchas personas sienten una sensación de picazón, ardor u hormigueo alrededor de los labios durante aproximadamente un día, antes de que aparezca una pequeña mancha dura y dolorosa y salga la ampolla.
  • Ampollas. Generalmente, aparecen pequeñas ampollas llenas de líquido a lo largo del borde exterior de los labios, donde se unen con la piel de la cara. El herpes labial también puede observarse alrededor de la nariz o en las mejillas.
  • Exudado y costras. Las pequeñas ampollas pueden unirse y luego explotar, dejando llagas superficiales abiertas que rezuman líquido y luego forman una costra.

Los signos y síntomas varían, según este sea el primer brote o una recurrencia. Las ampollas pueden durar varios días y tardar de dos a cuatro semanas en sanar por completo. Las recurrencias generalmente ocurren en el mismo lugar y tienden a ser menos graves que el primer brote.

Los niños menores de 5 años pueden tener herpes labial dentro de la boca y las lesiones frecuentemente se confunden con aftas. Las aftas solo afectan la membrana mucosa y no se deben al virus del herpes simple.

Las causas

El herpes labial es producto de ciertas cepas del virus del herpes simple. El virus del herpes simple de tipo 1 (VHS-1) generalmente provoca herpes labial. El virus del herpes simple de tipo 2 (VHS-2) generalmente causa el herpes genital. Sin embargo, cualquiera de los tipos puede provocar llagas en la zona facial o en los genitales. La mayoría de las personas que están infectadas con el virus que provoca el herpes labial nunca manifiestan signos y síntomas.

Los herpes genitales son más contagiosos cuando hay ampollas que rezumen, pero el virus igual puede transmitirse aunque no haya ampollas. Compartir utensilios para comer, afeitadoras y toallas, así como los besos, pueden contagiar el VHS-1. El sexo oral puede propagar el VHS-1 a los genitales y el VHS-2 a los labios.

Factores de riesgo

Alrededor del 90 por ciento de los adultos en todo el mundo, incluso aquellos que nunca tuvieron síntomas de infección, obtuvieron resultados positivos en la prueba para detectar el virus que causa el herpes labial.

Las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado tienen mayor riesgo de complicaciones a causa del virus.

En algunas personas, el virus que causa el herpes labial puede causar problemas en otras partes del cuerpo, entre ellas: puntas de los dedos, ojos, zonas generalizadas de la piel y otros órganos.

Prevención

El médico puede recetar un medicamento antiviral para tomar en forma regular cuando se contrae el herpes labial con frecuencia o hay mayor riesgo de complicaciones graves. Si parece que la luz del sol provoca la reaparición del herpes labial, aplica bloqueador solar en el lugar donde suele estar presente.

Para evitar propagar el herpes labial a los demás o a otras partes del cuerpo, se deben tomar precauciones:

  • Evitar el contacto piel con piel con otras personas mientras las ampollas estén presentes.
  • No compartir artículos.
  • Tener las manos limpias.

(Fuente: Mayo Clinic).

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído