El clima en Neuquén

icon
12° Temp
50% Hum
La Mañana hijo

Historia de amor en Zapala: un padre le donará un riñón a su hijo

Luciano a sus 27 años atraviesa una insuficiencia renal y se realiza un tratamiento de hemodiálisis crónica.

En el nombre del padre, en el nombre del hijo y en el nombre de un bendito trasplante. Esta es la historia de una familia zapalina que pone a prueba el amor extremo. Por esos raros designios de la vida y el destino de Dios un padre tendrá la posibilidad de extenderle la existencia a su propio hijo y darle una mejor calidad de vida: Un trasplante de riñón reforzará sus vínculos por siempre. Se trata de Mario “Chiqui” San Martín , de 45 años, (oriundo y descendiente de una familia tradicional de Mariano Moreno) que luego de un largo proceso está en condiciones de donarle un riñón a su hijo Luciano de 27 años. El joven desde corta edad sufre una insuficiencia renal. Y si bien con una dieta y tratamientos logró llevar relativamente bien su enfermedad. Pero hace 5 meses sus riñones le dijeron basta y aquí comenzó toda una odisea familiar que los pueblos de Mariano Moreno y Zapala esperan hoy que tenga un final feliz. Esta es la historia.

“Mi hijo desde muy chico tuvo infecciones urinarias mal curadas y mal tratadas, las trataban como otitis y efectivamente eran infecciones. Debido a eso a él le quedo un problema renal, por la fiebre y demás le produjo un daño en el sistema renal”, expresó Mario. El padre comentó además que desde esos momentos se le recomendó un tratamiento y medicación de por vida. “Debía cuidarse en las comidas, con la sal. Sin embargo, siendo un niño o en la adolescencia cuidarse en las comidas, hacer dieta y todo fue muy difícil. Durante muchos años él tenía los controles, medicación y tratamiento correspondiente”, sostuvo.

Te puede interesar...

Con esas limitaciones transcurrió la vida de Luciano hasta que termina la secundaria y al independizarse sigue con la medicación pero la evolución no fue la esperada. “En 4 o 5 años su función renal se fue deteriorando por eso de que en su adolescencia fue muy difícil poder y sostener las dietas para este tipo de afecciones. Luciano básicamente tiene un reflujo bilateral vesicoureteral de grado 4 que es uno de los más avanzados, hoy él tiene un problema renal crónico”.

Transplante familia hijo zapala amor (7).jpg

A partir de este panorama incierto llega el año 2018 cuando un fuerte dolor de espalda obliga a Luciano a acercarse a una Clínica de esta ciudad. “Allí le diagnosticaron cálculos renales. Le hacen los estudios correspondientes y en una ecografía el Doctor Ibarrolaza le recomienda que se haga tratar los riñones”, relató Mario.

Desde ese momento, Luciano se acercó a sus padres y ellos toman la decisión de acompañarlos a hacerse todos los estudios. “Llegamos a la conclusión de que su función renal y sus riñones estaban muy deteriorados e hicimos las consultas en el Centro de Diálisis con el doctor Raúl Gaggiotti y ahí comienza toda esta odisea”, contó el aguerrido papá.

El 2019 se presentó con muy pocas certezas y la incertidumbre empezó a reinar de a poco. Al final del camino había una posibilidad de ganar la batalla que se les venía presentando. “Ese año nos comentaron que mi hijo podía irse de diálisis y el trasplante asomaba como una posibilidad. La decisión nuestra fue que tanto mi esposa, sus hermanas y yo nos ofrecimos para ser donantes. Mi esposa y mis hijas no eran del mismo grupo sanguíneo así que fueron descartadas, el único con toda la compatibilidad era yo. Nos hicimos los estudios de histocompatibilidd y salió positivo”, contó esperanzado Mario. Agregó que “es una gran decisión, tomada con la familia, muy contento de poder ayudar a que él tenga una mejor calidad de vida, que pueda reproducirse y que tenga una vida normal como cualquiera de nosotros”.

Transplante familia hijo zapala amor (4).jpg

-> La posibilidad del trasplante

Luciano San Martín es un joven alegre, divertido y con una carga de esperanza que inunda su corazón de felicidad después de tantos años de llevar a cuestas esta insuficiencia renal que hoy lo mantiene a un paso de un trasplante repleto de sanidad y amor. “Quería contarles mi historia. Junto a mis papás nos encontramos en Buenos Aires Capital”, dijo con voz firme y segura del otro lado del teléfono. Continuó diciendo que “desde el año 2018 venimos con análisis, estudios y combatiendo a esta enfermedad la cual es irreversible. En el año 2019 mis valores renales se fueron muy altos y en el Centro de Diálisis nos comentan que había dos alternativas: un trasplante renal o el tratamiento de hemodiálisis crónica. Teníamos que irnos prepararnos para eso, asimilando la enfermedad y las alternativas”.

Al presentarse la posibilidad del trasplante su familia no dudó en ponerse a disposición y finalmente su padre era el único que biológicamente podía ayudarlo. Allí también surge la posibilidad de contactarse con un médico del Hospital Castro Rendón, el doctor Matías Melideo y segundo jefe de la unidad de Trasplante Renal, Comienzan con ese profesional una serie de estudios, el más importante el de Histocompatibilidad. “Hicimos el estudio de histocompatibilidad obteniendo que mi papá era muy compatible y eso abrió la puerta para un posible trasplante. Con esa noticia los ánimos cambiaron ya que se abría una ventanita, una alternativa a mi recuperación”, contó el joven.

Transplante familia hijo zapala amor (5).jpg

Relató además que en el transcurso de todo el año 2019 fueron infinidad de viajes de ida y vuelta a Neuquén para hacer estudios y a finales de ese año le informan que sus valores renales se habían ido muy altos y que iban a apurar el trasplante. “Llegamos al mes de febrero del 2020, solo faltaba un pre quirúrgico y una reunión con la Unidad de Trasplante Renal de Neuquén y la fecha estimada de la intervención era entre marzo y abril de ese año”, dijo Luciano. Sin embargo, la pandemia apenas declarada echó por tierra todas sus ilusiones y esperanzas de cualquier procedimiento. “Volvimos a cero. Ya en el mes de agosto mi cuerpo no aguanta más y comienzo con hemodiálisis crónica en el centro de Diálisis de Zapala”, sentenció. El peor miedo se hacía realidad.

Esta situación provocó que Luciano periódicamente concurriera a su diálisis, al final tres veces a la semana (martes, jueves y sábados).

Transplante familia hijo zapala amor (1).jpg

-> Un dolor que no terminaba nunca

“Al principio mi cuerpo aguantaba el tratamiento, mi organismo lo soportaba, pero ya en noviembre mis riñones no funcionaron más, desde ahí no elimino más líquido, lo que consumo, lo acumulo y en diálisis me lo tienen que eliminar. El tratamiento ya no era como el principio, dura 4 horas, eliminan todo lo que consumo y las toxinas de la sangre”, relató con angustia.

En el mes de enero de este año surge nuevamente posibilidad del trasplante, esta vez un poco más lejos. “Desde Neuquén y Zapala se comunicaron con el Hospital Italiano de Buenos Aires, el cual continúa realizando intervenciones. A partir de ahí se comenzó con una serie de trámites con el firme acompañamiento de la familia y de cercanos. Nos llevó varios meses el tema de las aprobaciones y hoy finalmente logramos venir a Buenos Aires y acá estamos con toda la ilusión”, sostuvo Luciano.

Agregó que “en este Hospital nos dijeron que faltan un par de aprobaciones y que hay que actualizar los datos, ya que los últimos fueron hace un año. Hay que evaluar y tratar de concretar a la brevedad rogando que no se vuelvan a cancelar las cirugías y que se pueda llevar a cabo”, se ilusiona.

A la hora de los agradecimientos Luciano dijo que “quiero agradecer a toda la familia y cada una de las personas que nos manda buenas energías y nos apoya para poder lograr este gran sueño de poder tener una vida normal, cuidándome como siempre”. Entre esas valiosas personas nombró a Víctor Tillería.

“Agradecer a la persona más importante de esta historia, que es mi papá, que sin su voluntad de donarme esto no sería posible”, dijo muy emocionado.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

3.921568627451% Me interesa
87.581699346405% Me gusta
1.9607843137255% Me da igual
1.3071895424837% Me aburre
5.2287581699346% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario