Horacio Quiroga y el arte de las cortinas de humo en la ciudad

POR ALEJANDRO NICOLA / Presidente del bloque de concejales del MPN

Horacio Quiroga intensificó su campaña contra el gobierno provincial con una estrategia poco novedosa: culpar al EPAS de todos los males de la ciudad. Con cortinas de humo mediáticas, pretende ocultar una verdad incontrastable: el Municipio es el responsable de garantizar la prestación del servicio de agua y saneamiento en la ciudad, mientras que el EPAS es apenas la empresa prestataria. El marco regulatorio es claro al indicar que “la autoridad de aplicación ejerce el poder de planeamiento, regulación y fiscalización” y su objeto “es asegurar la calidad, continuidad y regularidad de los servicios, la protección de los usuarios y de la comunidad en general, la fiscalización y verificación del cumplimiento de las normas vigentes y del contrato de concesión”.

A siete años de sancionado, no se ha podido sellar el contrato de concesión y en la estructura de gobierno municipal no están designados los funcionarios que deberían cumplir con las funciones del marco regulatorio vigente.

Te puede interesar...

El municipio incumple sus obligaciones en materia de agua y saneamiento, mientras que el intendente está pendiente en cargar las tintas contra el EPAS.

Por su lado, el EPAS lleva a cabo todas las tareas que le confiere el marco regulatorio: ejecuta los planes de operación, mantenimiento, inversión y mejoras y opera los bienes e instalaciones afectadas al servicio, además de llevar a cabo obras millonarias como el acueducto Mari Menuco, la Colectora Central Máxima, la ampliación de la Planta Tronador o la Colectora del Oeste 2, obras planificadas para hacer frente al crecimiento de la ciudad, financiadas con fondos provinciales o de Nación.

Quiroga alardea de un presupuesto municipal equilibrado, algo posible gracias a que las grandes obras corren por cuenta de la Provincia. Rubricar el contrato de concesión es imperioso no sólo para mejorar la calidad del servicio, sino también para dejar en claro obligaciones y derechos de cada una de las partes y definir las tarifas, que hoy no reflejan los costos económicos que demanda el servicio. Es hora de dejar de lado las chicanas oportunistas de época electoral y evolucionar hacia una ciudad con planificación y servicios que estén a la altura de la demanda de una sociedad pujante.

El servicio de agua y cloacas es un derecho de los habitantes y una obligación ineludible para el municipio.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído