El clima en Neuquén

icon
Temp
94% Hum
La Mañana hoteles

Hoteles alojamiento: ¿cómo los cambió la pandemia?

Con las restricciones, los neuquinos modificaron sus hábitos.

La pandemia cambió las costumbres de la gente a la hora de relacionarse, trabajar, divertirse, hacer deportes e incluso mantener encuentros íntimos fuera de sus hogares.

Los hoteles alojamiento –denominados “telos” en la Argentina- fueron uno de los tantos rubros comerciales que se vieron afectados por las restricciones y la modificación de los hábitos de sus clientes.

Te puede interesar...

La franja horaria que solía ser la más frecuentada ya no existe. Hay posibilidades de concurrir de día o en las últimas horas de la tarde. También disminuyó drásticamente el consumo de alcohol y se modificó el grupo etario que habitualmente concurría a estos lugares antes de que llegara la peste.

Alejandro es uno de los encargados de dos hoteles alojamiento en la ciudad de Neuquén que pertenecen a una misma empresa, Íntimo y KGB, aunque ambos establecimientos son distintos. Uno tiene más comodidades y espacios, y el costo del turno de dos o tres horas es elevado. El otro cuenta con los servicios básicos y un precio mucho más accesible.

“La actividad se redujo un 60% porque los horarios que quedan disponibles no son los convencionales”, indicó. Explicó que los moteles están abiertos desde las 8 de la mañana hasta las 22 y que se perdió la franja horaria fuerte de la 1 hasta las 4 de la madrugada.

Las restricciones a la circulación y el cierre de lugares de entretenimiento como el casino –lugar desde donde suelen salir muchos de los clientes- fueron un duro golpe para la actividad, que ahora, con las nuevas medidas de prevención, trata de mantenerse para que la caída no sea tan dura.

“Afortunadamente, algunos gastos bajaron porque estamos cerrados a la noche. Hoy no tengo que pagar las facturas de gas o de la luz, que son servicios carísimos”, explicó. No obstante, reconoció que tuvo que hacer ajustes en los dos lugares para evitar pérdidas mayores. Por caso, en los dos hoteles trabajan hoy nada más que cinco personas, cuando antes de la pandemia había prácticamente el doble de empleados.

La restricción a la circulación y el cierre obligado a la noche fueron un golpe duro para la industria de los hoteles alojamiento.

Comportamiento

Con estas modificaciones obligadas, el comportamiento de la gente también cambió. Hoy, los horarios más elegidos por los neuquinos para tener un encuentro íntimo son a partir de las 16 y hasta el cierre, a las 22, aunque también están los que concurren en horas de la mañana. Indicó que suelen ser tres o cuatro personas que prefieren ese horario y no a la tarde.

Edades

El encargado explicó que otro cambio importante que se nota en tiempos de COVID es la edad de los clientes. Hoy, la gran mayoría ronda entre los 30 y 45 años, y también hay muchos jóvenes. Desaparecieron los concurrentes veteranos de más de 50 años, probablemente por miedo a los contagios porque pueden ser personas con factores de riesgo. “No lo sabemos exactamente porque no los vemos, pero nos damos cuenta de las edades que tienen aproximadamente”, indicó.

Dentro de los moteles, el consumo de la clientela también cambió. Hoy se gasta mucho menos y prácticamente nadie toma alcohol. Una de las razones puede ser la crisis económica; otra, los controles de alcoholemia que, aunque se hacen más tarde, funcionan en la ciudad durante los fines de semana.

Mantenerse

Sin embargo, Alejandro es optimista con respecto al futuro y, mientras tanto, trata de adaptarse a la nueva realidad. Dice que muchos también concurren para disfrutar los servicios que tienen los hoteles alojamiento, como el jacuzzi, las instalaciones o la música.

“La gente aprecia mucho tener un lugar donde ir para hacer algo distinto, más allá de un encuentro íntimo”, reflexionó.

Por este motivo, dice que su empresa decidió extender el turno de dos a tres horas para quienes quieran quedarse un poco más. “No les cobramos un extra. Queremos que disfruten de nuestras instalaciones”, aseguró.

El encargado reconoció que no sabe cuándo volverá la normalidad a la ciudad, después de un año de restricciones por la pandemia.

“No creo que haya una reactivación tan rápido. Tratamos de mantener los hoteles y nuestros puestos de trabajo”, sostuvo.

El tiempo, la cantidad de contagios y la campaña de vacunación dirán dentro de poco si los neuquinos podrán volver a la normalidad a la hora de buscar intimidad en estos lugares.

3500 pesos

Es la tarifa más alta que se puede llegar a pagar por una suite de un hotel alojamiento. De acuerdo con los servicios y las dimensiones con que cuente la habitación, el precio puede bajar hasta los 2000 pesos.

Los albergues transitorios y su historia

La historia de los albergues transitorios en la Argentina se remonta a 1937, en la ciudad de Buenos Aires.

La actividad nació ese año luego de que el Congreso de la Nación sancionara la Ley de Profilaxis que obligó el cierre de centenares de prostíbulos. Por aquel entonces, las enfermedades venéreas eran cada vez más comunes y el mundo todavía no conocía la penicilina, el medicamento más eficaz para su tratamiento. Con el cierre de los locales donde se ejercía la prostitución, comenzaron a aparecer lugares más seguros donde concurrían personas de a pares para poder mantener relaciones sexuales.

Hasta 1962, estos alojamientos se llamaron posadas, y posteriormente comenzaron a denominarlos albergues transitorios.

Esas primeras posadas eran propiedades de dos o tres cuartos donde a los clientes se los atendía primero en una recepción y luego se les asignaba una habitación para que pasaran la noche.

Por lo general, las comodidades y servicios eran mínimos, más allá de la cama o el baño, que muchas veces era compartido con otros huéspedes.

Con el paso del tiempo, este tipo de alojamientos fue creciendo y los prejuicios hacia el hospedaje también fueron desapareciendo hasta convertirse en la actualidad en una industria expandida en cada pueblo y ciudad de todo el país.

Hoy se ofrecen todo tipo de servicios –algunos de lujo-, lo que hace que los precios lleguen a igualarse con cualquier hotel convencional.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

21.052631578947% Me interesa
56.315789473684% Me gusta
10.526315789474% Me da igual
5.2631578947368% Me aburre
6.8421052631579% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario