Indiferencia en Malta ante el arribo del barco Lifeline

Unos 238 migrantes llegaron a ese puerto tras días en el mar.

Malta. Nadie en el puerto de Malta, ocupado principalmente por policías, militares, personal sanitario y asesoras del Gobierno de tacos altos y traje de chaqueta, respondió al saludo entusiasmado del pasaje del Lifeline, el barco que llevaba seis días navegando en el Mediterráneo en busca de un puerto seguro donde desembarcar a 238 migrantes rescatados de ahogarse en el mar. A diferencia de la recepción del Aquarius en Valencia hace diez días, en Malta no había un ejército de ONG, ni un gran despliegue mediático, ni nervios de voluntarios o traductores, sino más bien el reflejo de la resistencia del gobierno maltés a recibir el barco de rescate, propiedad de una ONG alemana.

Un grupo de médicos de Sanidad Exterior entró al barco acompañado por la Policía. Los tres bebés que iban en el barco fueron trasladados al hospital con sus madres.

El resto del pasaje fue conducido en micros de la Policía hasta un centro en Marsa, un pueblo que acoge buena parte de los inmigrantes que se instalan en este país mediterráneo. En ese centro, los inmigrantes podrán solicitar la protección internacional y ver a cuáles de los ocho países que aceptaron recibirlos podrán ir.

Fuera: El gobierno maltés aceptó recibirlos con la condición de que sean reubicados pronto.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído