Infierno en la luna de miel

Un futbolista recién casado llegó a Tailandia y quedó detenido.

Tailandia. Nunca imaginó que su luna de miel sería un infierno. Hakeem Al Araibi, nacido en Bahrein hace 25 años, fue detenido en el aeropuerto de Bangkok el 27 de noviembre, cuando llegó a Tailandia con su mujer. En ese entonces, vivía en Australia, país en el que fue reconocido como refugiado en 2017 y donde jugaba para el Pascoe Vale FC. Pero los problemas para Al Araibi habían comenzado mucho antes. En 2012, fue detenido por su presunta participación en las manifestaciones de la Primavera Árabe, que se habían extendido hasta su país de origen. El futbolista, que ahí tenía 19 años, fue acusado por su hermano Emad (también detenido) de arrojar cócteles molotov a una comisaría.

Por su parte, Al Araibi declaró que en el momento en el que ocurrió ese episodio se encontraba disputando un partido, el cual había sido televisado. Igualmente, quedó detenido durante 45 días. Ahí denunció que los policías “pasaron tres horas pegándome con fuerza en mis piernas, mientras decían: ‘Te romperemos los huesos, destruiremos tu futuro, nunca volverás a jugar al fútbol con estas piernas’”.

Te puede interesar...

“Este no es sólo el caso de un jugador joven, se trata de un refugiado que no ha visto a su esposa durante dos meses. Él es un sobreviviente de la tortura a la que fue sometido. Esto no está nada bien”. dijo Craig Foster, Ex capitán de la selección de fútbol de Australia

Luego de salir bajo fianza, aprovechó la oportunidad para huir de Bahrein. Primero se fue a Irán, luego a Malasia, después a Tailandia y, finalmente, en el 2014 aterrizó en Australia. Desde entonces, vive en Melbourne y juega en el fútbol amateur. Al estar fuera de su país, fue juzgado en ausencia por vandalismo en la comisaría y sentenciado a diez años de cárcel. Al Araibi le apunta al jeque Salman Bin Ibrahim Al-Khalifa, miembro de la familia real gobernante de Bahrein y presidente de la Confederación Asiática de Fútbol, alegando que este debe ser investigado por la tortura masiva de atletas que habían protestado contra la familia real en 2011.

Tras casarse en Australia, el defensor central bahreiní fue detenido en el Suvarnabhumi Airport de Bangkok por una alerta de Interpol emitida por el gobierno de Bahrein, rompiendo así las reglas de la misma organización policial, ya que se emitió en contra de un refugiado, y a pedido del país del que había huido. “No me envíen a Bahrein”, fueron las palabras de súplica de Al Araibi en el juicio. Su temor es que si lo devuelven a su país, sea nuevamente torturado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído