En nuestra región, hoy con un billete de cien pesos se compran la mitad de cosas que hace dos años. Por eso, una familia neuquina necesita ganar el doble que a principios de 2017 para no caer en la pobreza. Antes, con $15 mil al mes era suficiente; ahora, el piso son $30 mil.

Te puede interesar...

Los que no lograron duplicar su sueldo en estos 24 meses perdieron en la carrera contra los precios. Y si estaban ajustados al comenzar el 2017, hoy quedaron con las cuentas en rojo.

Aunque muchos notaron el aumento en sus bolsillos, ahora hay cifras oficiales que lo confirman. Las publicó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en el informe sobre pobreza y costo de vida de esta semana.

En la ciudad de Neuquén, el Indec mide la pobreza con una canasta de productos patagónica, que toma en cuenta los precios más baratos en la región para comer, tener un techo, vestirse, moverse y acceder a atención médica y recreación.

La última medición disponible es de diciembre de 2018. Según el organismo, una familia neuquina de cuatro integrantes, dos adultos y dos pequeños, necesitó $29.781 en ese momento para no ser pobre. En un hogar con tres hijos o con dos que ya terminaron la primaria, el piso fue de $31.323.

Recuadro-pobreza-página3.jpg

Esos montos marcan la nueva frontera entre los neuquinos que viven con privaciones y los que ganan lo suficiente para enfrentar el día a día. No se incluyeron los aumentos de precios del verano de 2019 porque esa información aún se está procesando.

El dato de fines del año pasado evidenció que, en un lapso de dos años, la canasta básica en la región se duplicó.

Según el informe del Indec de diciembre de 2016, una familia neuquina de dos adultos y dos chicos necesitaba entonces $15.431 para no ser pobre, o sea, la mitad que ahora.

Si se lo mira del lado de los precios, lo que valía $10 hoy cuesta $20. Por eso, desde la perspectiva de los salarios, hay que ganar el doble para mantenerse fuera de la línea de pobreza.

Sin ir más lejos, entre diciembre y junio del año pasado, la canasta básica aumentó un 30% en Neuquén, un salto más que considerable.

La misma familia de un matrimonio y dos pequeños que toma como referencia el Indec necesitó $22.952 para vivir sin privaciones a mediados de 2018 y, seis meses después, hacían falta $6829 adicionales para cubrir los mismos gastos.

A ese ritmo, los billetes violetas cada vez vuelan más rápido del bolsillo de los neuquinos.

¿Quiénes son los que menos cobran?

En promedio, Neuquén tiene los sueldos más altos del país. Sin embargo, hay sectores con salarios por debajo de la línea de pobreza. En general, los que no ganan lo suficiente para cubrir la canasta básica son quienes trabajan en el campo, la docencia y el turismo.

Según datos del Ministerio de Trabajo nacional, el sueldo promedio en Neuquén en diciembre de 2018 fue de $55.684.

Esa cifra representa el bruto, sin descuentos por cargas sociales, de modo que el monto de bolsillo es menor. Tampoco toma en cuenta a quienes trabajan en negro o en el Estado.

Si se diferencia por actividad, siempre dentro del empleo privado registrado, la remuneración más alta se la llevan los petroleros, que cobraron $115 mil de bruto en promedio a fines de 2018.

En el otro extremo están los que no ganaron lo suficiente para cubrir los 30 mil de la canasta básica, que en general trabajan en actividades rurales, colegios, restoranes y hoteles.

Los-docentes-entre-los-peores-pagos-página-3.jpg

A fines del año pasado, el sueldo más bajo en Neuquén fue el de los pesqueros, con un promedio de $16 mil de bruto.

Le siguieron los que se dedican a la agricultura y ganadería, con una media de $20 mil.

En la enseñanza privada, los salarios de diciembre oscilaron los $24 mil de bruto.

Para las escuelas estatales, aunque no se publican estadísticas, el gobierno de la provincia de Neuquén difunde el sueldo testigo, que para un maestro con 10 años de antigüedad fue de $23 mil de bolsillo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído