El clima en Neuquén

icon
18° Temp
18% Hum
La Mañana platos

Insólito: comió tanto que lo echaron de un tenedor libre

João Carlos Apolonio consumió 15 platos de pasta, pidió 8 más y le pidieron que se fuera del local gastronómico. Ocurrió en Brasil

La mesa estaba repleta de platos vacíos, pero él quería más. Llamó al mozo y el hombre se acercó una vez más pensando que ahora sí ya cerraría su consumo, pero lo que ocurrió fue exactamente lo contrario: "Te pido ocho platos más, ¿puede ser? Cuatro porciones de lasaña y otras cuatro de ñoquis".

La escena ocurrió en un restaurante de San Pablo donde este pintor se volvió famoso por unos días. Es que después de que consumiera 15 platos de pasta, los dueños del negocio lo invitaron a retirarse. Indignado, João Carlos Apolonio grabó un video que se viralizó en las redes sociales cuestionando la promesa incumplida por el local.

Te puede interesar...

Como tantos otros restaurantes bajo este formato, la promoción establecía que el cliente podría comer todo lo que quisiera por un costo de 19,90 reales. Pero el pintor superó las expectativas. "Estaba buscando el lugar más barato para almorzar. Cuando vi este lugar que ofrecía platos de pasta a gusto por 19,90", contó João. "Ni siquiera tenía mucho hambre, porque a la mañana me había comido ocho panecillos", señaló el hombre que sorprendió a todos en Rodízio de Massas & Coxinhas Ragazzo.

ZIIGPOQMGJFMNNSSLBUYVL4JEY.webp

¿Cómo es que come tanto? "Yo trabajo en obras, soy pintor y como mucho porque gasto mucha energía", explicó en la TV de Brasil y siguió: "Al principio todo iba bien, me pedí 10 platos y me los trajeron". En ese momento, al traer aquel enorme primer pedido, el camarero del establecimiento le advirtió que, si no consumía todo lo que pedía, el pintor tendría que pagar una especie de multa de 9,90. João sonrió y respondió: "Me vas a pagar para que deje de comer".

Dicho y hecho, João no sintió aquella primera tanda de pedidos y siguió con cinco más: tres ñoquis rellenos y dos fideos. Desde la cocina le sirvieron platos más cargados. Pero eso tampoco lo frenó, el hombre comió todo y encargó ocho platos más: cuatro lasaña y cuatro ñoquis. "El camarero me miró con los ojos muy abiertos y le aclaré que con este último pedido ya completaba y no iba a seguir porque había comido ocho panecillos en la mañana", contó entre risas.

El mozo se dio vuelta y João Carlos observó algunos movimientos extraños entre el personal del lugar. Al rato apareció una persona que hasta el momento no había sido vista en el salón. Era uno de los dueños que se acercó al pintor más famoso de Brasil y le dijo que se fuera.

La charla final: "El gerente me llamó para hablar y me pidió que me fuera. ‘Por favor, ¿aceptaría una propuesta? No tienes que irte, no te estamos obligando, pero si te vas ahora te devolvemos el dinero y no tienes que pagar nada’, me dijo el dueño del local".

Ante semejante repercusión, los dueños del restaurant negaron que lo hayan echado del lugar. Pero eso no alcanzó para calmar la ola viral que se había desatado así que decidieron cambiar la estrategia. Se contactaron nuevamente con el pintor y ahora sí le permitieron que comiera todo lo que quisiera. En total fueron 35 platos los que comió João Carlos Apolonio en esta segunda jornada. "Este es el resultado de dejarme comer lo que quiera", bromeó el pintor.

El local Rodízio de Massas & Coxinhas Ragazzo tenía una promoción que le resultó muy tentadora al pintor. Pero no contaban con que el trabajador iba a consumir tantos platos.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

21.428571428571% Me interesa
25% Me gusta
28.571428571429% Me da igual
0% Me aburre
25% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario