El clima en Neuquén

icon
16° Temp
36% Hum
LMNeuquen salud

Inspiró una cadena solidaria para agradecer al personal de salud

Junto con 75 chicos de su grupo de scouts, escribió tarjetitas y cocinó tortas fritas para repartir entre los distintos hospitales de la ciudad. Su gesto llegó a oídos de otras comunidades y ya se replica en nueve localidades de Neuquén y Río Negro.

Para los problemas del mundo tenemos nuestras manos, piensa Claudia Miranda, de 52 años. “Algo se debe poder hacer ahora que tenemos pausado el abrazo”, recalcula. Ella es una mujer suave, que habla despacio y en un tono delicado, pero cuando lo hace es porque está buscando una solución o, por lo menos, esbozando una.

Estábamos en el mes seis de pandemia, había sido el Día del Scout el 5 de septiembre y Claudia mantenía las reuniones por Zoom con el grupo que coordina desde hace cinco años en la parroquia Inmaculada Concepción en calle Antártida Argentina. “Llegó un momento en que una compañera que es docente dijo de hacer alguna acción y le dimos forma con esta campaña de agradecimiento al personal de salud y a todos los que trabajan para cuidarnos en esta situación, como policía y defensa civil”, explica.

Te puede interesar...

Luego, la llevaron a cabo. Y para su sorpresa, la idea adquirió un despliegue inusitado. “Les propusimos a los más chiquitos del grupo si querían recortar manitos y corazones con frases de agradecimiento para la gente de salud, y cuando los pasamos a retirar nos encontramos con que no solo ellos habían escrito, sino que todos los miembros de las familias se habían sumado y tenían su corazón. Fue muy lindo”, cuenta.

p06-f2-nqn(SCE_ID=466608).jpg

Ella es mamá de cuatro hijos y se unió a los scouts neuquinos hace 15 años, motivada por la participación de su hija más grande. “Ahora somos más de 75 entre jóvenes, niñas y niños. Nos llamamos Carlos de Foucauld, un grupo profundamente solidario”, relata Claudia. “En esta cruzada de agradecimiento, nos pusimos muy contentos cuando vimos la respuesta, pensamos que por los miedos no iban a querer participar tantos, pero fue al revés, se sumaron y sobre todo los jóvenes fueron el motor”, recalca.

“Todo el personal de salud está muy comprometido, están agotados. Y en estos momentos que tenemos pausado el abrazo, teníamos que llevar un gesto para que se sepan acompañados”.

Corazón con corazón

A la actividad la llamaron “Corazón con corazón” y la consigna pedía dibujar o recortar una forma con un mensaje amoroso y protegerla con un folio para guardar las medidas de sanidad. Además de eso, la otra parte -rica- de la cuestión incluía la fritada masiva de tortas fritas para entregar por docenas en las distintas dependencias de salud. “Todo el personal de salud está muy comprometido, más allá de que sea su trabajo, están agotados. Y en estos momentos en que no podemos abrazarnos, teníamos que llevar otro gesto para que se sepan acompañados”, argumenta la mujer, que está convencida de que los reconocimientos se hacen en el momento, “cuando las personas protagonistas pueden disfrutarlos”.

Primeramente, fueron a hacer la entrega al Espacio Duam, a la Comisaría Tercera, al SIEN, al Hospital Heller y también llevaron a un grupo de costureras que hacen uniformes para médicos, enfermeros y auxiliares. “La segunda vez hicimos la recorrida el 21 de septiembre. Para esa acción ya se nos había unido un grupo del oeste, los scouts Talita Kum, y además me llamó la directora del jardín maternal Tomasito de Cipolletti preguntándome si podían hacer lo mismo, y obviamente, como estas acciones son bienvenidas, no necesitan permiso”, recuerda Claudia.

p07-f3-nqn(SCE_ID=466613).jpg

Con este impulso, la cruzada comenzó a ser más conocida y los ecos llegaron a Plottier, Centenario, Cinco Saltos, Allen, Fernández Oro, Maquinchao, Bariloche y Viedma, lugares donde también se hicieron las corazonadas y las tortas fritas. “Más que contentos de que pudiera expandirse. Fue conmovedor, nos quedamos con el brillo de sus ojos. Con la sorpresa y la alegría detrás de los barbijos”, dice emocionada.

La organización, el trabajo mancomunado, la solidaridad y la empatía son algunos de los valores que el grupo Carlos de Foucauld alzan como banderas. Por eso, el botón de este “dispositivo agradecimiento” se apretó cuando Claudia tuvo en mente un plan sistematizado de cómo se iba a llevar a cabo. “En ningún momento nos juntamos, por obvias razones, ¿no? Nos organizamos para que los chicos y jóvenes creen en su casa, dejen el regalito en un punto en común y después yo iba a repartirlos en mi auto a los lugares que habíamos acordado, llevando el mensaje de todos. Lo mismo con las tortas fritas: se hacían en mi casa y en otras más, con las normas de seguridad, debidamente empaquetadas, las pasaba a buscar y las llevaba para repartir”, aclara.

“Fue conmovedor, nos quedamos con el brillo de sus ojos detrás de los barbijos”.

p07-f1-nqn(SCE_ID=466609).jpg

En este lío

Sin duda que el equipo de scouts quiere volver a cocinar y a dibujar, pero hace cosa de tres semanas, Claudia pensó que quizá era más conveniente frenar las entregas dado que Neuquén había tenido –y todavía mantiene- un notable crecimiento en la cantidad de contagios y fallecimientos por coronavirus. “Vamos a volver a hacerlo. En el Castro Rendón, en el Bouquet Roldán, en los centros de salud, allí hay mucha gente a la que queremos llegar y agradecer. No hicimos nada durante octubre porque la situación es crítica y estamos aguardando como se pidió, tratando de quedarnos en casa”, reflexiona.

Tal vez a alguno le suene su cara, otros la vean por primera vez. Pero muchas personas que la admiran y piensan como ella la postularon como “heroína cotidiana”, una iniciativa del Ministerio de Ciudadanía que busca conocer a las personas que, con su labor o acciones, realizan cambios positivos en su entorno y son dignas de conmemorar. Claudia tal vez no sepa eso, o sí; lo importante es que sigue tejiendo lazos para llegar ahí donde la necesidad hace agujeros en la panza y en el alma.

“Tomar conciencia de que estamos en una situación imprevista, cuidarnos, estar atentos, es una responsabilidad personal. Tengo que cuidarme por mí, por mi familia y por el otro”, subraya. “Hay personas que necesariamente deben salir a trabajar, pero si hay otras que no deben hacerlo, que se queden en casa; o que si salen lo hagan con barbijo, con distancia, respetando los protocolos. El sistema de salud está colapsado y muere gente que no tiene COVID-19 porque las camas están ocupadas por este virus. Es muy triste. Tomemos conciencia. Seamos solidarios”, finaliza.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

3.4188034188034% Me interesa
91.452991452991% Me gusta
0.85470085470085% Me da igual
4.2735042735043% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario