Íntima y ecléctica

Loli Molina llega hoy a las 21:30 a la UNCo con su último disco, Rubí. La joven, una de las voces más encantadoras de Latinoamérica, contó que su producción independiente es "romántica y emocional".

Neuquén
El amor por la música fue un camino de ida. El piano y la guitarra marcaron los inicios de una formación ecléctica que incluye incursiones en el género clásico, los cantos gregorianos, el jazz, la música vocal de la India y el rock, entre otros estilos. Con apenas 28 años, la cantante, guitarrista y compositora argentina Loli Molina se consolida como una de las voces más encantadoras de América Latina. Con tres discos en su haber, la ganadora del premio MTV Latino como Artista revelación del cono sur en 2009 llega a Neuquén para presentar su último álbum, Rubí. Hoy, a las 21:30, dará un show en el Aula Magna de la Universidad del Comahue (Avenida Argentina 1400) junto a Zezé Nou que abrirá el espectáculo como artista invitado. Mañana a las 23 tocará en el Complejo Multiespacio Mapuche de Cutral Co y pasado, a la misma hora, en PizzaRoom Bar (Chos Malal).

En diálogo con LM Neuquén, Molina adelantó cómo será su presentación en la UNCo: "Voy muy entregada y contenta de poder tocar por primera vez en Neuquén. Seré yo con mi guitarra eléctrica y mis pedales. Haré un repaso por la música de mis otros discos y también de Rubí. Pero no lo planeó mucho", contó. "En el escenario toco lo que tengo ganas ese día. Nunca es igual. Depende del lugar, de quién esté escuchando", aseguró la intérprete acerca de la espontaneidad con la que encara sus shows y su vida. "Siempre estoy cambiando y atenta a lo que me está pasando. Nunca estoy parada en un solo lugar. Intento crecer y descubrir nuevas cosas de mí y de la música", explicó.
Rubí, divino tesoro

"Es un disco superespecial para mí. Es muy romántico. Yo soy muy emocional, así que toca lugares hondos de mí. No es triste, pero tiene profundidad. Me tomé mucho tiempo para hacerlo. Cierra y abre una etapa de mayor madurez, de mucho crecimiento personal y musical", contó sobre Rubí, trabajo discográfico que produjo en forma independiente. "Necesitaba aprender sobre mí y hacer mi propia carrera y discos. Estuve rodeada de gente muy talentosa (Kevin Johansen, Javier Malosetti, Yusa), pero estaba yo al frente de las decisiones. Es un disco muy directo, no tiene intermediarios", dijo.

Sobre el nombre de la placa, explicó: "El rubí es la piedra del corazón, además de ser cara y valiosa. Ese es el tesoro que estaba escondido en mí y que ahora comparto". "La gente lo recibió muy bien", expresó y agregó: "Tengo una relación cercana con el público, hablo con ellos en las redes, también en los conciertos, que son construcciones colectivas. Ahora el número de los que van a verme es cada vez más grande y estoy contenta porque el vínculo se mantiene. Me encantaría tocar en un teatro gigante y que la intimidad nunca se pierda".


Por Gustavo Cerati, en La Ballena Azul
Neuquén
El 4 de septiembre, Loli Molina fue parte de "La alfombra mágica de Gustavo Cerati", el concierto homenaje al ex Soda Stereo realizado en La Ballena Azul del Centro Cultural Kirchner. Al igual que otros artistas invitados, como Leo García, Elena Roger, Lisandro Aristimuño, Lucio Mantel y Richard Coleman, Molina interpretó dos temas del afamado músico. "Abrí con 'Engaña' y luego toqué 'Lago en el cielo'", precisó la cantante y agregó: "Fue una experiencia conmovedora y hermosa. El lugar es increíble, al igual que el equipo, la orquesta, el director. Todo se hizo con mucho amor. Fue una gran responsabilidad. Había muchas cosas en juego: estaba entre grandes artistas, mucha gente viéndolo en tiempo real por internet y televisión. Había que soltar y pensar que las cosas no podían ser perfectas, sino que lo más importante era dar lo mejor y yo lo hice. Gustavo es uno de mis héroes y mis ídolos. Tenía una energía muy grande y luminosa", recordó.


El primer vivo con Juana Molina
Neuquén
"No me gusta la palabra descubrir", aclara Loli antes de explicar el aporte que realizó Juana Molina a su carrera, con quien comparte apellido sin ser familiar. "No me descubrió Juana Molina. Yo ya existía, estaba trabajando en mis canciones con personas de la industria. Tenemos mucha gente en común y ella escuchó mi trabajo en MySpace y, como estaba programando un festival, me invitó a participar. Esa fue la primera vez que toqué mis canciones en vivo, pero yo ya estaba trabajando sobre mis cosas. Ella tuvo una actitud generosa y ese fue mi puntapié", contó la compositora, y añadió: "Actualmente no nos vemos, pero tenemos buena onda. Ella es lo más. La admiro, es una artista increíble".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído