Investigan el disparo en la cola que sufrió una agente de policía

Hay dudas sobre quién gatilló la 9 mm.

Junín de Los Andes.- La Justicia intenta establecer en qué circunstancias y quién fue el autor de un disparo que dio en la cola de una agente de policía, quien debió ser atendida por una ambulancia del hospital local.

Cerca de las 8 de la mañana de ayer llegó una alerta al hospital de Junín de los Andes para solicitar una ambulancia porque había una agente de policía herida de un disparo en el glúteo.

La mujer de unos 30 años estaba de licencia y había pasado la noche con un oficial de unos 36, compañero de trabajo en la Comisaría 43 de San Martín de los Andes, que estaba de franco.

Aunque la ambulancia partió rápidamente para atenderla, según lo que pudo recabar LM Neuquén, tardó más de media hora en ubicar el domicilio, porque “habían dado una dirección en la calle Chile y era sobre Olavarría, en la cuadra de atrás”, confió un investigador del caso.

Este tiempo habría sido fundamental para que llegue al lugar un patrullero de la Comisaría 43ª donde ambos trabajan, en vez de hacerlo el de la comisaría de Junín, que tiene jurisdicción.

El subjefe de Seguridad Interior de la Zona Sur, Juan Carlos Oliva, no brindó detalles de lo sucedido y sólo confirmó el hecho.

“Por orden de la fiscalía interviniente, se realizaron pericias en la casa de la agente y se les practicó el test para saber cuál de los dos tenía restos de pólvora en sus manos”, explicó.

El disparo fue en la nalga derecha, con trayectoria de arriba hacia abajo y con orificio de entrada y salida. En el lugar se secuestró el arma de la agente, “que había sido disparada y se encontró que el casquillo estaba trabado entre la corredera y el depósito, donde va alojado en la recámara”.

Aunque la víctima reconoció que ella se disparó accidentalmente, surgen algunas dudas, como la llegada del patrullero de la Comisaría 43ª y la participación del oficial.

La portación es permanente

Aunque la agente estaba fuera de servicio por encontrarse de licencia, el reglamento la obliga a la portación permanente del arma reglamentaria. De todas maneras, la Policía inició un sumario interno para determinar en qué circunstancias se produjo el disparo, si fue como ella relató que la colocó en la parte posterior de la cintura y al intentar extraerla se habría activado la cola del disparador, o de otra manera, incluso si habría tenido participación su compañero que pasó la noche con ella. Uno de los investigadores confió que “este oficial ya tuvo problemas, incluso llegó a apuntar con el arma a su ex mujer”, cuando vivía en el norte de la provincia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído