El clima en Neuquén

icon
Temp
50% Hum
La Mañana Johnson

Johnson admitió haber ido a una fiesta durante el aislamiento

El primer ministro británico dice que asistió a una fiesta de mayo de 2020 en el jardín de Downing Street, que incumplía las restricciones por el COVID.

El primer ministro británico, Boris Johnson, admitió haber asistido a una fiesta en el jardín de su residencia de Downing Street durante el aislamiento por coronavirus en mayo de 2020, incumpliendo las propias normas de su gobierno en materia de pandemias.

En su intervención en el Parlamento este miércoles, Johnson se disculpó ante la opinión pública por sus acciones, pero desvió las peticiones de la oposición para que dimitiera.

Te puede interesar...

"Sé la rabia que sienten conmigo por el gobierno que dirijo cuando piensan que en el propio Downing Street no se están cumpliendo debidamente las reglas por parte de las personas que las hacen", dijo en la Cámara de los Comunes durante su sesión semanal de preguntas al Primer Ministro.

Johnson dijo que estaba arrepentido, pero que en ese momento había pensado que la reunión del 20 de mayo era un evento de trabajo, una excusa que fue rotundamente ridiculizada por los críticos en las redes sociales.

El primer ministro dijo que había entrado en el jardín de Downing Street para dar las gracias a los miembros de su personal antes de volver a su despacho 25 minutos después. Dijo que, en retrospectiva, debería haber impedido que el evento continuara.

boris-johnson.jpg

Al parecer, unas 40 personas asistieron a la fiesta, incluida la esposa de Johnson, Carrie, después de que un alto asesor enviara por correo electrónico una invitación a la reunión de "bebidas socialmente distendidas" a unas 100 personas.

En ese momento, las escuelas estaban cerradas para la mayoría de los alumnos, los pubs y restaurantes estaban cerrados, y había estrictos controles sobre la mezcla social en virtud de las normas de cierre del Reino Unido. Se permitía que dos personas de distintos hogares se reunieran al aire libre, pero sólo si mantenían una distancia de 2 metros.

El líder del Partido Laborista en la oposición, Keir Starmer, dijo que la declaración de Johnson era "el patético espectáculo de un hombre que se ha quedado sin camino" y "ofensivo para el público británico". "¿Aceptará que el partido está acabado y decidirá dimitir?" preguntó Starmer en el Parlamento.

Johnson rechazó la petición de dimitir e instó a esperar las conclusiones de una investigación de la alta funcionaria Sue Gray sobre varias supuestas fiestas de cierre celebradas por personal del Gobierno. Gray debe presentar sus conclusiones a finales de mes.

Nadim Baba, de Al Jazeera, que informa desde Londres, dijo que Johnson estaba "contra las cuerdas como nunca antes" tras su admisión. "La gente está diciendo que las acciones del primer ministro y la forma en que ha manejado estas acusaciones han socavado la confianza del público en su capacidad para guiarlos a través y fuera de la pandemia, de establecer las reglas y de ser visto como alguien que las sigue", dijo.

El mandato de Johnson se ha visto empañado por otras polémicas, a las que se suma esta fiesta, como el escándalo de la costosa reforma de su apartamento privado en Downing Street y las persistentes acusaciones de corrupción ministerial bajo su mandato.

El mandatario, de 57 años, obtuvo una aplastante victoria electoral en 2019 para el Partido Conservador con la promesa de asegurar la salida del Reino Unido de la Unión Europea y ha sido alabado por liderar los esfuerzos de vacunación de Gran Bretaña, pero su popularidad se desplomó en los últimos meses. Según los sondeos de opinión, los conservadores han perdido su ventaja sobre los laboristas.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario