El clima en Neuquén

icon
12° Temp
56% Hum
La Mañana libros

Juntaba libros en el basural y ahora los vende en la Feria

Gustavo Baeza, de Terra Libros Patagonia, participa por primera vez como expositor en el evento cultural que se realiza en el MNBA.

Es la primera vez que participa como expositor en una feria del libro. A Gustavo Baeza se lo puede ver detrás del stand de Terra Libros Patagonia en la Feria Internacional del Libro de Neuquén ofreciendo de los títulos más variados, desde historia, filosofía hasta infantiles y de superación personal.

Oriundo de Cutral Co y de una familia proveniente de Andacollo, la relación de este hombre de 49 años con los libros nació cuando era un adolescente que deambulaba por las calles del barrio La Sirena y en el basural de la meseta.

Te puede interesar...

Justamente en ese lugar donde muchas familias revolvían las montañas de basura para rescatar restos de alimentos o algo que les diera el sustento, llegaba Gustavo con sus 15 años en busca de libros porque su deseo era leer. “Eramos quince hermanos en esa familia muy humilde donde todo faltaba. No había plata para libros y como a mi me gustaba leer, me iba caminando hasta el basural para buscar libros, incluso la misma gente que estaba ahí me los daba y yo se los compraba”, cuenta. Sus ojos se iluminan porque vuelve a revivir la escena de aquel adolescente de regreso a su casa cargando en una bolsa de arpillera esos ejemplares rotos o en mal estado.

Feria del libro- Terra Libros- Gustavo (2).JPG

"A los 15 años como a mi me gustaba leer, me iba caminando hasta el basural para buscar libros, incluso la misma gente que estaba ahí me los daba y yo se los compraba”, cuenta Gustavo Baeza.

Confiesa que recorría las librerías de la ciudad porque su deseo era leer y se ríe cuando recuerda que en una que estaba ubicada sobre la avenida Argentina “cuando me veían venir me sacaban a patadas”.

Asegura que hubo dos personas en su vida que “me motivaron con esto de los libros”: el obispo Jaime De Nevares y Felipe Sapag. “A mediados de los años ‘80, una vez Don Jaime De Nevares habló con los que organizaban la Feria de los Artesanos frente a la Catedral para que yo pudiera tener un lugarcito para vender los libros”, señala. Sobre quien fuera cinco veces gobernador de la provincia, Baeza cuenta que “los domingos Felipe acompañaba a su mujer, doña Chela, hasta la iglesia; él no entraba, la esperaba enfrente donde está el monumento a Eva Perón”. Y agrega que durante esas esperas “Felipe se ponía a conversar conmigo en la escalinata de la Catedral donde yo me ubicaba para vender libros usados y él me los compraba, sobre todo los de historia”, agrega emocionado.

"Cuando Felipe Sapag acompañaba a su mujer, Doña Chela, hasta la puerta de la Catedral, se ponía a conversar conmigo en la escalinata donde yo vendía libros usados y me compraba, sobre todo los de historia", recuerda Gustavo Baeza.

Unos años después, a mediados de los ‘90, Baeza decidió abrir su propia librería “La Casa del Libro” en Sarmiento al 600. Después la cerró y volvió sobre la calle Mitre, a una cuadra de Calf. La tuvo hasta el 2008 cuando quiso hacer realidad un viejo sueño (ver aparte).

“Toda la vida estuve con los libros, me perfeccioné como vendedor y distribuidor en Buenos Aires con la gente de Plus Ultra”, explica. Ese tiempo en Buenos Aires lo acercó a conocer en profundidad el negocio del libro, “en un café de la calle Callao y Lavalle, que se llamaba Los Galgos, se juntaban los salderos de libros y me fui metiendo, primero por necesidad porque quería salir adelante y después por la pasión que tenía por los libros”, asegura.

Cuenta, sin entrar en demasiado detalles, que con el dinero que ganó por un juicio arrancó otra vez con los libros. Cuando arrancó la pandemia por coronavirus decidió emprender la venta al por menor y por mayor y la distribución de libros en toda la Patagonia, desde Neuquén hasta Tierra del Fuego.

“Ya antes del inicio de la pandemia venía pensando arrancar con Terra Libros Patagonia. Con la pandemia las librerías cerraron, algunas quebraron, algunos libreros murieron y con ese panorama se me ocurrió empezar a vender a domicilio, con todos los permisos correspondientes para circular. Con eso pudimos sobrevivir”, describe.

Feria del libro- Terra Libros- Gustavo (4).JPG

El catálogo de Terra Libros Patagonia está compuesto por casi 4 mil títulos “apuntando también a las editoriales nuevas, a las independientes”.

La experiencia en la Feria del Libro de Neuquén para Baeza ha sido más que positiva, "es un éxito sobre todo porque fue programada con poco tiempo, pero más allá de estos avatares la gente a respondido muy bien y estamos con un buen nivel de ventas”, subraya.

Acaso como dice este librero, después de un año y medio de pandemia “la gente está buscando alegrías y una de ellas se las puede dar la lectura de un buen libro”.

-> La "locura" de vender una librería para viajar al Caribe

En 2008 Gustavo Baeza quiso emprender un viejo sueño. Un día vendió el fondo de comercio de la librería de la calle Mitre y su automóvil y con ese dinero se embarcó para conocer la costa del Caribe.

Fue hasta el Amazonas, llegó a la triple frontera que conforman Tabatinga (Brasil), Santa Rosa (Perú) y Leticia (Colombia). Este viaje le permitió tener una mirada más profunda sobre la realidad en América Latina, lo que lo llevó a decir que “dejé de ser argentino para convertirme en latinoamericano, pero con el corazón neuquino”.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario