El clima en Neuquén

icon
23° Temp
33% Hum
La Mañana artista

La artista que le rinde tributo a la flora de la barda con chocolate

La multifacética Marianela Tisberger Zuain habló de sus Tallos del Desierto, su adaptación a Neuquén y otras proyectos creativos con telas intervenidas.

Inquieta y multifacética. Sinónimo de ritual y performance. Su vida está signada por la expresión creativa. Puede hacer intervenciones o generar acontecimientos artísticos en edificios en construcción, como pintar metros y metros de tela, diseñar modelos únicos de indumentaria o rendirle tributo a la flora de la barda con sus tallos de chocolate. Todo eso y mucho más abarca la obra de Marianela Tisberger la artista de Choele Choel que logró abrirse camino en Neuquén con sus diferentes lenguajes, luego de estudiar en La Plata y recorrer otras geografías.

Mientras continúa con las performance con Torre Eleganza, un complejo de viviendas multifamiliares de alta gama, la artista se encuentra abocada a varios proyectos, en especial Sedería, BVH y Tallos del Desierto, sus piezas únicas de chocolate elaboradas con semillas, hierbas, frutos, especias y pétalos de flores, con las que rinde homenaje a la vegetación de la barda a la que no puede dejar de asociar a su proceso de readaptación a la Patagonia.

Te puede interesar...

"Con mi esposo Javier teníamos la intención de ir a vivir a la cordillera y unos primos de aquí nos dijeron: '¿Y si llegan paulatinamente y primero hacen una paradita acá un poquito? Bueno ese poquito ya lleva 16 años. Pero cuando volví, después de 22 años, había olvidado un montón de cosas que luego me generaron asombro como, por ejemplo, esas plantas xerófilas viviendo en ese ambiente que a mi me resultó tan incómodo en el regreso. El viento, la sequedad, el sol implacable. Realmente tienen un costado guerrero muy importante porque generan raíces de hasta de 100 metros para poder encontrar el agua. Son unas ídolas de la adaptación. En torno a esta situación de gran asombro sentí que quería tributar este paisaje", explicó Marianela.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCADIvCYnelC%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABACrXfj29IdnMWriJiZCY9vWDNtuO2aagPDjsiJrf54jVWp3SyllJ1KyiQtWTU3Lv4Lj4lv33ZBMVb0FJnfSbBSB8aC6Fi6iV2JzQio4sVeU4U2qZCtwDstoCaRVCHeDIolpqlkWHnHab1uZC8N3GkjeLzW9JmAZDZD

"Mis antepasados tuvieron que pasar lo mismo que estaba pasando yo. Ellos vinieron de tierras húmedas, generosas, verdes de Europa y llegaron al desierto también. Y ahí me dije: 'Si ellos pudieron, en un momento de incomunicaciones y de tantas otras cosas, ¿no voy a poder yo?'. Lo vi como una señal y me empecé a amigar con el lugar, como yo sé vivir que es desde el arte", agregó.

"La performance es casi un modus vivendi. La verdad es que no sé cuando no soy artista, el mundo es un taller para mi. Yo hago performance hasta cuando con la cuchara dibujo las piezas únicas de chocolate, entonces el escenario es la cocina de mi casa. Me visto de una manera para producir y todo el ambiente que genero es performático. Esto lo vengo haciendo ya hace diez años, lo vendo -por supuesto- a través de Instagram, en mi tienda Nómada y en el Espacio Cupé en el que confluyó con otros artistas", dijo en alusión al local ubicado en la calle Almte. Brown 172, tras remarcar que hace envíos a todo el país.

ON - Marianela Tiesberger (7).jpg

"La devolución de la gente siempre ha ido in crescendo. Yo vendo muy bien mis tallos de chocolate. Algunos compran la lírica, el concepto, la poesía, mi emoción; otros la pieza de chocolate. Está el romántico que lleva el tallo con pétalos de rosa, los que se llevan el tallo con romero y miel porque le gusta jugar en su paladar con contrastes. Está el clásico que le gusta el chocolate con dulce de leche y encuentra al morderlo que tiene también pétalos de caléndula, que le aporta una cosita crocante muy interesante. Hay muchas variedades", subrayó.

Aunque por lo general, crea los tallos en soledad, en ocasiones ha realizado performances en las que participaron los asistentes. "He hecho algunas acciones performáticas en las que he invitado a la gente a que creen sus propia obra de chocolate luego de haberles relatado el proceso de los tallos. Pero cuando yo elaboro los tallos estoy sola, me llevo muy bien con la soledad y la necesito para investigar. La investigación y el estudio son dos ejes muy importantes en el arte contemporáneo", indicó.

Sedería y BVH

Además de expresarse en la cocina, Marianela interviene géneros de tela que luego pueden convertirse en cuadros, tapizados o piezas de indumentaria. "Sedería también es un proyecto que llevo hace años. Yo nunca pinté una tela en un bastidor. Siempre me pareció una superficie chica, por eso también pinto murales. Me llevo bien con el tamaño. Empecé a comprar cortes de tres metros, luego de cinco y luego la pieza entera", señaló antes de vincular esa iniciativa con su historia familiar.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCS-R45AiSpH%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABACrXfj29IdnMWriJiZCY9vWDNtuO2aagPDjsiJrf54jVWp3SyllJ1KyiQtWTU3Lv4Lj4lv33ZBMVb0FJnfSbBSB8aC6Fi6iV2JzQio4sVeU4U2qZCtwDstoCaRVCHeDIolpqlkWHnHab1uZC8N3GkjeLzW9JmAZDZD

"Yo tenía una abuela que murió hace dos años a los 103 años que me contó que mis bisabuelos eran criadores de gusanos de seda y productores de seda en Líbano. Luego mis abuelo en Argentina eran mercachifle y llevaba en su carro piezas enteras de tela. Luego pusieron un almacén de ramos generales en Choele-Choel donde vendían también rollos de tela. Así que las telas era algo que estaba en la constelación familiar y cuando me lo contó mi abuela las dos encontramos la razón del por qué se me ocurrió pintar telas", reflexionó antes de remarcar que tal como hacían sus antepasados, ella vende sus telas intervenidas al corte por metro.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCTNujAniCJ6%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABACrXfj29IdnMWriJiZCY9vWDNtuO2aagPDjsiJrf54jVWp3SyllJ1KyiQtWTU3Lv4Lj4lv33ZBMVb0FJnfSbBSB8aC6Fi6iV2JzQio4sVeU4U2qZCtwDstoCaRVCHeDIolpqlkWHnHab1uZC8N3GkjeLzW9JmAZDZD

"Luego comencé a sentirme atraída por esto de haber visto a mis dos abuelas cosiendo y pensé en llevar mi obra pictórica en algo del orden de la indumentaria, pero no. Entonces, ¿qué hice? Empecé a armar esculturas habitables o Blandos Volúmenes Habitables (BVH). Lo que hago es transferir mis diseños originales a textiles. La idea es que sean una escultura a la que cada persona entra y le imprime su identidad. Es una línea muy conceptual, petit o de cámara. Habrá 4, 5 o 10 BVH diferentes. Cada uno tiene un concepto, un nombre. Eso también es tributo a la familia", contó la artista.

ON - Marianela Tiesberger (6).jpg

Y agregó: "Hay una prenda que fue fundacional y de hecho se llama "La Prensa". Es un delantal que era el denominador común de la indumentaria que llevaba siempre mi abuela, mi bisabuela, mi madre y mis tías. Aparte era un delantal muy hermoso porque tenía un bolsillo grande en el que siempre había un pañuelo", precisó.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCTS3ySFKfiN%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABACrXfj29IdnMWriJiZCY9vWDNtuO2aagPDjsiJrf54jVWp3SyllJ1KyiQtWTU3Lv4Lj4lv33ZBMVb0FJnfSbBSB8aC6Fi6iV2JzQio4sVeU4U2qZCtwDstoCaRVCHeDIolpqlkWHnHab1uZC8N3GkjeLzW9JmAZDZD

"Yo no quiero hacer indumentaria porque sí, sino ofrecer lugares para entrar y ser", aclaró la artista para luego de destacar que los sacos 'El abrigadero' son las piezas que más atraen a la personas. Es el lugar en los puertos donde estás al resguardo de la lluvia y el viento. También hay vestidos. 'Derecho a la comodidad' es uno de ellos. 'Piel' es otro. 'Jacobo' se llaman los pantalones por el nombre de quien creó el pantalón, Jacobo W. Davis", explicó antes de mencionar las intervenciones en tapicería entre las más solicitadas.

ON - Marianela Tiesberger (4).jpg

"Yo vivo en arte, mi casa es una obra de arte. Intervengo las paredes, los muebles y un día empecé a sublimar pana. Luego de tapizar el sillón de casa, empezaron también a pedirme. Yo soy una artista de la diversidad, mientras pueda expresarme es raro que le diga que 'no' a algo. También pinto pavas y objetos varios", enfatizó.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCGKuUHin_hr%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABACrXfj29IdnMWriJiZCY9vWDNtuO2aagPDjsiJrf54jVWp3SyllJ1KyiQtWTU3Lv4Lj4lv33ZBMVb0FJnfSbBSB8aC6Fi6iV2JzQio4sVeU4U2qZCtwDstoCaRVCHeDIolpqlkWHnHab1uZC8N3GkjeLzW9JmAZDZD

"Yo tengo diseños exclusivos, no de lujo", advirtió Marianela. "El lujo es otra cosa. El lujo es probablemente un bolso intervenido con cristales de Swarovski, accesible a un micro público. Mis diseños son exclusivos porque no pertenecen a la moda. Yo no soy una diseñadora de moda, soy una artista", sentenció para luego demostrar su gratitud hacia el publico neuquino y en general y reflexionar sobre el mercado del arte.

"Soy una agradecida porque recibo mucho del público. Soy una artista que dialoga con el mercado permanentemente. Actualmente se comprende cada vez más que el artista es un trabajador. Vende su obra y su servicio como cualquier trabajador. Yo me rodeo de un equipo de trabajo que me asiste para tasar mi obra y para venderla. A mi me da felicidad el hacer, el crear y proyectar la obra. También me da felicidad venderla, pero he delegado esa parte de la tarea", dijo al valorar la labor de Sofía Torres Kosiba, los curadores Daniel Fisher, Fabhio Di Camozzi y Sol Giuliani.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FB4h-fXhHi-n%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABACrXfj29IdnMWriJiZCY9vWDNtuO2aagPDjsiJrf54jVWp3SyllJ1KyiQtWTU3Lv4Lj4lv33ZBMVb0FJnfSbBSB8aC6Fi6iV2JzQio4sVeU4U2qZCtwDstoCaRVCHeDIolpqlkWHnHab1uZC8N3GkjeLzW9JmAZDZD

"La ritualidad atraviesa mi vida y mi obra. Todo es un ritual. Yo me visto en función al trabajo que voy a hacer. Armo los espacios. Tiene que haber orden, armonía. No hay una metodología rígida. Son ceremonias que me permiten entrar en mi para la acción. Las herramientas del trabajo pueden ser el pincel, la cuchara de madera, el lápiz y mis manos por supuesto", detalló.

"Así como digo que no sé cuando no hago arte, no sé cuando no fui artista. A los cuatro años le pedí a mis padres que por favor me lleven a danza, a los cinco empecé a tomar clases de piano. A los seis entré a la escuela de arte del pueblo. Hice teatro, pintura, escultura. Cuando mi profesora de danzas no pudo hacerse cargo de la escuela por una cuestión de salud, me puse la escuela al hombro, teniendo 15 años. Siempre estuve en el mundo del arte. Cuando en tercer año de la secundaria me enteré que podía estudiar una carrera universitaria vinculada al arte, me dio mucho alivio. Yo tengo 54 años, pertenezco a una generación en la que si eras una clase social media te ibas a la universidad cuando terminabas el secundario. No había mucha más opción", recordó.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCTiUjhSCoWu%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABACrXfj29IdnMWriJiZCY9vWDNtuO2aagPDjsiJrf54jVWp3SyllJ1KyiQtWTU3Lv4Lj4lv33ZBMVb0FJnfSbBSB8aC6Fi6iV2JzQio4sVeU4U2qZCtwDstoCaRVCHeDIolpqlkWHnHab1uZC8N3GkjeLzW9JmAZDZD

"Ser artista es un regalo de la vida. El arte me salva día a día. Yo vivo con mucho agradecimiento de ser artista donde sea que esté. Neuquén me ha abierto muchas puertas. Es una tierra que te fortalece, te pone altas pruebas, es una alta escuela para la vida. Neuquén me ha potenciado, me ha mostrado lo valiente que soy, lo fuerte que soy. Empecé a ser una artista en Neuquén, antes he sido una docente de arte. Por supuesto que eso también tuvo que ver con la edad y la toma de decisiones que una pudo hacer a lo largo de los años, pero sí: Neuquén y yo hemos hecho buenas migas", concluyó.

ON - Marianela Tiesberger (5).jpg

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario