El clima en Neuquén

icon
31° Temp
22% Hum
La Mañana voto

La boleta electrónica se presentó como un desafío para los adultos mayores

El sistema de votación se adaptó a las exigencias sanitarias de la pandemia, pero complicó a aquellos que no están familiarizados con la tecnología táctil.

Mientras que las PASO se basaron en las tradicionales boletas de papel, las elecciones municipales de este domingo utilizaron el método de la Boleta Única Electrónica (BUE), que se presentó como un aliado ante las restricciones sanitarias impuestas por la pandemia de coronavirus pero generó ciertas complicaciones en los votantes que no estaban familiarizados con esta tecnología.

Las máquinas para votar facilitaron el cumplimiento de los protocolos este domingo en la capital de Neuquén sin embargo, el sistema electrónico aún no está afianzado entre los electores, por lo que generó ciertos retrasos y complicaciones entre las personas que no habían practicado el método de elección a través de las pantallas.

Te puede interesar...

Muy pocas escuelas del oeste de la ciudad contaban con una máquina en el ingreso para que las personas ensayaran su voto, mientras que el resto invitaban a los votantes a acercarse a la mesa sin prácticas previas.

De esta manera, los delegados de cada escuela debían asistir a aquellos que no entendían la tecnología táctil o que no recibían la respuesta adecuada por parte de la máquina. "Tuvimos una máquina en donde se trabó una de las boletas, pero rápidamente fue reemplazada por la empresa que se encarga de gestionar todas las máquinas", detalló Matías, uno de los delegados en el SAF de Z1.

Alejandra, delegada de la Escuela N°36, dijo que los adultos mayores solían presentar más dificultades a la hora de votar con este sistema. En primer lugar, ellos tienen muy arraigado el sistema con los sobres y las boletas de papel, al tiempo que están menos habituados a la tecnología táctil. Por eso, muchos presionaban la lista de un candidato diferente al que querían votar o no lograban imprimir el nombre correcto en su boleta.

ON - Elecciones concejal (16).jpg

En la escuela N°190, Darma llegó con su DNI en la mano dispuesta a emitir su voto. Se acercó frente a la máquina de ensayo mientras una de las delegadas le explicaba los pasos a seguir. El primer paso, que incluía las fotos de los candidatos, le resultaba algo más sencillo, pero cuando llegó el momento de votar por el referéndum, comenzó a titubear.

"¿Usted sabe leer?", le preguntó una de las delegadas. La mujer hizo girar su cabello blanco de lado a lado en un gesto de negación. La enmienda de la carta orgánica no incluye fotos para elegir, pero sí dos colores que identifican el sí y el no. Por eso, la delegada se acercó con ella a su mesa de votación para indicar a las autoridades que le leyeran la pantalla.

"No solemos tener casos de este tipo, pero lo que hacemos es que las autoridades las asistan desde el otro lado, para no ver la pantalla y resguardar así el secreto del voto", dijo y agregó que la indicación incluía señalar el No con el color rojo y el Sí con el verde, para que Darma pudiera votar ayudada por los colores y sin necesidad de leer el texto que acompañaba a cada opción del plebiscito.

Milton, en cambio, recibió los aplausos de las autoridades de mesa después de emitir su voto por primera vez. Sin experiencia en boletas de papel, sobres ni cuartos oscuros, consideró que el proceso electrónico era sencillo y rápido gracias al uso de una máquina con pasos intuitivos. A sus 18 años, se adaptó sin dificultades al nuevo método, y sin necesidad de recibir ayuda por parte de los delegados, marcando así una brecha generacional entre los electores.

ON - Elecciones concejal (21).jpg

La tecnología se convirtió en una herramienta cada vez más presente en los procesos electorales. Y su inclusión se aceleró aún más con la pandemia de coronavirus y las restricciones sanitarias que llegaron luego. Los viejos padrones de los pizarrones se reemplazaron por un código QR que se debía escanear con el celular, y muchos usaban los teléfonos para conocer la escuela donde votaban a través de una página web.

Mientras que las nuevas generaciones incorporan la tecnología de manera natural en todos los ámbitos e incluyen el voto como una instancia más para afrontar en compañía de su teléfono celular, la boleta electrónica se presenta como un arma de doble filo para las personas acostumbradas a los viejos usos electorales. Aunque los adultos mayores reconocen la practicidad y la rapidez del nuevo sistema, aclaran que que votar a través de una máquina exige nuevos saberes y costumbres que todavía no terminan de incorporar.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario