La ciudad perdió el "Kioscón": demolieron el histórico comercio de Diagonal 25 de Mayo

Cerró sus puertas el pasado 30 de mayo. La Municipalidad le condonó la deuda a cambio de ceder el espacio en la vía pública.

Por Mariel Retegui / reteguim@lmneuquen.com.ar

La crisis se llevó otro negocio familiar emblemático del centro de Neuquén. Se trata del "Kioscón" del boulevard de Diagonal 25 de Mayo, que cerró sus puertas al público el pasado 30 de mayo y que fue derribado esta mañana. El comercio llevaba 47 años en la ciudad y 26 en ese lugar.

"Lo van a tirar abajo porque mi mamá está enferma, se fue a vivir a Puerto Madryn, yo no lo puedo tener. Se hizo una deuda muy grande en la Municipalidad. Entonces me condonan la deuda, pero me sacan el kiosco", dijo a LM Neuquén Sandra Barreiro, la hija de la dueña del negocio de Diagonal 25 de Mayo y Alberdi.

Te puede interesar...

La mujer recordó que el "Kioscón" funcionó primero en la actual sede de la Asociación Española y luego mediante la firma de los vecinos consiguieron que el entonces intendente Jorge Sobisch firmara una ordenanza para que habilitara su ubicación en la vía pública.

"Nos fuimos endeudando, el último tiempo no andaba. Siempre fue un negocio familiar, mis hijos se criaron acá adentro. Es muy triste, muy doloroso", señaló Barreiro mientras los obreros derribaban el local.

No obstante, la mujer dijo que "la Municipalidad se portó bien porque se encargó de todo, de trasladar el mobiliario y de sacar lo que quedaba".

"Para los 100 años de Neuquén habían dicho que podrían declararlo patrimonio histórico, pero que no lo alcanzaron a hacer. Por eso lo están tirando, si no podrían", se lamentó.

AM Kiosco diagonal 25 de Mayo (2).jpg

Sandra recordó algunas historias que surgieron alrededor del negocio. "Hicimos la primera campaña contra el Sida acá, donábamos preservativos a todo el mundo, a todos los clientes. Eso fue como en el '92 (que es desde cuando se instalaron en la vía pública), y que por eso salimos en la revista Humor y Sexo Humor, en un homenaje que nos hizo Gerardo Sofovich".

Además, contó que tenían una heladera de hielo y donaban hielo seco a los hospitales para los órganos. Lo mismo cuando las marcas de golosinas le daban huevos de Pascua de 5 kilos que donaban a niños internados.

Embed

Son miles de historias que Sandra aún mantiene en su memoria. "Hasta el 2008 estuvo el kiosco las 24 horas abiertas, a fin de año pasábamos las fiestas acá. Venían los vecinos, brindaban con nosotros", contó y agregó que luego su hijo menor tuvo un accidente y empezaron a cerrar por las noches.

Para Sandra se cierra un ciclo. Atrás quedaron los recuerdos de pasar noches con temperaturas bajo cero. "Lo aguantamos lo que más pudimos con mi mamá. Nos duele, nos dio muchas satisfacciones y nos sacó también. Pero siempre fue un negocio familiar, lo trabajamos con mis hijos, mi mamá, y mi padrastro cuando vivía. Se llevan un pedacito… la ciudad pierde", agregó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído