La ciudad tiene diez hectáreas para hacer espacios verdes

Por los desarrollos inmobiliarios, están en manos del Municipio.

Andrea de Pascalis
depascalisa@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- Los nuevos desarrollos urbanos sumaron a la ciudad miles de metros cuadrados de espacios verdes y tierras fiscales. Por ordenanza, todo lote de más de una hectárea que se convierta en barrio tiene que ceder a la comuna un 16 por ciento de la totalidad de la tierra para espacios comunes.

Como la capital crece hacia sus extremos y mucho de lo que se hizo fue a través de desarrollos urbanísticos autorizados por la comuna, en estos últimos años se incorporaron nuevos espacios que no estaban en los planes hace un tiempo.

En total, los barrios abiertos sumaron más de 117 mil metros cuadrados, el equivalente a 11 hectáreas, para la ejecución de espacios verdes y otros 27 mil metros cuadrados (2,7 hectáreas) para reserva fiscal. Las zonas que sumaron tierras al dominio público fueron Valentina Norte y Sur rural, Rincón de Emilio y Altos de Limay.

Norte: En este punto de la ciudad, barrios como Mercantiles son de los que más crecieron.

Luis López de Murillas, subsecretario de Obras Públicas, explicó que estas reservas fiscales que pasaron a ser parte del Municipio pueden tener varios usos, como por ejemplo, postas para la Policía, centros comunitarios y de salud y escuelas, entre otros destinos.

El funcionario también aclaró que, como todas estas parcelas son nuevas en el mapa del Municipio, aún no tienen destino concreto.

Actualmente los desarrolladores deben hacer las calles y, además, otorgar un 16 por ciento para espacios verdes y para reserva fiscal: "La división entre uno y otro depende de la prefiguración urbanística que soliciten los desarrolladores. Lo más usual es que quedan para espacio verde", explicó el funcionario.

Agregó que el Municipio pretende incrementar las exigencias a los inversores aunque no cambiar estos porcentajes.

En el caso de los barrios cerrados, la situación es distinta: lo que tiene que ceder el privado a la comuna es una reserva fiscal inmobiliaria que no tiene como destino un uso público. El Municipio, llegado el caso, lo puede vender como un lote para la construcción de viviendas. Para estos casos, se informó, tampoco hay destinos pensados por el Municipio.

Según detallaron desde la comuna, quedan muchos sectores de la capital donde se puede levantar barrios abiertos: Mercantiles, Confluencia, las Valentinas urbanas y todo lo que será el desarrollo de la meseta. Estas son las tierras con más potencial y es hacia donde deberían sumarse más plazas y tierras fiscales para la comuna.

En este contexto, ya prevén una ordenanza que exija más a los desarrolladores e imponga un proyecto urbanístico, con una visión más integradora de los espacios verdes, para que cumplan una función social y no sólo como un remanente.

Una nueva ordenanza, con más exigencias

Como aún quedan tierras para desarrollos en la ciudad, el Municipio decidió incrementar las exigencias a los que decidan urbanizar barrios abiertos. Además, se creó en diciembre de 2015 una oficina especial para el seguimiento de la ejecución de los nuevos barrios, con el fin de controlar que todo lo que se presenta en los planos después se ejecute de la misma manera.

Cecilia Arroyo, directora de Urbanización del Municipio, dijo que se pensó un proyecto de ordenanza con más exigencias para loteadores. La norma deberá ser analizada por los concejales.
A diferencia de la norma actual, a los desarrolladores no sólo se les pedirá que los barrios tengan todos los servicios, sino que se les exigirá que se terminen con cordón cuneta y con un mayor ancho de calles.

"El cordón cuneta no es un tema menor, uno de los criterios nuestros es exigirlo para que sea ordenador del espacio urbano del barrio", señaló Gustavo Guahnon, director general de Planificación del Municipio.

No cualquier lugar

La discusión de la nueva ordenanza impondrá también otras condiciones para los espacios verdes. En este caso los desarrolladores no sólo tendrán que hacer el sistema de riego, sino pensar también en una ubicación estratégica. Por lo general, ahora suelen quedar ubicadas en sectores poco atractivos para la venta como lote: "Que se piense en un lugar que se pueda conformar como una plaza, rodeada de las cuatro calles, bien jerarquizado y no que quede desaprovechado o se desarrolle en un espacio residual", explicó Cecilia Arroyo, directora de Urbanización del Municipio. Explicó que se piensa en todo esto porque se observó que en los barrios abiertos que se levantaron no fue así, con el consiguiente perjuicio para los vecinos. "Queremos ajustar la funcionalidad, y presentación y de control de todo el trámite. Planteamos que para iniciar cualquier loteo se va a tener que presentar un proyecto urbanístico, no alcanza con el plano de mensura que antes hacia el agrimensor", planteó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído